sexologia clinica nuria jorbaterapia de parejas de la clinica de nuria jorbaBlog de psicologia emocional de nuria jorba

¿Seguimos o no seguimos?

ed4dc4eea5503c97029a25ebda5d2c2f
Rupturas en verano:

Una de cada tres rupturas comienza a fraguarse durante las vacaciones de verano y la ruptura se realiza en septiembre, justo a la vuelta. Durante el año la pareja está inmersa en las obligaciones familiares y laborales, no se dispone de tiempo para hablar haciendo que los problemas se amontonen uno tras otro.

Con las vacaciones aparece el tiempo libre y llega el momento de centrarnos en el otro, analizar la relación y hacer una valoración de ésta.

Durante los meses de verano se deciden el 33% de las separaciones de todo el año. Lo mismo ocurre a la vuelta de las vacaciones de Navidad.

 

Dudas y planteamientos:

Cada pareja es un mundo y es imposible que ésta se pueda llegar a plantear todas las dudas y pensamientos posibles pero existen algunos casos típicos que aparecen cuando no estamos bien en una relación.

 

1.- La vida sexual no es satisfactoria: la compatibilidad sexual es un gran factor de felicidad de las parejas. En la cama consigues complicidad, mostrar tu deseo a tu pareja y satisfacer los deseos así como producirle placer. Para ello primero hay que ser compatibles y ser capaces de comunicar los deseos, preferencias y necesidades. Normalmente el sexo es un indicador de la relación, si este falla acostumbra a ser porque hay aspectos de la relación que no funcionan (aquí debemos quitar el tema de las disfunciones sexuales). Si salta esta alarma lo mejor es hablar de la relación.

 

2.- Planes de futuro y adaptación mutua: cuando nuestra relación no fluye en la convivencia, en los proyectos de pareja o en las creencias y valores es el momento de plantearnos si nuestra relación tiene futuro o no. Ver que somos compatibles es muy importante para sentir una relación fuerte y no tener dudas ni sensación de vacío.

 

3.- Problemas para congeniar con la familia política: algunos estudios han demostrado que tener sentimientos positivos hacia la familia política puede hacer que establezcas lazos más fuertes con tu pareja. Cuando la relación no es buena te planteas si estar con tu pareja porque queramos o no la familia de nuestra pareja también es la nuestra y cuando no funciona afecta de pleno en la relación. Fines de semana, actividades, fechas señaladas, etc.

 

4.- Conformismo: El temor más común es quedarse en una relación porque no conoces nada mejor. Muchas veces nos auto engañamos para mantener una estabilidad, nuestra zona de confort. Lo más importante es plantearnos si la relación nos hace felices, si cubre nuestras necesidades y sobre todo si vemos que nuestra pareja está enamorada de nosotros. Es la clave para desear seguir luchando o decidir ponerle fin.

 

¿Qué hace que una pareja funcione?

Se dice que los pilares de una pareja son 4, son como las patas de una mesa.

 

1.- Confianza: sin confianza es imposible que una relación se mantenga en el tiempo, los celos, las inseguridades, las dudas harán que la brecha entre ambos cada vez sea más grande e insuperable.

 

2.- Ser tú mismo: parece muy fácil pero es un punto muy complicado. Nuestra pareja nos tiene que aceptar así como potenciar y sentirnos que le fascina nuestra personalidad. Si no es así tarde o temprano caeremos en el distanciamiento y en la monotonía.

 

3.- Tener intimidad: debemos sentirnos conectados con nuestra pareja de 4 modos, este punto es el más básico y esencial de todos.

 

· Intimidad física: incluye besos, abrazos, caricias, sexualidad, etc., cuando esto  desaparece es un signo alarmante de que algo está fallando.

 

 

· Intimidad emocional: cuando expresamos los sentimientos a nuestra pareja. Si no lo decimos o no nos lo dicen es que quizás no hay este vínculo o quizás no se siente.

 

 

· Intimidad intelectual: la compatibilidad mental es uno de los secretos mejor guardados de las parejas que aguantan mucho tiempo juntas. Nunca se aburren cuando están solas.

 

 

· Actividades compartidas: las parejas saludables son aquellas que pueden hacer todo tipo de cosas juntas. El amor es una forma de disfrutar de la vida en compañía.

 

4.- Comunicación: si no podemos decirnos las cosas, saber cómo estamos, expresar nuestros deseos y sentirnos un equipo es imposible que una pareja aguante, por eso siempre digo que la comunicación es esencial en una relación.

 

¿Cuándo podemos salvar una relación?

Las preguntas que nos tenemos que hacer antes de saber si podemos salvar una relación o no son las siguientes:

 

1.- ¿Ambos buscáis lo mismo en una relación (ej. Estabilidad y comprensión versus pasión y aventura)?

2.- ¿Compartís los mismos intereses y objetivos de vida?

3.- ¿Estáis dispuestos a luchar para resolver los problemas?

4.- ¿El deterioro de la relación se debe al día a día o a la falta de amor y de pasión?

5.- ¿Tu pareja te aporta más beneficios que cosas negativas?

 

Si la mayoría de las respuestas son afirmativas significa que se puede trabajar y mejorar aunque la clave para ello es la actitud y las ganas y sobretodo tenemos que estar enamorados y que exista deseo por ambas partes.

 

¿Cómo proponer una ruptura?

Nunca debemos hacerlo de golpe. Lo más importante es plantear nuestras dudas, hacer partícipe a la otra parte de la relación y sobretodo luchar si es posible.

Sí que es cierto que muchas veces cuando lo planteamos ya es una decisión firme, ya es algo que hemos valorado durante un tiempo y acostumbra a ser algo definitivo, en ocasiones no queremos luchar, tenemos claro que no queremos seguir con la relación pero del mismo modo lo tenemos que ir mostrando progresivamente para permitir que la pareja lo vaya asimilando. 

 

 

Núria Jorba. Directora del centro, Sexóloga Clínica especialista en Coaching Sexual

 

 

/
JoomSpirit