sexologia clinica nuria jorbaterapia de parejas de la clinica de nuria jorbaBlog de psicologia emocional de nuria jorba

Sexo y pareja estable

mantener pasión toda la vida
El sexo en una pareja es imprescindible, sin él la pareja no existe, se pasa a ser amigos o compañeros de piso.

 

Muchos estamos pendientes de la frecuencia, de la cantidad de sexo que tenemos con nuestra pareja. Hay mucha información y datos estadísticos al respecto pero pienso que en este tipo de estudios se puede mentir porque es muy difícil obtener datos concretos.

 

De todas maneras, una vez puntualizado, los datos indican que la frecuencia sexual es de:

 

- 3,2 encuentros sexuales a la semana durante el primer año

- 1,9 encuentros sexuales a la semana durante el segundo año

- Y, 1,1 encuentros sexuales a la semana durante el tercer año.

 

 

Todos sabemos que es lógico que el primer año tengamos más ganas debido al enamoramiento y a la ayuda de las conocidas hormonas. Cuando ya llevamos tres años, significa, normalmente, que ya estamos conviviendo, viéndonos las caras cada día y compartiendo buenos y malos momentos.

Por lo tanto, la clave no son los años en sí sino la convivencia que nos elimina las ganas de vernos, de echarnos de menos y de tener que buscar momentos para la intimidad.

 

La clave para mantener el deseo con el paso de los años es la fantasía. No es suficiente querer a nuestra pareja sino que hace falta recordar ciertos momentos sexuales, imaginar nuevos momentos y situaciones, etc.

Hacer nacer el deseo durante el enamoramiento y con la atracción sexual inicial es fácil, el problema es mantenerlo.

 

Los tres factores negativos influyentes en el deseo sexual son la monotonía, la falta de sorpresa y la rutina. Si siempre hacemos lo mismo, de la misma manera y sin factor impactante o sorprendente acabaremos entrando en una dinámica de falta de ganas y de poca energía por querer cambiarlo. Lo mejor es evitar caer en el hábito, prevenir la situación y tenerlo presente des del principio.

 

Es verdad que en cuestión de género, el deseo se manifiesta de manera diferente.

El hombre puede tener deseo de una manera más rápida independientemente del lugar y del momento en el que se encuentre. El sexo para él es un indicador del estado de la relación, cuanto más sexo haya significa que la relación va mejor.

En cambio, la mujer necesita intimidad, un bienestar con la pareja y un pensamiento erótico para tener deseo. El sexo para ella es una consecuencia: cuando la pareja funciona, el sexo va bien. 

 

 

Núria Jorba. Directora del centro, Sexóloga Clínica especialista en Coaching Sexual 

 

 

 

Divorcio con hijos

divorcio
Más de 100.000 matrimonios se divorcian cada año en España. El perfil mayoritario de estas parejas es de personas de edades comprendidas entre los 40 y los 50 años y con hijos.

Un divorcio con hijos significa que la vida familiar, tal y como la conocíamos, se rompe. Tenemos que hacer 2 duelos: la pérdida de la pareja y la pérdida de la familia.

Además la ruptura no solo afecta a la pareja sino que también afecta a los hijos. Tienen que cambiar unos hábitos y unes rutinas de vida y además hay que aceptar el hecho de que verán a sus padres por separado y un 50% del tiempo, en la mayoría de los casos (custodia compartida).

Por lo tanto, ¿Qué hacemos cuando nos dicen que nos vayamos de casa después de tantos años de matrimonio? El escritor Nicholas Lezard ha vivido, en primera persona, la experiencia y ha querido compartir sus vivencias.

 

1.- Lo más importante dice que es no tomar decisiones radicales ni trascendentales justo después de la separación ya que puede aparecer la sed de venganza. Por lo tanto, lo mejor es esperar un poco para gestionar los papeles y cuando sea el momento, intentar negociar y buscar un acuerdo entre las dos partes.

 

2.- Se tiene que potenciar la vida social y recomienda que no se inicie ninguna relación de pareja. Durante la fase del duelo se está muy triste y desmotivado y conocer gente nueva ayuda a recuperarse del golpe.

Una vez se ha superado la fase de duelo se tiende a caer en el error de volcarse, de nuevo, en la primera relación sentimental que aparece debido a las ansias de volver a recuperar la vida de pareja. Esto puede comportar tomar decisiones precipitadas.

 

3.- Los hijos se convierten en lo más importante. El shock provocado por el divorcio ayuda a centrarse mucho más en los hijos y no en el trabajo y en el día a día como pasaba antes. Esto comporta una mejora en el vínculo emocional con ellos y en la cualidad del tiempo compartido.

 

 

4.- Toca aceptar las limitaciones económicas y valorar el día a día. Se tiene que asumir una nueva etapa con condiciones diferentes.

