sexologia clinica nuria jorbaterapia de parejas de la clinica de nuria jorbaBlog de psicologia emocional de nuria jorba

¿Qué sabemos del suelo pélvico?

suelo pelvico Centro Núria Jorba en BarcelonaVamos a hacer un repaso rápido a la anatomía antes de entrar en materia... ¿Qué es el suelo pélvico? Se define como un grupo de músculos y tejidos que forman la cavidad pélvica y sirven de sujeción a los órganos internos de la zona: útero, vejiga y recto. Cuando éstos se debilitan o son dañados pueden descolgarse o alterar su funcionalidad dando lugar a problemas como la incontinencia urinaria o fecal, gases o dolor con las relaciones sexuales. El embarazo, el parto vaginal y la edad son los principales factores de riesgo que influyen en el deterioro de la musculatura del suelo pélvico.

Empezaremos hablando del embarazo, que evidentemente afecta al suelo pélvico ya que durante 9 meses el útero va aumentando de tamaño y va comprimiendo las estructuras vecinas. Pero no hay que alarmarse, ya que nacen bebés a diario y muchas mujeres repiten!! Eso sí, hay que tener algunas precauciones para que durante el embarazo, el parto y luego el posparto no tengamos problemas de incontinencia, prolapsos o dolores con las relaciones sexuales. De ahí la importancia de seguir los consejos del equipo de ginecología que lleven el embarazo y realizar ejercicios que fortalezcan el suelo pélvico durante y después del embarazo, siempre adecuados a cada persona y su situación personal.

¿Qué factores que pueden favorecer que se debilite el suelo pélvico? Sobre todo destacan el sobrepeso al inicio del embarazo o una ganancia ponderal excesiva durante los primeros meses, que el primer embarazo sea a partir de los 38 años, haber tenido un parto previo complicado y no haber realizado rehabilitación posterior, un embarazo gemelar o presentar pérdidas de orina ya al comienzo de la gestación. Si bien es verdad que una mujer puede ya tener el suelo pélvico debilitado previo al embarazo por otros motivos como podría ser haber practicado deportes de impacto o padecer obesidad mórbida, entre otros.

Independientemente de encontrarse en una de estas situaciones o no, es bueno tener en cuenta determinados aspectos durante el embarazo para intentar evitarlo, como por ejemplo intentar no ganar más de 14kilos a lo largo de toda la gestación, evitar el estreñimiento, realizar ejercicio físico adecuado a cada persona y realizar fisioterapia para fortalecer el suelo pélvico y que a la hora del parto tengamos la zona lo más reforzada posible para que la necesidad de realizar una episiotomía o la posibilidad de que se produzca un desgarro sea menor.

Entonces, además de acudir a clases pre y post parto y fisioterapia en casos necesarios ¿qué más podemos hacer para fortalecer el suelo pélvico? Es casi obligado realizar los tan conocidos ejercicios de Kegel, que no cuestan dinero y se pueden hacer en cualquier lugar y situación. Sería aconsejable realizarlos cada día al menos 2 ó 3 veces a lo largo del día, en tandas de 15-20 contracciones cada vez. Además se pueden comprar las también conocidas “bolas chinas” o los conos o pesas vaginales que al llevarlas puestas, con el movimiento, producen una vibración que poco a poco va fortaleciendo la musculatura a base de contraerla para que no caigan. No se deberían llevar puestas más de 20-30 minutos y se debe iniciar sólo con 10 minutos e ir alargando el tiempo poco a poco.

Además de estos ejercicios es recomendable mantener una dieta equilibrada y realizar ejercicio físico adecuado a las capacidades de cada persona.

Abandonamos ya el embarazo para pasar a otra etapa de la vida en la que también se puede debilitar el suelo pélvico, la menopausia. Independientemente de haber tenido hijos o no, con la edad la musculatura se va debilitando y muchas mujeres empiezan a tener problemas de incontinencia de orina, reforzado también por otros problemas como el estreñimiento crónico, el sobrepeso, los cambios hormonales y el cese de la actividad ovárica. Las medidas de prevención son las mismas que en el embarazo, pero en este caso hacemos especial énfasis en el tratamiento con las pesas vaginales, los conos vaginales o bolas chinas ya que al colocarse dentro de la vagina permiten familiarizarse y conocer la zona perineal que en algunos casos está algo olvidada, mejoran la lubricación y en consecuencia mejoran también las relaciones sexuales. Pero ojo! No son un sustituto a realizar los ejercicios de Kegel y previamente a utilizarlos tiene que haber una visita ginecológica para valorar que no hayan otras patologías y cuál de los 3 “juguetes” es más adecuado en cada caso.

