sexologia clinica nuria jorbaterapia de parejas de la clinica de nuria jorbaBlog de psicologia emocional de nuria jorba

Infidelidad emocional vs sexual

Pareja problema, Centro Nuria Jorba en BarcelonaLa infidelidad es uno de esos temas que inquieta y preocupa a muchas parejas. Tiene muchas caras, podríamos comentar muchos aspectos (cómo afrontarlo, cómo se llega al punto de serlo, se ha de perdonar o no, entre otras posibles preguntas), pero hoy me interesa hablar de si la infidelidad emocional es peor que la sexual o viceversa. He buscado si existía diferencia entre hombres y mujeres, si depende de si es una relación estable o no… e investigando he encontrado una tesina que lo ha estudiado en una muestra de 401 persones de entre 18 y 43 años.

Antes de adentrarnos en el tema, hemos de responder a la pregunta: ¿Qué es una infidelidad? Hay muchas definiciones pero la más acertada bajo mi criterio es “ruptura de un pacto de exclusividad afectiva y sexual”. De todas maneras depende de cada pareja, de los pactos y límites que considere cada uno por su experiencia, por su ética y moral, por eso es indispensable la comunicación de pareja, ya que sin ella no podremos averiguar lo que necesita o quiere el otro.

Por tanto, la pregunta que nos planteamos es: ¿Nos molesta más la infidelidad emocional, es decir, aquella donde uno se puede enamorar, compartir una intimidad más personal, más sentimental o nos llega a afectar más que hay un encuentro sexual, aunque sea una noche, siendo ésta una infidelidad de tipo sexual? A continuación se nos abre otra duda: ¿Depende que nos afecte más o menos si mantenemos una relación estable o es una relación de poco tiempo y poco seria?

Los resultados del estudio fueron los siguientes: los participantes masculinos se sienten más afectados por una infidelidad sexual, seguramente, desde mi punto de vista, por el hecho de afectar a su virilidad y por tanto a su autoestima como hombres.

Por lo contrario, las participantes femeninas se encuentran más vulnerables ante una infidelidad de tipo emocional, por tanto, les afecta más que su pareja destine atenciones afectivas y románticas a una tercera persona, aunque sabemos gestionar mejor un “desliz pasajero”.

¿Qué pasa si tenemos en cuenta el hecho de llevar tiempo con nuestra pareja (mínimo 3 años de relación, estar conviviendo, creer que la relación va bien, tener proyectos en común, que sea más o menos atractiva para el entorno)? Cambian las respuestas. En el caso de los hombres, más del 50% comentaban que entonces les afectaría más una infidelidad emocional; en cambio en las mujeres se mantienen en que les seguiría afectando más el tipo emocional sea o no una relación estable.

No hemos de olvidar que esto es un estudio con una pequeña muestra, que no todos somos iguales y que cada uno tiene sus peculiaridades. Hay que tener presente también que la infidelidad tiene muchas posibles causas: biológicas, psicológicas, sociológicas y culturales; así como entran en juego las variables de cada pareja. Por eso creo que aunque no seamos monógamos por naturaleza, nos hace felices vivir en pareja.

 

Núria Jorba. Directora del centro, Sexóloga Clínica especialista en Coaching Sexual

 

 

/
JoomSpirit