sexologia clinica nuria jorbaterapia de parejas de la clinica de nuria jorbaBlog de psicologia emocional de nuria jorba

Sexo y pareja estable

mantener pasión toda la vida
El sexo en una pareja es imprescindible, sin él la pareja no existe, se pasa a ser amigos o compañeros de piso.

 

Muchos estamos pendientes de la frecuencia, de la cantidad de sexo que tenemos con nuestra pareja. Hay mucha información y datos estadísticos al respecto pero pienso que en este tipo de estudios se puede mentir porque es muy difícil obtener datos concretos.

 

De todas maneras, una vez puntualizado, los datos indican que la frecuencia sexual es de:

 

- 3,2 encuentros sexuales a la semana durante el primer año

- 1,9 encuentros sexuales a la semana durante el segundo año

- Y, 1,1 encuentros sexuales a la semana durante el tercer año.

 

 

Todos sabemos que es lógico que el primer año tengamos más ganas debido al enamoramiento y a la ayuda de las conocidas hormonas. Cuando ya llevamos tres años, significa, normalmente, que ya estamos conviviendo, viéndonos las caras cada día y compartiendo buenos y malos momentos.

Por lo tanto, la clave no son los años en sí sino la convivencia que nos elimina las ganas de vernos, de echarnos de menos y de tener que buscar momentos para la intimidad.

 

La clave para mantener el deseo con el paso de los años es la fantasía. No es suficiente querer a nuestra pareja sino que hace falta recordar ciertos momentos sexuales, imaginar nuevos momentos y situaciones, etc.

Hacer nacer el deseo durante el enamoramiento y con la atracción sexual inicial es fácil, el problema es mantenerlo.

 

Los tres factores negativos influyentes en el deseo sexual son la monotonía, la falta de sorpresa y la rutina. Si siempre hacemos lo mismo, de la misma manera y sin factor impactante o sorprendente acabaremos entrando en una dinámica de falta de ganas y de poca energía por querer cambiarlo. Lo mejor es evitar caer en el hábito, prevenir la situación y tenerlo presente des del principio.

 

Es verdad que en cuestión de género, el deseo se manifiesta de manera diferente.

El hombre puede tener deseo de una manera más rápida independientemente del lugar y del momento en el que se encuentre. El sexo para él es un indicador del estado de la relación, cuanto más sexo haya significa que la relación va mejor.

En cambio, la mujer necesita intimidad, un bienestar con la pareja y un pensamiento erótico para tener deseo. El sexo para ella es una consecuencia: cuando la pareja funciona, el sexo va bien. 

 

 

Núria Jorba. Directora del centro, Sexóloga Clínica especialista en Coaching Sexual 

 

 

 

/
JoomSpirit