 

5.- Es importante reflexionar y aprender sobre lo que ha pasado. Se acostumbra a cambiar la manera de vivir y de ver las coses. Se hace un crecimiento personal y se aprende que no tiene sentido intentar cambiar a las personas.

 

6.- Los gustos vuelven a ser parecidos a los de la juventud. La mayoría de aficiones compartidas con la pareja tienden a eliminarse con la separación. Se recuperan las aficiones previas al matrimonio. Es un momento donde uno mismo tiende a encontrarse de nuevo.

 

APPS AL ROMPER UNA RELACIÓN:


The breaking shop: Se encarga de hacer el trabajo sucio: comunicar a la otra persona el final de la relación. Pagas un precio, decides como comunicarlo y si quieres puedes enviar un detalle.

KillSwitch: Sirve para eliminar todo rastro de tu ex del mundo online para poder pasar página y no saber nada más de él/ella.


DrunkBlocker: Está diseñada para evitar los impulsos de contactar con nuestra ex pareja en los momentos de exceso de alcohol y de falta de sobriedad. 

 

 

Núria Jorba. Directora del centro, Sexóloga Clínica especialista en Coaching Sexual 

 

 

¿Estamos con la persona adecuada?

Hand-Printed-Oil-Painting-on-Canvas-Indians-Lovers-Couples-Forever-Love-for-Home-Sitting-Room-Decor 6
Es difícil saber si después de los primeros meses de pasión y enamoramiento la relación que acabamos de iniciar será la que deseamos. Pero lo que sí podemos hacer es ir preguntándonos si la persona con la que estamos es adecuada para nosotros.

 

Los psicólogos tenemos muy claro lo que hace que una relación no funcione y esté condenada al fracaso: la falta de honestidad, la ausencia de intimidad, el miedo al compromiso, etc. Pero es más difícil saber qué elementos son necesarios para que una relación funcione. Lo único que se ha descubierto es que el secreto radica en la satisfacción de la relación, es decir, que los dos miembros de la relación sientan que están recibiendo lo que necesitan del otro y de la relación.

 

Para responder a la pregunta planteada al inicio, tenemos que plantearnos 4 cuestiones:

 

1.- ¿Estamos satisfechos con nuestra relación actual?

Tenemos que reflexionar sobre las diferentes parcelas de la pareja: sexo, economía, intimidad emocional, intereses comunes, comunicación, convivencia, etc.

Si en la mayoría de estos campos nos sentimos a gusto, de momento nuestra pareja es adecuada pero tenemos que vigilar de no auto engañarnos por miedo a hacer frente a la realidad.

2.- ¿Nos hemos sentido más satisfechos con otra pareja?

Si se nos pasa por la cabeza la idea de que hemos estado mucho mejor en otras relaciones y las recordamos constantemente echándolas de menos, hay un problema.

Si es así tenemos que ver qué nos falta, qué recordamos de aquella relación para intentar trabajarlo en nuestra relación actual ya que si no está destinada al fracaso.

3.- ¿Podemos imaginarnos estando mejor con otra persona?

Si hay algunos aspectos de la relación que compartimos y los disfrutamos más teniéndolos con otra persona antes que con nuestra pareja, tenemos que plantearlo porque seguro que significa que hay algo que no funciona. Y en muchas ocasiones, poniendo el problema encima de la mesa y buscando alternativas podemos hacerle frente y conseguir, de nuevo, el bienestar de pareja.

4.- ¿Nuestra insatisfacción la provoca la pareja o nosotros mismos?

Es difícil responder a este planteamiento pero a veces el problema no es la relación sino que no estamos bien con nosotros mismos y por lo tanto, hace difícil que podamos cuidar la relación. Es por eso que en ciertos momentos de nuestra vida necesitamos estar solos para saber quién somos, qué necesitamos y resolver algunos aspectos.

Sobretodo tenemos que recordar que, en algunas circunstancias, la mejor opción es la separación, siendo el camino más positivo.  

 

 

Núria Jorba. Directora del centro, Sexóloga Clínica especialista en Coaching Sexual 

 

 

Los 10 temas más típicos de discusiones de pareja

discusiones-de-pareja
1. La familia de origen
: El tema de la familia de él o ella es un motivo frecuente de discusión, sobretodo en parejas que acaban de empezar ya que crean las primeras normas y hábitos de pareja.


2. El dinero: Las discusiones por el dinero aparecen a lo largo de toda la historia de la pareja, no importa la edad ni si están casados y tampoco los años que llevan conviviendo. Es por esta razón que recomiendo crear unas reglas iniciales de cómo queremos llevar la parte económica.

¿Qué es menos conflictivo, mantener cuentas separadas o hacer un fondo común? Depende. Existen los que mantienen cuentas separadas y cada uno se hace cargo de determinados gastos; y por otra parte, existen los que dan su sueldo al otro para que éste lo administre. Cualquiera de los dos sistemas y otros intermedios, servirán por igual. No hay un modelo mejor que el otro, lo importante es que los dos miembros de la pareja se sientan satisfechos.


