sexologia clinica nuria jorbaterapia de parejas de la clinica de nuria jorbaBlog de psicologia emocional de nuria jorba

La filofobia

 

a952d90c0b8abe3f623d61f840348806
¿Verdad que todos hemos sentido miedo en algún momento de nuestras vidas?

El miedo es una emoción básica e imprescindible para nuestra supervivencia. Es la alerta, la alarma que tiene nuestro cuerpo para avisarnos de un peligro y así poder huir de él.

Cuando el miedo es muy intenso y desproporcionado hablamos de fobia. Algunas de las más conocidas son: la acrofobia (miedo a las alturas), la aerofobia (miedo a volar), la agorafobia (miedo a los espacios abiertos).

Pero, ¿Se puede generar miedo a algo que, a priori, no supone peligro? o ¿Podemos sentir pánico a situaciones generalmente deseables? ¿Se puede tener fobia al amor, a enamorarse?

 

Sí, se trata de la Filofobia (miedo a sufrir por amor).

Las causas pueden ser múltiples según cada persona: experiencias pasadas negativas, déficits afectivos, sentir pánico por sensaciones y emociones nuevas, miedo a tener pareja y pensar que puede perderse la vida actual, etc.

Como en todas las fobias, cuando la persona percibe “señales de enamoramiento y amor” su cuerpo reacciona como si estuviera delante de un gran peligro: ansiedad (mareos, taquicardia, temblores), bloqueo o necesidad de huir, etc.

Es fácil imaginar el conflicto y el sufrimiento que puede llegar a provocar este trastorno de ansiedad para quien lo sufre y, en muchas ocasiones, también para la persona que se está conociendo.

 

¿Se puede tratar y superar esta fobia?

Superar este miedo no es tan sencillo como afrontar una fobia hacia algo concreto e identificado como puede ser el miedo a las arañas o a los caracoles. La incomprensión que genera esta fobia implica un abordaje más completo y global.

De forma resumida, existen cuatro bloques que la persona deberá abordar:

 

1-      Reconocer el problema. Entender qué está pasando y estar motivado para cambiar la situación. Expresar los temores y ser consciente de la situación.

 

2-      Afrontar los miedos, regulando su intensidad. Aprender a base de exponerse a las situaciones temidas y apreciar que las consecuencias (peligros) que puede implicar una relación NO son graves.

 

3-      Centrarse en el momento actual de la relación, en el presente. Aprender a no vivir en los posibles futuros.

 

4-      Permitirse un tiempo para el cambio, para este nuevo aprendizaje en la vida. Darse la oportunidad de pedir ayuda profesional.

 

 

Así pues, la Filofobia puede llegar a convertirse en un problema incapacitante para la persona que lo sufre. Saber detectarla y empezar a afrontarla es el camino para superar sus síntomas y poder avanzar en la vida sin miedo e ir hacia la felicidad y el amor.

 

 

 

 

        Eva Juni. Sexóloga masculina y terapeuta de parejas.

 

 

/
JoomSpirit