Así que, a partir de ahora mismo todas las mujeres a realizar ejercicios de Kegel porque estemos en la etapa de la vida en la que estemos ya veis que reforzar el suelo pélvico ¡sólo aporta beneficios! 

 

Verónica Bonet. Sexóloga clínica y médico de familia

 

 

 

Los solosexuales

solosexuales Centro Núria Jorba en BarcelonaSe trata de personas que deciden únicamente tener sexo consigo mismos, es decir, el sexo social lo eliminan de sus vidas. Apuestan por el bricolaje sexual, hacértelo tu mismo. Además cuentan hasta con su propio símbolo, el símbolo de la masculinidad pero con la flecha hacia dentro del círculo. Bajo su punto de vista, en muchas ocasiones no tienes ganas de seducir a nadie, ni tampoco de explicarle tus gustos ni aventurarte a conocer un cuerpo nuevo o de hacer que el cuerpo familiar sea sorprendente. Escogiendo esta opción evitan estas situaciones.

Per suerte, el sexo en solitario ya hace tiempo que ha dejado atrás la connotación más oscura, negativa, triste y de fracaso, se ha convertido en una actividad lúdica y muy necesaria para conocerse a uno  mismo. De hecho, los sexólogos siempre recomendamos que antes de tener relaciones sexuales con la pareja conozcas tu cuerpo, lo que te gusta y lo que más disfrutas. Así que aunque tengas una relación estable mantener la sexualidad individual es importante, ya que es un espacio muy diferente al de pareja y es una manera de conectar con uno mismo y también de seguir conociendo la propia sexualidad, porque a medida que pasan los años los gustos y necesidades cambian.

El problema aparece cuando esta filosofía de vida se lleva al extremo y hasta sus últimas consecuencias: reducir el sexo solo al espacio individual. Hay muchos portales online de esta tendencia, siendo un punto de encuentro para los interesados en aventurarse en este estilo de vida, los cuales pertenecen a todas las orientaciones sexuales, aunque es cierto que hay muchos más orientando a los hombres, también hay mujeres. Un punto conflictivo en esta decisión es cuando se desea seguir esta moda, pero al mismo tiempo se quiere compartir otros aspectos de la propia vida con otra persona. Aquí es donde aparecen muchas preguntas y ciertas dificultades para conseguirlo, ya que la mayoría tiende a englobarla pareja y sexualidad.

Desde mi punto de vista profesional no hay una sexualidad normal o anormal, podríamos hablar de sexualidad más común o menos. Pero sí que es cierto que cuando una cosa se vuelve exclusiva y anulada el resto buscando siempre los mismos estímulos comporta un riesgo y no es recomendable. Además en muchos casos seguro que hay un trasfondo de huida, una mala experiencia anterior, una frustración, inseguridad, miedo, etc.

 

Núria Jorba. Directora del centro, Sexóloga Clínica especialista en Coaching Sexual 

 

 

 

¡Cariño, hoy no me apetece!

bajo deseo sexual Centro Núria Jorba en Barcelona¿Qué pasa cuando es el hombre el que no quiere mantener relaciones sexuales y cada día tiene una excusa? Sí, los hombre también tienen problemas de bajo deseo sexual y a veces no les apetece!

Vamos a empezar por definir el bajo deseo o deseo sexual hipoactivo. Según el DSM-IV,es la disminución (o ausencia) de fantasías y deseos de actividad sexual de forma persistente o recurrente. El juicio de deficiencia o ausencia debe ser efectuado por el clínico, teniendo en cuenta factores que, como la edad, el sexo y el contexto de la vida del individuo, afectan a la actividad sexual. Dicho trastorno provoca malestar acusado o dificultades de relación interpersonal y no se explica mejor por la presencia de otro trastorno (excepto otra disfunción sexual) y no se debe exclusivamente a los efectos fisiológicos directos de una sustancia (p. ej., drogas, fármacos) o a una enfermedad médica.