3. El trabajo y la carrera: En muchas parejas, más allá de quien gane más, la discusión puede venir por el lado de quien tiene una posición más importante a nivel laboral y hace que dedique más tiempo a su carrera profesional que a la vida en pareja y a las obligaciones familiares.

4. Los hijos: Las discusiones con respecto a los hijos son inevitables y necesarias para acordar temas fundamentales como la educación, los permisos y los límites. Si los dos están involucrados, habrá diferencias y hace falta negociar. Es lógico que surjan diferencias porque cada uno viene de familias diferentes, con valores y percepciones diferentes.

¿Como se negocian estos temas cuando la pareja está separada?

La negociación es válida tanto para parejas que viven juntas como para las que están separadas. A medida que los hijos crecen, llevan diferentes problemáticas. Primero viene la escolaridad, después las salidas, el dinero, etc.,  

5. Las tareas domésticas: Las discusiones por este tema son inevitables pero lo que podemos controlar es como plantear el malestar. Siempre tenemos que intentar transmitir una demanda positiva no un reproche. ¿Y cómo sería una forma positiva de plantear las cosas?

Primero, tenemos que describir la situación.

Segundo, decir lo que sentimos.

Y, en tercer lugar, proponer como se podría solucionar. No pensar que el otro tendría que darse cuenta o saberlo si no se lo decimos. El otro puede no darse cuenta aunque resulte obvio.

6. Los celos: ¿Cuando son normales y cuando pueden destruir a la pareja? En toda relación, una dosis de celos significa interés hacia el otro, para cuidar a alguien a quien consideramos valioso. Pero, cuando los celos se vuelven exagerados o enfermizos, acaban destruyendo la relación.
¿Cómo podemos evitar que arruinen la relación? Des del principio de la relación se tiene que intentar no dar pie a demandas que provoquen un intento de control, se tienen que establecer muy bien los límites.


7. El tiempo libre: ¿Por qué los fines de semana o las vacaciones pueden ser una pesadilla para la pareja? En general, hay muchas discusiones en relación a qué se hace cuando tenemos tiempo libre y cuánto tiempo se dedica a la pareja o a la familia y cuánto tiempo nos dedicamos a nosotros mismos.

En una pareja tiene que existir el espacio para uno mismo y otro, compartido. Si todo es compartido, uno de los dos se está anulando, o incluso los dos. Si solo se unen por un punto que ni se roza, entonces, hay poco contacto. La línea entre el exceso y el desinterés, a veces, es muy fina. Por lo tanto, el equilibrio no es fácil.


8. Los intentos de cambiar al otro: ¿Por qué si elegimos a alguien por lo que es después queremos cambiarlo? Los terapeutas de pareja solemos decir que la gente se separa por lo mismo que se enamora. Muchas veces, elegimos lo opuesto, alguien que nos complementa y, por lo tanto, nos fascina. Y, mientras no convivimos con ese alguien, es fácil admirar sus rasgos diferentes. Con el amor, se compra la ilusión de que todo cambiará pero se trata de una ilusión.

 

9. Los detalles: Las discusiones por temas más pequeños son muy frecuentes. Porque los detalles no son detalles. Estas peleas revelan luchas de poder, inflexibilidad e intolerancia. Dicen mucho sobre la consideración que se tiene hacia el otro.

Pero, ¿Vale la pena discutir por estos detalles? Vale la pena hablar sobre ellos, porque son cosas que nos molestan y que perturban la relación. Siempre hemos de seguir las reglas de: plantear el tema de forma positiva, en primera persona y no como una acusación y dejando claro cuál es nuestra propuesta o que es lo que necesitamos.


10. La necesidad de ganar o tener razón: ¿Cuando conviene ponerse firme y cuando es mejor decir “hasta aquí he llegado” en una discusión? Es importante hablar pero hay que ir con cuidado a la hora de plantear la discusión. Muchas veces, queremos convencer al otro de que tenemos la razón pero tenemos que preguntarnos si queremos resolver el problema o simplemente ganar al otro. 

 

 

Núria Jorba. Directora del centro, Sexóloga Clínica especialista en Coaching Sexual 

 

 

 

Regalos para las diferentes etapas de una relación de pareja

Regalos para parejas
La navidad es uno de los momentos en que toca regalar y pensar en cuál será la mejor opción y qué le gustará o le hará más ilusión a nuestra pareja. También hay muchos momentos en que queremos regalar algo a nuestra pareja pero debemos preguntarnos lo siguiente: ¿es el regalo adecuado? ¿Es el momento idóneo para regalarlo?

