sexologia clinica nuria jorbaterapia de parejas de la clinica de nuria jorbaBlog de psicologia emocional de nuria jorba

Las relaciones tóxicas

Relaciones tóxicas, Centro Nuria JorbaTodos nosotros seguro que hemos vivido alguna vez una relación tóxica o conocemos a algún familiar o amigo que la ha vivido o la está viviendo. Si la persona que se encuentra inmersa es muy complicado que nos escuche, que nos haga caso o que nos entienda, hemos de intentar no enfrentarnos porque nos distanciaremos. Es paradójico pero cuando nos encontremos en una relación destructiva cueste mucho salir: son las más adictivas.

Socialmente nos falta mucha información, no nos enseñan a manejar las emociones, a identificar el tipo de relaciones, y hasta las películas contribuyen a hacernos dudas, pues parece que los límites son muy finos. El paso de tener un admirador a un acosador no es tan grande, así como dejarlo todo por otro a perderte a ti mismo por otro.

Por lo tanto, ¿qué es una relación tóxica? Son aquellas relaciones en las que en  vez de estar a gusto nos hacen sentir mal, nos acabamos perdiendo como personas y aceptamos estilos de vida o conductas del otro que nunca habríamos permitido. Típicamente son las relaciones con una persona dominante, donde hay problemas de comunicación con manipulaciones, chantajes, mentiras... Cada relación es un mundo pero sí que hay 8 tipos típicos y clásicos de relaciones que podemos etiquetar como tóxicas:

1.- Las relaciones en las que solo una parte de la relación tiene el peso. Uno de los miembros es el que lleva la relación y decide por los dos. Aunque es cierto que para algunos perfiles de personalidad les resulta perfecto, ya que te pone las cosas fáciles, pero el problema aparece cuando no es opcional, cuando el otro decide sobre tu vida. En estos casos se pierde autonomía, independencia, autoconfianza y autoestima.

2.- Las relaciones que tienen como objetivo llenarte. Una relación no ha de servirnos para suplir nuestras carencias personales, ya que si es así acabaremos padeciendo dependencia emocional llevándonos a aceptar a cualquier persona a nuestro lado, a cualquier coste. En estos casos no se toleran espacios personales.

3.- Las relaciones codependientes. Son parecidas a las primeras, pero en este caso ambos miembros son pasivos y dependientes, pierden de vista su individualidad. Necesitan la aprobación del otro en cualquier tema, y priorizan las necesidades del otro sobre las propias.

4.- Las relaciones basadas en expectativas idealizadas. No es sano intentar cambiar a nuestra pareja ni esperar de ella todo lo que deseamos. Nunca nadie actuará como nosotros esperamos. Por lo tanto, vivir en una relación por ‘como esperemos que sea’ en vez de ‘como es’ nos lleva a la frustración, sufrimiento y tristeza.

5.- Las relaciones basadas en mentiras continuas. La omisión también es una mentira, es esconder una información. Si hemos decidido compartir nuestra vida con alguien ha de ser desde la confianza mutua. Esconder información lo único que hará será debilitar la relación.

6.- Las relaciones en las que el perdón no existe. Si estemos en una relación en que el otro no nos muestra intención de mejorar la relación y de enfrentar los problemas existentes con autocrítica es complicado que podamos ser felices.

7.- Las relaciones con chantaje emocional. Se trata de aplicar un castigo emocional al otro cuando no hace aquello que nosotros queremos o esperamos. Todo se puede decir, pedir, pero desde una comunicación sana y sin ataques.

8.- Las relaciones que quedan en un segundo plano. Si sentimos que nuestra pareja siempre nos mantiene en segunda posición, que nunca nos prioriza, que no quiere hacer un esfuerzo o dedicarnos tiempo, lo mejor es dejar de perder nuestro tiempo y separarnos.

Ya es complicado tener una relación de pareja actualmente como para encima padecer injustificadamente. Siempre digo que si uno u otro tienen comportamientos negativos pero hay intención de cambiarlos y se pide ayuda para ello, y además hayan resultados a corto o medio plazo, podemos intentar permanecer en la relación. Pero si no es así, no tiene sentido seguir esperando un milagro. 

 

Núria Jorba. Directora del centro, Sexóloga Clínica especialista en Coaching Sexual

 

 

/
JoomSpirit