sexologia clinica nuria jorbaterapia de parejas de la clinica de nuria jorbaBlog de psicologia emocional de nuria jorba

La comunicación de pareja

010cfd193d5613dffbceb412ef960f57
La comunicación es fundamental para cualquier relación. La mala comunicación hace que la pareja no fluya, no se organice, no tenga seguridad ni confianza. La comunicación eficaz hace que estar en pareja sea un auténtico placer.

 

Tipos de comunicación:

Existen 3 maneras de comunicarnos con la pareja. Normalmente las tres maneras se van intercalando y sucediendo dependiendo del momento que está traspasando la relación.

1.- El primer tipo es aquella comunicación constructiva, donde se busca un acuerdo para una solución conjunta delante de los problemas. Se apoyan el uno al otro y buscan el bienestar emocional.

2.- El segundo tipo es el opuesto al anterior, es la comunicación deconstructiva, con reproches, rabia y ataques verbales hacia la pareja. Aquí el objetivo es atacar o defenderse del otro en lugar de resolver el problema en cuestión.

3.- El tercer tipo es la indiferencia, es la falta de comunicación, aquella pareja que no habla, que no se comunica ni para bien ni para mal. Este estado genera, de una manera u otra, que se vaya diluyendo el vínculo entre los dos, provocando finalmente una vida paralela.

 

Errores de comunicación:

1.- Imponer el criterio propio: creer que el propio punto de vista es el real, el mejor y, por lo tanto, cerrarse a cualquier explicación. Querer tener siempre la razón y no dejar que el otro se exprese así como enfadarse cuando la pareja no está de acuerdo con el mismo razonamiento.

2.- Dar siempre la razón al otro: es igual de negativo que el punto anterior. No mostramos los pensamientos ni los sentimientos y por lo tanto, no dejamos que la pareja conozca nuestro estado y se adapte a las necesidades que podamos tener.

3.- Reforzamiento negativo: expresar continuamente y de una manera extremista los defectos y los aspectos negativos de la pareja provocándole baja autoestima y un sentimiento de frustración.

4.- No cuidar la relación: si no se buscan espacios para la intimidad, para poderse encontrar y hablar, la relación acabará enfriándose y los dos miembros de la relación serán unos desconocidos el uno para el otro.

5.- Adivinar el pensamiento: muchas veces en lugar de preguntar al otro, se deduce o se cree que ya se sabe que piensa y siente y se actúa en consecuencia cometiendo errores innecesarios. Todo es más fácil si preguntamos las cosas.

6.- No saber escuchar: es un clásico llegar a casa cansados y no querer hablar ni escuchar a nadie y lo que hacemos es hacer ver que escuchamos. Al final se deja de conectar con la pareja, de empatizar y por lo tanto de apoyarse, creando discusiones y/o distanciamiento.

 

Mejorar la comunicación:

- Hablar no es lo mismo que comunicarse. Comunicar bien significa saber plantear lo que uno quiere o necesita pero también saber escucharlo por parte del otro.

- Trabajar las capacidades de comprensión, asertividad y negociación. Es importante estar abiertos a entender al otro, antes de hablar saber qué y cómo lo queremos decir y desear llegar a un acuerdo mutuo.

- Encontrar el momento idóneo para hablar, ya que si estamos enfadados, muchas emociones nos superan y lo decimos todo de mala gana y nuestra pareja tiene que estar receptiva a escucharnos.

- Evitar sacar temas de la prehistoria de la relación, nos tenemos que ceñir al tema en cuestión y encontrar la solución.

- Hablar des del yo: a mí me parece, yo pienso, yo creo, yo necesito, etc. Si hablamos des del “tu” podemos provocar que el otro se ponga a la defensiva.

 

No existe ninguna receta que asegure la felicidad de la pareja pero la buena comunicación favorece la creación de pactos que a su vez crean un camino conjunto para cubrir las necesidades de cada uno.

 

Núria Jorba. Directora del centro, Sex Coach, Sexóloga Clínica, Terapeuta de parejas, Profesora y Escritora.

 

 

 

/
JoomSpirit