Por eso queremos hablar de qué podemos regalar a nuestra pareja según el momento de la relación en la que nos encontramos (el tiempo que llevamos juntos). Antes de empezar con ejemplos concretos, se ha de tener en cuenta que los regalos van en función de dos variables: lo que queremos decir con ese detalle y a quien se lo estamos regalando (personalizarlo). Por lo tanto, dependiendo del momento de la relación querremos decir unas cosas u otras.

Si lo dividimos en las diferentes etapas empezando por el principio, encontramos:

Primeros meses (1-3 meses):

  •      Algún detalle personalizado poco íntimo y de pareja pero que a la vez demuestre que estamos conociendo a esa persona (surtido de bombones, vela con mensaje para nuestra casa, etc,.)
  •      También podemos organizar una cita o comprar algo inesperado cuando estemos con esa persona.

De 3-6 meses:

  •      Regalar experiencias divertidas o más románticas (packs regalo) donde la persona pueda elegir diferentes opciones.
  •      También podemos empezar a entrar en terreno sexual para seguir manteniendo el juego y hacer que sea una parte donde poder innovar.
  •       Sorprender demostrando que pensamos en esa persona (desayuno a domicilio).

-      De 6 meses al año:

  •      Ya tenemos información y podemos empezar a personalizar.
  •      La parte romántica dependerá de la seriedad y evolución de la relación. Por ejemplo podríamos empezar a regalar joyas.

 Cuando vamos a vivir juntos:

  •      Regalar un detalle para casa, un llavero para parejas, un kit de pareja, etc,.

 A partir del año:

  •     Cualquier opción es buena mientras no sea una obligación y una tarea. Es importante seguir manteniendo los detalles.

 Cuando ya llevamos un tiempo:

  •       Regalos sexuales que darán un nuevo incentivo a la relación.
  •       Vales de pareja, talonario para que el otro pueda pedir cosas indicando que quiere y vivir buenos momentos.
  •     Regalos para que la pareja se sienta única y cuidada (tratamientos, spa, día de compras, día de cine, etc.,) cosas individuales o cosas que le gusten y podamos compartirlas.
  •       Experiencias para rememorar los momentos de pareja y volver a conectar.

 

Núria Jorba. Directora del centro, Sexóloga Clínica especialista en Coaching Sexual 

 

 

Familias reconstituidas

Families reconstituides, Centro Núria JorbaEn la actualidad se ha producido una serie de cambios sociales que han dado lugar a la aparición cada vez mayor de nuevas formas familia, entre ellas, la familia reconstituida. Ésta se define como una familia formada por dos adultos en el que uno o ambos miembros aporta hijos o hijas de una relación anterior.

Antes de nada, debemos tener en cuenta que los componentes de estas familias ya llevan una carga de pérdida implícita, por lo tanto, han tenido que pasar por un proceso emocional. Actualmente está en continuo crecimiento el número de familias reconstituidas en España, el cual ha aumentado del 3,8% en 2001 al 6,2% en 2011.

Aunque de entrada nos parezca que la mayoría de aspectos relacionados con estas familias traigan más problemas que beneficios, es cierto que uno de los beneficios es la flexibilidad, creatividad y tolerancia que hacen de esta familia un lugar rico de intercambio y experimentación de nuevas maneras de relacionarse. Al experimentar que las relaciones no son eternas ni ideales, les da una actitud más tolerante ante la vida.

No obstante, como en todo, las familias reconstituidas tienen dificultades típicas que se describen a continuación:

  • Intromisión de la ex parella
  • Suelen utilizar a los niños como fuente de información y manipulación
  • La familia externa
  • Los cambios estructurales

Es importante que antes de convivir se tenga la seguridad que la relación de pareja tiene perspectiva de futuro. Para hacerlo, se podría esperar un tiempo prudencial para comprobarlo.

Por otro lado, hemos de ser conscientes y aceptar que este proceso requiere tiempo. Una de las maneras para evitar empeorar el proceso es crear costumbres, celebraciones y tradiciones nuevas que fomenten la identidad y la cohesión de la nueva familia, así como trabajar mucho la expresión emocional, la comunicación y el apoyo.

La pareja del padre o madre ha de tener un rol más de amigo que dedicarse a imponer disciplina. Una manera de conseguir esto es ir acercándonos de una forma inicialmente más verbal que física. Es decir, el efecto verbal y la creación del vínculo han de ir antes que el contacto. Esto es debido a que los niños no admiten autoridad de un adulto hasta que éste no se ha ganado su confianza y respeto.

A continuación, exploramos un conjunto de retos que se han de superar dentro de las familias reconstituidas:

  • Buscar un lugar como vivienda y gestión económica. En este caso es importante buscar un nuevo lugar en el caso de que los dos miembros de la pareja tengan hijos y moverse donde están los hijos en caso de que solo uno de ellos tenga.
  • Dejar claros los roles de cada miembro de la pareja
  • Tener claro el calendario
  • Tener establecidas las pautas de educación familiar

Por último, quiero destacar que la parte más complicada en estos casos son los adolescentes entre 10-14 años, ya que los niños menores de la edad mencionada son pequeños y no acaban de darse cuenta de la situación, mientras que los más grandes ya hacen su vida.

