sexologia clinica nuria jorbaterapia de parejas de la clinica de nuria jorbaBlog de psicologia emocional de nuria jorba

Restyling: rediseñando mi vida

820c7ecf975470da780436f7ef3f2efe
Normalmente te planteas hacer un restyling de tu vida cuando has pasado por una experiencia negativa y otras veces lo haces porque lo deseas y tienes muchas ganas de empezar el cambio.

Al pasar por una experiencia dolorosa, rompes con todo y somos un poco extremistas en el sentido positivo de la palabra. Por ejemplo, si rompemos con nuestra pareja con la que convivíamos lo normal será replantearnos nuestra vida y ser un poco emprendedores. Lo primero que solemos hacer es buscar el calor de los nuestros, nos dejamos ayudar por familiares y amigos y dejamos que sus buenas intenciones nos invadan. Buscamos piso, un piso que nos guste solo a nosotros y lo decoramos a nuestro gusto. Nos podemos llegar a plantear si hacer un año sabático en el extranjero o viendo mundo. Podemos optar por vivir en un pueblo más pequeño porque la ciudad nos está agobiando. Si no estamos bien en el trabajo, podemos cambiar de puesto. Y si nos apetece incluso cambiamos de look.

De alguna manera nos transformamos. Pensamos en nosotros mismos. Pensamos en nuestra libertad, en lo que queremos y nos cuestionamos muchas cosas.

Seguro que esta escena la has vivido muchas veces: Tú mirándote en el espejo del baño haciéndote preguntas existenciales. ¿Quién soy? ¿Soy yo en realidad? ¿En serio soy esta persona que veo delante de mí? Y entonces piensas que es alucinante todo lo que puedes llegar a ser y a hacer. Si nunca has hecho este ejercicio, hazlo, va muy bien para darte cuenta de las cosas, de que existes, de que estas aquí en este momento, ahora. Es un ejercicio que relaja. Mírate y mírate bien. Eres tú y eres único.

Hacer un restyling en tu vida no tiene por qué ser después de haber pasado por una experiencia desagradable pero la mayoría de las veces es así porque es cuando reaccionamos, porque simplemente es el momento, es nuestro momento.

Si en tu vida actual estas cómodo y te gusta como están las cosas no tienes por qué cambiar. Hay que ir evolucionando día a día y modificar cosas que no te gustan pero no hace falta ser demasiado radicales si no queremos. Solo tienes que escucharte.

Es importante ir retándose cada día porque de esta manera podrás llegar a todas partes. Colorea tus días con tonos diferentes. Haz que los días de cada día sean diferentes y creativos. Productivos para ti. De esta manera te irás a dormir pensando que los días siempre tienen un elemento sorpresa porque es el ingrediente que tú le sumas.

Si un lunes te levantas antes y te sobra tiempo después del desayuno, ponte a hacer un poco de ejercicio antes de ducharte. Si el martes al salir del trabajo tienes ganas de hacer esa copa con ese amigo que no ves hace unas semanas, ¡adelante! Si el miércoles pasas por esa pastelería y te apetece un dulce como postre, llévatelo. Si el jueves te levantas y tu gato/perro está juguetón, entretente un poco con él antes de irte y por la noche regálale la pelotita que le has comprado por la tarde. El viernes haz un poco de yoga/meditación/rutinas hit y el fin de semana tómatelo con calma. Son tus días y puedes gestionarlos como tú quieras. Puedes hacer una escapada por la montaña que viene muy bien para evadirse, respirar y pensar. Puedes leer más, dibujar, salir con tus amigos, salir con tu pareja, ir al teatro, etc.

La idea es incorporar nuevas pinceladas en tu vida. Añadir todo aquello que quieras y que sea positivo para ti y deshacerte de lo que no te conviene. Es importante detectar qué es lo que nos conviene y lo que no, qué aceptamos y que no. Me refiero a hacer un restyling de todas aquellas personas tóxicas que no te aportan nada, que con ellas no puedes ser tú mismo, todas aquellas que te restan, aquellas con las que no tienes nada en común y muchas veces te preguntas, bajo la incomodidad total, porqué estás perdiendo el tiempo con éstas.

Parece duro pero todas estas preguntas nos las tenemos que hacer para mejorar porque poco a poco nos daremos cuenta de lo que queremos y no queremos en nuestra vida. Estamos aquí para ser felices, para sonreír y para comernos el mundo y nos lo podremos comer con personas agradables que nos llenen. Si desperdiciamos nuestra vida con personas que no valen la pena, no vivimos, pensamos más en los demás que en nosotros mismos. En lugar de satisfacer a los demás, tienes que satisfacerte a ti mismo.

Con el tiempo nos iremos dando cuenta. La madurez pone de manifiesto estas cosas. Cosas que antes no valorábamos y que van saliendo a la luz para que miremos hacia adelante y para que vivamos más lo que merece la pena sin mal gastar energía en cosas que no tienen sentido. 

 

 

Carla Colell. Coordinadora del Centro Núria Jorba.

 

 

/
JoomSpirit