Tenemos varias causas que nos lo pueden justificar entre las que destacan problemas orgánicos (desajustes hormonales como bajos niveles de testosterona en sangre, síndrome ansioso depresivo, hipertensión arterial, diabetes, determinados tratamientos crónicos) y problemas más psicológicos que es en lo que nos centraremos en este artículo.

¡No es oro todo lo que reluce! Muchos hombres en la adolescencia miran revistas pornográficas o ven pornografía donde ni los tamaños son reales ni los tiempos de acción son tan largos. Esto les puede llevar a tener una idea errónea de lo que puede ser una relación sexual real y al completo desconocimiento del funcionamiento erótico sexual de propio cuerpo y del de la mujer, adquiriendo unas expectativas nada realistas. Además los roles sociales o lo que se supone que es normal para muchos puede no serlo para otros, con lo que con los años, cuando ven que no duran lo que ellos creen que es normal, o no consiguen que la mujer llegue al orgasmo, se bloquean pensando que no dan la talla e intentan evitar los encuentros sexuales.

Las relaciones de pareja de muchos años de relación o con hijos pequeños pueden llevar a caer en la rutina, la monotonía o incluso dejadez en la relación de pareja porque aparecen otras prioridades (hijos, trabajo…) y ésto también nos puede llevar a un bajo deseo sexual.

Por otro lado, cuando hay una disfunción sexual, también puede verse disminuido el deseo ya que si hay un problema de erección o se eyacula antes de lo que al hombre le gustaría, por vergüenza, por pensar que no satisface a la mujer o por pensar que pierde su hombría, poco a poco va rechazando los encuentros sexuales y finalmente pierde el interés.               

Todo esto puede llevar a conflictos con la pareja si no se habla y se intenta poner solución, la mujer se vuelve más demandante y el hombre más esquivo lo que provoca distanciamiento entre ambos. 

¿Y qué hacemos entonces?

Lo más importante es la comunicación con la pareja. Si hay un problema de disfunción hay que acudir al especialista para tratar el tema en cuestión, ya que al mejorar dicha disfunción el hombre gana en confianza y autoestima y recupera el deseo. Si el problema es un sentimiento de baja autoestima, de escaso conocimiento del funcionamiento erótico sexual o algún otro problema más psicológico, hay que buscar ayuda en un equipo de sexología para que pueda facilitar técnicas y conocimientos para ganar confianza en la materia. 

Lo primero que hemos de saber es el motivo de este bajo deseo y a partir de aquí hay algunos consejos que nos pueden ayudar a mejorar nuestra vida sexual.

Si el problema es la monotonía en la pareja, podemos empezar por cambiar rutinas, es decir, mantener relaciones por la mañana si siempre se hacía por la noche, en el sofá en vez de en la cama, en la bañera, salir a cenar a algún restaurante diferente, buscar una noche fuera para tener un momento de intimidad en una ubicación diferente al domicilio, etc.

Se tiene que intentar fomentar el erotismo y las fantasías. Se puede regalar a la pareja ropa interior sexy, ir a comprar algún juguete sexual que incorporar a las relaciones sexuales, leer lectura erótica o ver una película. Es importante fomentar la comunicación para que la pareja sepa lo que le gusta o le da más placer, cambiar hábitos adquiridos que igual no eran del todo satisfactorios.

Si hay problemas de pareja importantes se debe plantear hacer terapia previamente a intentar solucionar los problemas sexuales.

Si el problema es por una patología previa, se tiene que consultar con el especialista para valorar los tratamientos crónicos que puedan interferir con el deseo y que actitud terapéutica puede ser la más adecuada.

Es importante en todos los casos repasar los conceptos de respuesta sexual, de normalidad y rebajar las expectativas. Tranquilizar a la persona ya que la falta de deseo es algo que tiene solución, eso sí, se necesita tiempo, paciencia y poner interés en solucionarlo por ambas partes de la pareja. 

 

Verónica Bonet. Sexóloga clínica y médico de familia

 

 

Addyi: la nueva viagra femenina


Addyi viagra femenina Centro Núria Jorba en Barcelona

Hoy en día ya se ha hablado mucho del medicamento Addyi (la conocida viagra femenina) pero pienso que es bueno englobar toda la información expuesta hasta día de hoy y dar un punto de vista como profesionales.