Por otro lado, la dedicación a la pareja durante el proceso se convierte en un ingrediente que facilita la adaptación, ya que si no es así desde el inicio de la convivencia es posible que surjan futuros problemas.  

 

Núria Jorba. Directora del centro, Sexóloga Clínica especialista en Coaching Sexual 

 

¿Cómo mantener la pasión en nuestra relación?

mantenir la passió Centre Núria Jorba en BarcelonaEl deseo sexual durante la primera etapa del enamoramiento está en su pico máximo. Estamos todos los días estimulados esperando el próximo encuentro. Es una sensación mágica que lamentablemente con el paso del tiempo, la rutina, los hijos, etc. empieza a desvanecerse.

Hay que hacer el inciso que tanto hombres como mujeres tienen las mismas ganas y necesidades sexuales ya que sigue habiendo el falso mito que los hombres tienen más ganas de tener sexo cuando hoy en día ya se habla de personas.

Si analizamos las estadísticas encontramos que dedicamos sólo 34 minutos semanales al sexo, pero en las épocas cálidas las relaciones sexuales aumentan, por eso es importante que podamos aprovechar este verano para crear una nueva rutina y nuevos hábitos sexuales en nuestra relación para mantener la pasión.

¿Por qué es importante tener pasión en la relación?

Si no cuidamos este aspecto la relación empieza a padecer los efectos nocivos de esta carencia. Empezamos a distanciarnos, a perder la complicidad y la conexión, a no sentir que somos pareja, sino simplemente unos amigos con una sexualidad rutinaria. Sin embargo, poco a poco el deseo sexual se reduce porque lo que nos aporta el sexo es simplemente una obligación ya que carece de novedad y de chispa y por tanto carece de interés. Con todo este panorama acaba llegando el día que no tenemos claro por qué estamos con esa persona, no sentimos atracción, deseo ni motivación para estar juntos.

Antes de ir a los consejos concretos es importante saber que mantener la pasión es un esfuerzo que requiere tiempo, dedicación e imaginación.

1.- Renovar y cuidar los aspectos de nuestro atractivo:

-La admiración es uno de los puntos más importantes para que el amor y el erotismo se mantengan encendidos. Puede ser la inteligencia, la dulzura o algún otro aspecto más allá del físico.

-También tenemos que estar atentos que si todo lo comentado lo hace nuestra pareja debemos reforzarlo.

2.- Redescubre sus gustos (diálogo y más diálogo):

-Dialogar no significa simplemente hablar, significa exponer información y escuchar de verdad. Compartir pensamientos y gustos ayuda a que la pareja se sienta unida y forme equipo así como podemos conocer qué tipo de sexualidad desea y qué necesidades tiene a nivel global.

3.- Anticiparse al encuentro:

- Si no aparece el momento y el lugar adecuado, ¡entonces nosotros debemos prepararlo! Es complicado con las rutinas esperar que salga de forma espontánea porque siempre hay cosas a hacer.

4.- Cambiar de escenario cuando se pueda:

-Los viajes son buenos y necesarios para la pareja. Cambiar de lugar crea novedad, no es lo mismo hacer el amor en la cama todos los días que en una cama de hotel donde no hay obligaciones. Compartir un jacuzzi, largas paseadas, conversaciones, es decir, recuerdos felices que alimentan a la pareja y a su pasión.

-Sobre todo si hay hijos es muy recomendable que alguien se haga cargo durante unos días mientras la pareja se reencuentra en una pequeña escapada.

5.- Tener espacios privados para tener un espacio en común:

-Una de las cosas más necesarias dentro de una relación son los espacios privados. Es muy beneficioso saber dejar un espacio para que el otro se desarrolle, crezca en aspectos que necesite hacerlo solo. Después, este aprendizaje individual de cada uno enriquecerá a la pareja al compartirlo.

-Además es bueno echarse de menos.

6.- Hacer ejercicio juntos

-Eso supone primero de todo mejorar nuestro aspecto, mejorar nuestra autoestima y compartir tiempo con nuestra pareja. Al mismo tiempo el ejercicio hace segregar testosterona que es la base para nuestro deseo sexual así como intensifica la actividad del sistema nervioso que nos favorecerá al placer sexual.

7.- Sensualidad, erotismo y seducción:

-Tener en cuenta todos los aspectos previos de la sexualidad crearán novedad, juego y atracción, aspectos básicos de la pasión. Por tanto es interesante recuperar hábitos perdidos de los inicios como los masajes sensuales, un baño en pareja, un beso apasionado, un comentario subido de tono, la conquista, etc.

