sexologia clinica nuria jorbaterapia de parejas de la clinica de nuria jorbaBlog de psicologia emocional de nuria jorba

Darnos un tiempo

Darse un tiempo, Centro Nuria Jorba en BarcelonaMuchas relaciones llegan a un punto donde uno de los dos miembros o los dos no tienen claro si tiene sentido seguir con la relación de pareja que tienen y si es la relación que ellos desean. Cada vez se da más esta situación, muchas personas desean disfrutar y notar que la relación que están viviendo vale la pena, pero acostumbran a aparecer las dudas que hacen que la decisión de separación o divorcio sea complicada, y más cuando hay hijos por el medio. Normalmente hay aspectos que van bien y  que compensan, pero otros que no gustan o no acaban de ser lo que uno esperaba.

¿Qué se hace en ese instante cuando dudamos, cuando hay algún aspecto de la pareja que es perfecto pero hay otro que no nos gusta nada o es inexistente? Acostumbramos a pedir un tiempo, a hacer una separación temporal que nos ayude a aclararnos con la distancia.

Pero es necesario hacerlo bien, por eso es interesante comentar cuales son las pautas que se han de seguir y qué aspectos se han de tener en cuenta para que esta separación temporal aporte claridad a los objetivos que esperamos y sea positiva.

1.- Hemos de saber lo que nos pasa, analizar concretamente cuáles son los aspectos o motivos que no nos dejan estar bien. Si no lo sabemos hemos de ir a una profesional que nos ayude a descubrirlo. Es importante recordar que el tiempo normalmente juega en nuestra contra, porque cuanto más pensemos, más opciones encontraremos y más dudas tendremos.

2.- Hemos de contárselo a la pareja por mucho que nos cueste, hemos de decirle que nos está pasando, que dudamos. Si no tenemos una buena comunicación y  no llegamos a un buen puerto, es importante buscar alternativas para explicarlo: ir juntos a un profesional, escribir un texto donde plasmemos aquello que queremos transmitir, etc.

3.- Decidir cuáles son los pasos a seguir para que se solucione hacia una segunda oportunidad, donde probablemente tendremos que luchar por la relación, para así tener claro si hay una posibilidad de mejora o no. Si solo planteamos el tema y decimos que nos pasa, no servirá de mucho, ya que nos frustraremos aun más al ver que sabemos las causas pero no hacemos nada al respecto y que la relación va muriendo poco a poco. Por lo tanto, hemos de decidir inicialmente que necesitamos y después comentarlo en pareja y decidir qué tipo de relación tendremos en ese momento de separación.

4.- Los momentos que tenemos relación con la pareja han de ser concretos durante ese período y evitar el contacto durante el resto del día o días, ya que si no repetiremos el hábito establecido  y no saldremos del círculo vicioso. Lo mejor es reducir el contacto a pequeños encuentros, los cuales no han de ser más de dos horas, evitando hablar del pasado, de problemas que ya hemos descubierto y permitiendo que ese espacio sea un espacio donde iniciamos un cambio de la relación hacia el sentido que deseamos, para ver si nos sentimos más cómodos y capaces de crear un nuevo vínculo.

5.- Pero si el problema descubierto es más una crisis personal de uno de los miembros y no tiene nada que ver con la relación, el que recibe este distanciamiento es importante tener en cuenta las siguientes premisas:

- Se acuerde una fecha máxima para poner un límite, ya que si se llega y no ha habido ningún cambio, es cuestión de cerrar etapa y seguir con la propia vida.

- No hacer de salvadores. No hemos de ser el padre o la madre del otro, no somos el psicólogo. Podemos  ofrecer una ayuda, pero hemos de evitar crear una relación desigual con el otro donde siempre este protegido y comprometido y nosotros no tengamos ningún espacio de apoyo.

- Si nos decidimos a ayudar durante este periodo al otro mientras nos lo permita, y solo tenemos acceso a su vida a sus problemas y a las sus preocupaciones es momento de cerrar etapa. 

 

Núria Jorba. Directora del centro, Sexóloga Clínica especialista en Coaching Sexual

 

 

 

/
JoomSpirit