Primero de todo pienso que es muy erróneo nombrar –la viagra femenina ya que no tiene nada que ver con la viagra y además añade un punto machista al tema. Su función es combatir la falta de deseo sexual femenino, aumentando los niveles de dopamina y norepinefrina y disminuir los niveles de serotonina (como hacen muchos antidepresivos a través del componente flibanserina).

Anteriormente, antes de la recenté aprobación ya se intentó dar el visto bueno en dos ocasiones pero los motivos anteriores que decantaron por el no fueron los efectos secundarios y los bajos efectos positivos que se obtenían respeto la muestra de control.

Los principales efectos secundarios que se encuentran son los mareos, las nauseas, el sueño, baja presión arterial, sequedad de la boca y hasta pérdida de la consciencia.

También hay otros “peros”, que interacciona con el alcohol y con otros fármacos como la píldora anticonceptiva así como no tiene efecto en mujeres post-menopáusicas, eso reduce mucho el campo de acción. Además, se tiene que tomar diariamente como un complemento vitamínico (no sirve para momentos puntuales) y los efectos no son inmediatos, es decir, que antes de notar algún cambio tenemos que estar en un período tomando la medicación. Recordar que se necesita prescripción médica para poder obtener el medicamento.

Los resultados de las muestras estudiadas antes de sacarlas al mercado para analizar su eficacia concluyeron que las mujeres que se habían tomado la medicación aumentaban una relación al mes siendo esta base de 2-3 relaciones mensuales. Si lo comparaban con el grupo de placebo estas habían aumentado un 0,3 – 0,5.

Para acabar, y no menos importante, tenemos que tener en cuenta el factor psicológico, gran parte de la falta de deseo sexual tiene que ver con los temas psicológicos como malestar con la pareja, estrés laboral, dificultad de gestionar las obligaciones del día a día, personalidades controladoras y perfeccionistas, rutina y monotonía sexual, etc. Por lo tanto, en la mayoría de ocasiones con una terapia psicológica puede ser más que suficiente. 

 

Núria Jorba. Directora del centro, Sexóloga Clínica especialista en Coaching Sexual 

 

Menopausia y deseo sexual

Menopausia y deseo sexual, Centro Nuria Jorba en Barcelona¿Qué pasa en la menopausia que se pierde el deseo sexual?

Si bien es verdad que no a todas las mujeres les pasa, a muchas otras sí y muchas veces no saben el motivo. Empezaré resumiendo muy brevemente que es la menopausia, ¿por qué nos cambia el humor, nos puede aumentar el acné o nos baja el deseo sexual entre otras cosas?

La menopausia es el cese total de la menstruación durante 12 meses consecutivos, sin que haya una causa patológica que la haya producido. Actualmente aparece entre los 44 y los 53 años de edad. La función ovárica va disminuyendo de una manera progresiva por lo que baja la producción de estrógenos y progestágenos que son los causantes de los síntomas que aparecen en este periodo y que son muy variables de una mujer a otra. Los más frecuentes son los sofocos y la sudoración), el aumento del colesterol, la aparición de hipertensión arterial, la tendencia a un estado de ánimo deprimido, el insomnio o la osteoporosis (pérdida de masa ósea con mayor riesgo de fracturas) la atrofia de la región genital y urinaria (causante de la sequedad vaginal, el picor, el dolor en el coito, el sangrado postcoital, la incontinencia urinaria y las infecciones urinarias de repetición). Todo ello provoca la pérdida del deseo sexual, resulta más difícil conseguir la excitación y el orgasmo, hay menos lubricación y por tanto el deseo va desapareciendo.

Visto esto, asusta superar los 40, no? Pues la verdad es que no debería ya que no todas las mujeres sufren todos los síntomas, hay quien pasa por la menopausia y ni se entera, hay quien sólo tiene sofocos y hay quien lo sufre todo! Pero para la mayoría de cosas podemos poner remedio, ya sea con tratamiento médico, por lo que se recomienda consultar siempre al ginecólogo o con tratamiento psicológico.

¿Qué remedios no médicos podemos poner en práctica para mejorar nuestra calidad de vida a nivel sexual?