8.- Atreverse a jugar:

-Como todos sabemos hace falta el juego para crear nuevas experiencias sexuales y despertar la pasión, así que es bueno plantearse aquello que queda pendiente probar, qué podríamos investigar en pareja. Por ejemplo incorporar juguetes eróticos, ir a una tienda erótica a coger ideas, jugar a atar, jugar con comida, probar los disfraces, etc.

-Para tener más ideas y así más opciones de experiencias os animo a leer el libro “Travesuras eróticas” de Natasha Valez, donde plasma mil y una propuestas para disfrutar en pareja.

Núria Jorba. Directora del centro, Sexóloga Clínica especialista en Coaching Sexual 

 

 

 

¿Cómo dejar a tu pareja en la generación 2.0?

breakupshop Centro Núria Jorba en BarcelonaLa pareja está llena de retos, entre los cuales se encuentra la adaptación. No obstante, el más grande de todos es ponerle punto y final a la relación, reconocer que no nos hace ningún bien. 

En relación con lo anterior, los anglosaxones han creado las siglas FOBU para denominar el trastorno que se está extendiendo, el cual se define como el miedo a romper, a dejar la relación. 

A partir de la tecnología, se está pudiendo evitar el momento crucial de dejar una relación, todo se puede hacer online, éstas nos han hecho volver cobardes y no afrontar la frustración y las emociones negativas del momento. 

En el momento en el cual nos planteamos dejar una relación, las dudas nos invaden, los amigos dan sus opiniones y constantemente tenemos la sensación de pasar de una decisión a otra. No obstante, para salirse de aquí existe una aplicación (the Boyfriend Log), en la que las mujeres pueden comprobar el estado de “salud” de su relación.
Por otro lado, encontramos la aplicación “the Breakup Shop”, la cual se encarga de hacer el trabajo sucio, es decir: comunicar a la otra persona el final de la relación. En este caso, estarías pagando un precio, decidiendo a través de qué vía lo quieres comunicar y si quieres enviar algún detalle. De este modo, la aplicación va generando textos y mensajes para gestionar la separación. 

El siguiente paso es sacar a la persona también del mundo online. Por eso, se ha creado “KillSwitch”, una aplicación que borra todo el rastro de él o ella en Internet, bloquea y elimina las redes sociales.

Por supuesto, tenemos también “DrunkBlocker”, la cual está diseñada para evitar los impulsos de contacto en momento de no sobriedad. 

Aunque haya todo este abanico de herramientas, la más recomendable es la afrontamiento, el cara a cara. Lo que se tiene que tener claro es que nadie se hace un favor quedándose junto a alguien que no le hace feliz y que no es la persona indicada. 
Los motivos que complican la toma de la decisión son los hijos, las circunstancias económicas y el tiempo que llevas con esa persona, puesto que dejarlo significa rediseñar tu vida de arriba abajo. Una ruptura es un duelo, puede provocar los mismos sentimientos, estrés y malestar que la muerte de un ser querido. 
En cuanto a la esperanza, se puede hablar de ésta si existen 3 factores: se quieren, se desean y se respetan. 

Cuando lo dejamos, lo que tenemos que tener en cuenta es hacerlo civilizadamente, evitar los reproches puesto que no conducen a nada, así como no pasar del amor al odio.
Para afrontar una ruptura lo que tenemos que asumir es que se tarda unos 6 meses a volver a conseguir un bienestar y durante este periodo es recomendable llenarse la agenda, aumentar el entorno social y aprender a estar solo, para evitar la adicción al enamoramiento.

 

Núria Jorba. Directora del centro, Sexóloga Clínica especialista en Coaching Sexual 

 

 

Pautas básicas para una primera cita

primera cita Centro Núria Jorba en Barcelona

 

La primera impresión que nos genera una persona es imprescindible como punto de partida para iniciar una relación. Se dice que los dos primeros segundos son los más determinantes a nivel físico y los 30 a nivel de lenguaje no verbal y de interés. Es por este motivo que es esencial cuidar de ella.  A continuación se describen algunas pautas que os pueden ayudar a organizar y actuar durante una primera cita.  

 

Rituales de preparación

Durante la preparación de la cita tenemos que vigilar en no ir muy arreglados, ni dejados, ni tampoco disfrazados. El 74% de los solteros españoles asegura tener rituales de preparación antes de acudir a una cita: el 55% se afeita o se depila y el 45% se preocupa por llevar ropa interior sexy. Además, al 66% de los chicos les molesta que la chica aparezca “supermaquillada” y un altísimo porcentaje de mujeres no soporta que los hombres se pongan un exceso de perfume.

En relación con el lugar y los primeros consejos respecto él, debo comentar que lo más importante es la puntualidad; 9 de cada 10 les parece muy negativo que la persona con la que ha quedado llegue tarde. Por otro lado, es importante no iniciar la conversación con un ¿cómo estás?, sino que es bueno hablar más sobre el lugar de la cita. Éste, debe ser un lugar tranquilo, donde se pueda conocer a la otra persona y que tenga algo original. En caso de estar cada vez más a gusto, se puede optar por buscar una actividad más dinámica y divertida. No recomiendo nunca tener una primera cita en el cine, ya que es bastante típico y no incita a la conversación.

