sexologia clinica nuria jorbaterapia de parejas de la clinica de nuria jorbaBlog de psicologia emocional de nuria jorba

¿Qué nos hace ser personas atractivas?

Que nos hace atractivos, Centro Núria Jorba en BarcelonaLa belleza es un concepto totalmente subjetivo. Por un lado, encontraríamos el ideal de belleza social. Este ideal se encuentra dentro de unos cánones que engloban un conjunto de características que la sociedad define como bellas y deseables. Actualmente existe un ideal concreto tanto femenino como masculino; éste va cambiando a lo largo del tiempo, a principio de siglo lo que era considerado atractivo es muy diferente a lo que consideramos ahora. Por otro lado, está el hecho de sentirse atractivo. En general, tiene más que ver con sentirse cómodo en la propia piel, lo cual pasa por aceptarse y quererse. Es una actitud diaria, sobretodo en una sociedad donde los ideales de belleza suelen hacernos sentir mal con quién somos y nuestra apariencia. Porque ser atractivo no tiene que ver tanto con cómo nos vemos, es decir, con nuestro físico, sino con lo que transmitimos. Existen características que podríamos decir que son claves para resultar atractivos.

Seguridad personal. No, no somos perfectos, pero aun así es esencial confiar en nuestras capacidades para superar todo aquello que la vida nos ponga delante. Afrontar la vida con positividad te ayudará a creer en ti, y las situaciones difíciles te resultan menos costosas que si tu visión es negativa. A esto hemos de sumarle el sentido del humor, la habilidad de reírnos de nosotros mismos y nuestros errores, y así aprender de ellos. La seguridad personal está relacionada con tu capacidad para gustar, y esto empieza con creerte que eres una persona que puede resultar atrayente, genial e interesante… ¿por qué tendrían que considérate otros así, si tú no te consideras a ti mismo?

Empatía. Otro rasgo importarte es la capacidad de saber ponerse en la piel de los otros. Esto pasa primero por escucharlos. Pero escuchar de verdad. Mirando a los ojos, conectando con sus palabras, entendiéndolas, dejando el juicio de lado y, sobretodo actualmente, dejando el móvil aparcado... Promover una actitud de escucha facilitará al otro abrirse y ser el mismo, a sentirse a gusto, como en casa. Escuchar es invitar al otro a compartirse.

Pasión. No hay nada más atractivo que alguien apasionado y disfrutando de lo que hace. Tener hobbies, inquietudes, sueños, aspiraciones, ser curiosos ante la vida son un conjunto de rasgos que generan una actitud vital apasionada. En general, la gente se siente más atraída por aquellas personas que disfrutan, que saben lo que les hace vibrar y que se sienten llenas de vida.   

Autenticidad. Eres tú y no hay nadie como tú. Cada ser humano es irrepetible, tiene una personalidad, un cuerpo y una historia que contar. No hay dos personas iguales. Ser tú, mostrando tus vulnerabilidades y tus pasiones, te aleja de bellezas prefabricadas, esas que marcan los cánones de belleza. También tiene que ver con que tus pensamientos, tus palabras y acciones sean congruentes. Esto te hará sentirte con más seguridad, ya que vives siendo tú, no pensando en quién deberías ser y cómo deberías actuar. Aceptar y expresar tus propias emociones y actuar en consecuencia, te hace ser una persona auténtica.

En general dedicamos mucho tiempo y energía en nuestra imagen para resultar atrayentes: compramos ropa para ir a la moda, vamos al peluquero para cambiar de estilismo o color de cabello, invertimos en cremas, sudamos en el gimnasio, nos realizamos tratamientos, nos depilamos… Pero nos olvidamos de cultivar aspectos de nuestra personalidad que, al final, resultan claves para las bases de la atracción. Lo que a cada uno de nosotros nos parece atractivo físicamente depende de muchas y diferentes variables, pero todos hemos conocido a alguien, que independientemente de su imagen nos ha parecido muy atractivo. O al revés, ¿no has conocido a alguien que te ha parecido superatractivo y cuando habéis hablado de repente ya no lo era tanto? Ahí radica el secreto, lo importante está en lo que transmitimos.

¡Os invito a cultivar estos cuatro rasgos para aumentar vuestra capacidad de atracción!

 

Arantxa Moliner. Psicóloga emocional y Educadora sexual

 

/
JoomSpirit