El primero y más importante es el de cuidar la zona genital, por lo que es indispensable seguir los controles rutinarios con el ginecólogo. Como ya he comentado, en este periodo el clítoris pierde vascularización, lo que provoca una disminución en la calidad del orgasmo y por otro lado, la vagina deja de ser elástica y de producir su propia lubricación, lo que provoca sequedad y que el coito sea doloroso. ¿Soluciones? Realizar gimnasia pélvica ayuda a mantener el tono vaginal y mejora la intensidad del orgasmo. Los ejercicios de Kegel y la fisioterapia pélvica mejoran la pérdida de flexibilidad y la atrofia de los tejidos vaginales. Los primeros son muy fáciles de realizar ya que consiste simplemente en realizar contracciones de la musculatura pélvica, como si quisieras cortar la orina. Para saber si lo realizas de forma correcta haz la prueba cuando vayas a hacer pipí, intenta cortarlo, ése mismo movimiento es el que has de realizar para mejorar tu musculatura pélvica. Pero ojo, no lo hagas cada vez que vayas al baño, sólo como prueba para saber si lo realizas bien, si lo haces cada vez podrías provocarte infecciones de orina! Éste es un ejercicio que puedes realizar en cualquier momento y sin que nadie se entere, mientras conduces, miras la tele o esperas en el dentista! Solo tienes que hace unas 12- 15 repeticiones, 2-3 veces a lo largo del día. Fácil, ¿no? Para ejercicios más específicos debes consultar a un equipo de fisioterapia especializada en suelo pélvico. También se pueden utilizar los conos vaginales o las bolas chinas, que han demostrado gran efectividad para fortalecer dichos músculos. Por supuesto, invertir más tiempo en los preliminares y utilizar lubricantes o cremas con estrógenos tópicos para que la zona vaginal esté más lubricada es ingrediente seguro para un coito satisfactorio!

Buscar tiempo para dedicar a la pareja. El día a día en el trabajo, los hijos, la casa… hacen que cuando llega la noche no se tengan ganas más que de dormir y que la cama sea sólo para eso. Cambia tus hábitos! Busca un espacio para estar con tu pareja diferente de la cama, donde podáis hablar a solas. La comunicación es imprescindible para el buen funcionamiento de la relación de pareja y para mejorar la calidad sexual. Con todos los cambios que se producen es normal que las preferencias sexuales cambien, por lo que es importante hablarlo y comentarle que cosas te gustan más o que otras te gustaban pero ahora ya no te apetecen tanto.  Si nunca habéis hablado demasiado del tema ahora es un buen momento para hacerlo! Una cena a dos, un buen vino.. y ha habar! Buscar un espacio para vosotros que no tiene por qué ser en el dormitorio, hay muchos sitios en casa y fuera de ella. Puede animaros leer lecturas eróticas, ver una película subida de tono... Ten fantasías aunque no las llevéis a la práctica, pensar en el sexo hará que tengas más ganas de practicarlo.

Anímate a probar cosas nuevas. Ponte sexy! Compra algo de lencería, siéntete guapa y créetelo, aunque tu cuerpo no sea el de antes, si te sientes sexy se lo transmitirás a tu pareja y ésta te verá así. Ir a un sex shop y comprar algún juguete para probar, informaros de los múltiples accesorios que hay y comprar el que más os guste. Recuerda, nunca es tarde para aprender y el coito no lo es todo, hay otras maneras de llegar al orgasmo.

Y por último, pero no menos importante, cambia a hábitos de vida más saludables. Duerme más, come más sano, siempre productos frescos y no precocinados, haz ejercicio físico adecuado a tus capacidades, yoga, caminar, nadar, bailar…todo ello te hará sentir mejor y tener un estado de ánimo más positivo. 

 

Verónica Bonet. Sexóloga clínica y médico de familia

 

 

Educación sexual en la infancia

Padre o madre leyendo cuento hija, Centro Nuria Jorba en Barcelona

La sexualidad es una dimensión importante dentro de la experiencia humana, presente desde el nacimiento y nos acompaña a lo largo de la vida, y que nos influye en nuestra identidad, relaciones, personalidad y salud mental. Por eso es crucial recibir una buena educación sexual que nos guie en este ámbito. Cuando hablamos de sexualidad no hablamos solo de genitalidad y relaciones sexuales, sino también de intimidad, autoconocimiento, interacción con otros, autocuidado y placer.

La educación sexual puede empezar desde el nacimiento, aunque un momento de inicio clave puede ser cuando aparezcan las primeras dudas sobre el propio cuerpo. La misión de los progenitores es dar los nombres correctos, en especial a los órganos sexuales, evitando apodos y connotaciones negativas adultas sobre los genitales.