Durante la cita, el consejo más importante es el de mostrarse tal y como uno es, pero resaltado los aspectos positivos. Además, debemos evitar las citas largas. Lo aconsejable son 65 minutos porque así evitamos la pesadez o que decaiga el interés.

Es esencial mostrar interés por la otra persona, vigilando el lenguaje no verbal (mirar a los ojos, sonreír, etc.), sin ser egocéntricos ni introvertidos. Debemos vigilar no hacer preguntar muy íntimas ni hablar de determinados temas como puede ser el futbol, la política, economía, religión y las ex parejas, ya que son temas que pueden generar conflicto de opiniones.

Los temas recomendables son, por ejemplo: aficiones, experiencias curiosas, gustos, estilo de vida, intereses, etc.

Siguiendo con la conducta durante la cita, los errores más típicos que se dan en ella, entre otros son el estar centrado en el móvil o dejarlo boca abajo encima de la mesa (lo que demuestra falta de confianza y ocultación). Además de no empatizar con la otra persona y no estar pendiente de que esté cómoda, así como no tener iniciativa o hacer halagos continuos que parecen forzados y poco sinceros.

Al terminar la cita, si nos ha gustado y queremos seguir conociendo a esa persona, es interesante proponer un plan para fijar una segunda cita, pero no debe notarse que está pensado anteriormente. Por otro lado, recomiendo dejar pasar unas horas para volver a contactar con la persona, es bueno mandar un mensaje diciendo lo bien que lo hemos pasado pero sin intención de iniciar una conversación. Con este mensaje conseguimos hacer ver a la persona que estamos pensando en ella.

Por último, al plantearnos si debe haber o no sexo durante la primera cita, al contrario de lo que podría parecer, los menos de 35 años esperan más a tener sexo y lo postergan hasta una tercera cita. Como curiosidad, más del 36% de los hombres llevan preservativos en la cartera y el 49% de ellos asegura tener sexo en la primera cita. Sin embargo, de las mujeres sólo afirma tenerlo el 25%.

Considero que todo depende de lo que vaya surgiendo, no debemos ir con una idea predeterminada ya que la creencia de “sexo en la primera cita cierra la puerta a una relación estable” se ha comprobado que no es cierta. Lo más importante de todo es no generarnos elevadas expectativas ni tampoco pretender que esa persona sea ideal y cumpla todas las cualidades que esperamos. Hay que ser un poco flexibles y dejarse llevar. 

 

Núria Jorba. Directora del centro, Sexóloga Clínica especialista en Coaching Sexual 

 

 

¿Qué papel juegas en tu ruptura?

Rupturas Centro Núria Jorba en BarcelonaCada relación es única, por ello cada ruptura también lo es. En una ruptura de pareja rara vez deciden los dos simultáneamente acabar con la relación. Por lo general hay uno que inicia la separación. Cada miembro juega un rol diferente dentro de una ruptura de pareja, identificamos concretamente tres.

 

El rechazador. Es quien inicia la separación, pero puede que lo haga de manera voluntaria o involuntaria. El rechazador voluntario correspondería aquella persona que ya se ha separado emocional y mentalmente de la relación, a pesar de seguir con la otra persona, haciendo que otros aspectos se hayan ido volviendo cada vez más importantes. Esta persona ha hecho parte del duelo sentimental dentro de la relación. Cuando decide desligarse físicamente de la otra persona, ya tiene medio camino recorrido. Aunque puede parecer una posición más fácil y menos dolorosa, el rechazador voluntario batalla con la culpabilidad de haber herido a la otra persona. El rechazador involuntario puede experimentar tanto sufrimiento como la persona rechazada, pues es a la vez víctima y verdugo. Esto sucede cuando hay una situación dolorosa dentro de la relación que lleva a finalizarla, aunque desearía poder seguir junto a esa persona. Es una lucha interna entre mantenerse con la persona amada o dejar a la pareja para evitar la situación dolorosa, cuidar de sí mismo y sentirse mejor. Al concluir con la relación puede inundarle un sentimiento de fracaso e insuficiencia por la sensación de incapacidad de haber hecho que funcionase. Es una posición complicada, donde es común retomar y volver a dejar la relación varias veces. Por ello, para evitar estas ideas y venidas, es importante cerciorarse de que ha habido cambios deseados para que al retomar la relación, pues será cuando hayan desaparecido los motivos de ruptura y será factible que ésta funcione. 