Alrededor de los 2 a 3 años a los niños y niñas les gusta tocar, explorar y mostrar el cuerpo, por lo cual es una buena etapa para abordar los límites entre lo público y lo privado, cuáles son sus partes íntimas, el cuidado y protección de éstas, así como la relación con la desnudez. Uno de los objetivos principales debería ser promover el respeto por el propio cuerpo y el cuerpo de los otros, un espacio personal que nadie tiene derecho a transgredir. De esta forma no tan solo se protege a los niños y niñas de posibles peligros y abusos físicos y emocionales, sino también a disfrutar de la sexualidad bajo sus propios límites.

Alrededor de los 4 años el interés radica en el área biológica (las diferencias entre el cuerpo de hombres y mujeres, de dónde vienen los bebés y cómo éstos nacen, por ejemplo), así que tendremos muchas preguntas a responder.

De los 4 a los 6 años, los menores están en plena etapa de exploración de su cuerpo y el mundo que los rodea. Es probable que la masturbación aparezca. Éste puede ser un tema complicado y preocupante de abordar para muchos padres y madres. Es importante no vivirlo con angustia y aceptarla como una etapa transitoria del desarrollo normal. Podemos aprovechar para enseñar el concepto de intimidad, invitando a nuestro hijo o hija a reservar esa práctica para en su cuarto o estando a solas.

Por último, antes de los 8 años, las niñas y niños deberían conocer cuáles son los cambios físicos y emocionales asociados con la pubertad. Esta anticipación a los cambios les permitirá comprenderlos, normalizarlos y aceptarlos mejor cuando sucedan. 

 

 

Arantxa Moliner. Psicóloga emocional y Educadora sexual

 

 

La hibernación sexual

Hibernación sexual, Centro Nuria Jorba en BarcelonaEste concepto si lo buscamos en cualquier sitio como tal no existe pero yo lo utilizo mucho después de haber visto a consulta que cuando empieza la época del frio la sexualidad en muchas parejas parece que inverne y no salga hasta la próxima oleada de calor.

El calor y las estaciones de primavera y verano predisponen a los encuentros sexuales, el sol, la temperatura, los colores, la escasa vestimenta, el moreno y hasta la propia energía nos proporciona unas condiciones óptimas para tener sexo. Pero, ¿qué pasa cuando llega el frío?

Primero de todo, nos encontramos con que nuestras defensas bajan y nuestra energía consecuentemente también se reduce. La falta de horas de exposición a la luz del sol y el calor es un factor importante. Las hormonas sexuales (la serotonina que genera bienestar y deseo, la testosterona que aumenta el lívido) empiezan a reducirse y nuestro estado de ánimo será menos vital y positivo. La alimentación también cambia, acostumbramos a comer más y los alimentos son más pesados, eso hace que nos sintamos menos atractivos así como tenemos reconocer que tendimos a cuidarnos menos porque nuestro cuerpo no está tan expuesto a la mirada de los otros.

Ante todo este panorama, ¿qué podemos hacer? Pues ahí van algunos consejos y recomendaciones que nos pueden ayudar:

1.- Primero de todo tenemos que priorizar el sentirnos atractivos. No sirve ir sin depilarse, no vigilar nuestra vestimenta con esos pijamas horribles que quitan todo el deseo (aunque es cierto que si no llevamos nada debajo puede tener su juego).

2.- Tenemos que reforzar nuestro sistema inmune, los complementos vitamínicos es una buena manera de no encontrarnos mal y ganar energía.

3.- El invierno puede ser ideal por el striptease, tanta ropa encima puede funcionar perfectamente para irnos sacando poco a poco o crear un juego para que uno o el otro dependa de las respuestas se tenga que ir quitando piezas de ropa.

4.- Ropa interior sexy. Para el frío hay conjuntos de ropa interior que abrigan más pero que son muy eróticos, los podemos aprovechar.

5.- Podemos aprovechar la lluvia y las tormentas para crear un ambiente romántico y sensual ya que psicológicamente el sentir el contraste del frío del exterior con el bienestar de casa ayuda a aumentar el erotismo.

6.- La chimenea o la ducha caliente son espacios que no podemos disfrutar en verano y nos pueden ofrecer un estilo diferente al habitual.