El rechazado. Emocionalmente es una situación más difícil de dominar porque la decisión de ruptura se escapa de tus manos. El impacto es mayor si la decisión surge de manera inesperada. Incluso si se conocen los problemas o dificultades que han ido alejando a la pareja, nunca se está preparado para el rechazo.  Es como si le inundara una sensación de dolor y confusión, no acaba de entender que no podrá ver ni hablar con esa persona, ni mantener el mismo nivel de intimidad. Es esencial para facilitar el proceso de duelo aceptar cuanto más pronto que se es impotente con respecto a la decisión a otra persona. Recuerda que no puedes conseguir que otro te ame, ni tienes que convencerle de ello. Mantener una relación amorosa requiere un compromiso mutuo y motivación por ambas partes. También, es habitual que el rechazado exagere al pensar que la otra persona debe estar estupendamente (sobre todo si tiene una nueva pareja), mientras siente lástima de tu corazón roto.

Sea cual sea el papel que se juegue en la ruptura, el desafío inicial consiste en comprender que aunque la relación haya acabado, la vida continua. Es posible que los temores que salen a la superficie durante el proceso saquen a la luz los fantasmas personales en los que debemos trabajar. Al fin y al cabo, cada uno solo es responsable de su propia conducta y la única donde puede influir. Así como comprender por qué no funcionó la relación ayudará a convertir el dolor en una experiencia de crecimiento y proporcionará ideas para enriquecer la siguiente.

 

Arantxa Moliner. Psicóloga emocional y Educadora sexual

 

 

El primer amor, la primera ruptura

primera ruptura Centro Núria Jorba en BarcelonaEl amor es una de las experiencias humanas más emocionantes, intensas y profundas. Cuando uno se enamora y compromete en una relación amorosa, expone una parte de sí mismo que solo unos pocos conocerán. Es indudable que para construir una relación hace falta coraje. Coraje para abrirse, mostrarse vulnerable y compartir los más íntimos sentimientos y emociones con el otro. La primera relación amorosa seria que establecemos suele ser muy intensa, es en nuevo mundo de sensaciones y experiencias. Muchas veces también incluye el descubrimiento de la sexualidad y la intimidad compartida. Inevitablemente, existe un elemento de riesgo: que la relación tenga una fecha de caducidad. Las razones para romper una relación pueden ser diversas y muy personales, pero cortar con el vínculo amoroso es una de las tareas más difíciles en la vida. Es un proceso doloroso, ¡pero totalmente normal!, donde existe un principio y un final. Aprendiendo a gestionar los diferentes estados emocionales por lo que pasas, crecerás y desarrollarás aspectos que te nutrirán como persona y te ayudarán a ser más competente para hacer frente a los problemas que surjan en tu vida.

Generalmente la primera ruptura es la más complicada de afrontar, debido a que es necesario desarrollar una serie de estrategias nuevas y sacar a flote recursos que posiblemente hasta ahora no habías necesitado, para así hacer frente a la situación. Es un proceso totalmente subjetivo, aunque normalmente el grado de tristeza y dolor es proporcional a la intensidad con la que se ha vivido el compromiso. Además, el tiempo de duración del proceso de ruptura variará dependiendo del tiempo de la relación y de los recursos personales de cada uno.

Hemos de aceptar que el estado emocional que sentimos es el apropiado. Bloquear, inhibir o no gestionar las emociones que emergen nos puede llevar a conductas destructivas, como abuso de alcohol o drogas, problemas con la comida o promiscuidad sin criterio. La razón por la que sientes estas emociones es que estás en contacto con tu pérdida… ¡Y eso es saludable! Tal vez no son emociones agradables de sentir, pero éstas te ayudarán a avanzar si las utilizas de una forma positiva. Aprovecha este tiempo para centrarte en ti y en convertirte en la persona que siempre has querido llegar a ser. A veces los síntomas son tan intensos que es difícil creer que el dolor terminará alguna vez. Habrá días en los que te encontrarás como en una especie de estado de parálisis psicológica, desorientación y vacío. Pero esto terminará, el dolor acabará disminuyendo y desaparecerá. Lo esencial es afrontar aquello que sentimos y avanzar. El problema surge cuando nos quedamos atrapados en la tristeza o la rabia. Aunque sentir dolor es parte del proceso para superar la pérdida, el sufrimiento es opcional.

Con el tiempo y algo de esfuerzo, miraremos a ese amor del pasado, y agradeceremos todas las enseñanzas que extrajimos y como nos ayudó a crecer. Debido a la tendencia natural de nuestro cerebro de evitar el dolor, las heridas se cerrarán y dejarán de doler. Es cierto que nos quedarán cicatrices. Enorgullécete de ellas, serán un recordatorio de las lecciones que aprendiste. Un aprendizaje que te ayudará a construir el siguiente capítulo de tu historia, algo nuevo y maravilloso.

Es importante no quedarse atrapado en el dolor. Si te sientes que no consigues avanzar por ti mismo, busca algún profesional que pueda acompañarte en este proceso.

 

Arantxa Moliner. Psicóloga emocional y Educadora sexual

 

 

/
JoomSpirit