7.- Subir la temperatura con alimentos y bebidas también es una gran idea. Tomarte una copa de vino, chocolate, etc. Seguro que nos ayudan a crear buen ambiente.

Lo importante es buscar la manera de no acomodarnos y aprovechar las oportunidades que nos da el invierno para tener un sexo diferente y no caer en la hibernación sexual. I recordemos que si esto no es suficiente motivo hay varios estudios que confirman que las parejas que hacen el amor tres veces por semana tienen apariencia de entre cuatro y siete años más jóvenes que las que tienen menos. 

 

Núria Jorba. Directora del centro, Sexóloga Clínica especialista en Coaching Sexual

 

 

La Copa Menstrual

La copa menstrual, Centro Nuria Jorba en BarcelonaAún hay muchas mujeres que desconocen la copa menstrual como alternativa a las compresas y los tampones. Esto es debido a la poca publicidad que tiene a diferencia de grandes marcas de higiene menstrual, como puede ser Evax en España. Desde mi perspectiva, creo que es interesante siempre conocer todas las opciones para así decidir cuál es la que mejor se adapta a nuestras necesidades.

¿Qué es y cómo se utiliza? Es un recipiente en forma de campana que se inserta en la vagina para depositar el flujo durante la menstruación. Tiene unos pequeños agujeros en la parte superior y con un rabillo en la parte inferior que permite extraerla con más facilidad, el cual se puede cortar hasta el tamaño que nos sea cómodo. En primer lugar, es importante lavarse bien las manos antes de introducirla. Para facilitar la inserción se dobla la parte superior y se introduce en la parte baja de la vagina, hasta donde no moleste. No absorbe la sangre, sino que queda contenida en el interior de la copa. Según cada mujer o en qué día se encuentre de su menstruación, cuando decida, se extrae, se gira, y el contenido de lo que ha ido acumulando se vuelca en el inodoro. Después es conveniente lavarla con agua tibia, si se desea se pueden añadir unas gotas de jabón neutro, y queda lista para ponerla de nuevo.

¿Qué tipos hay? Según material, encontramos de látex o silicona médica, ésta última es más recomendable para evitar posibles reacciones alérgicas debido al látex. También existen diversas tallas (por ejemplo para antes y después de haber dado a luz o según la cantidad de regla), aunque éstas varían según el fabricante. En las webs de venta puedes realizar un test online para ver cuál es la que mejor se adaptará a ti.  

¿Cada cuánto tiempo hay que vaciarla? Su capacidad oscila en unos 30 ml, lo que constituye la tercera parte del volumen de sangre que pierde una mujer en cada menstruación por término medio. En general, requieren ser vaciadas con menor frecuencia que podríamos cambiar un tampón o compresa. Tal vez, menos el primer día que puede haber un sangrado más intenso, aguanta perfectamente incluso 12 horas, lo que hace que sea adecuada para dormir con ella.

¿Cuánto dura? Es reutilizable, con el mantenimiento adecuado puede durar alrededor de 10 años. Un consejo para mantenerla en buen estado es esterilizarla antes o después de usarla, lo que corresponde a una vez por ciclo. Es tan fácil como introducirla en agua hirviendo unos 3 minutos. Además existen recipientes diseñados exclusivamente para ello en las webs de los principales distribuidores o se pueden usar pastillas esterilizantes como las que se usan para tetinas o chupetes.

¿Cuál es el coste? Los precios oscilan entre los 15 y los 30 euros.

Ventajas e inconvenientes

+      La silicona médica no es adecuada para que los gérmenes se acumulen en ella, lo cual es beneficioso contra posibles infecciones; y al no llevar ninguna sustancia química o tóxica, evitamos padecer el síndrome del shock tóxico (STT) asociado al uso de tampones.

+      Es respetuosa con la flora vaginal, no reseca al no absorber como los tampones, porque solo recoge. Esto también te permite tener más consciencia de la cantidad de sangrado que tienes. Además no produce ningún olor desagradable.

+      Es económica, porque es una inversión que compensa en el tiempo al ser reutilizable. En unos meses ya has recuperado todo el dinero que hubieras gastado en otros productos.

+      No es molesta o incomoda de extraer aunque esté más o menos llena.

+      No es necesario vaciarla tan a menudo, así que podemos despreocuparnos de buscar un baño cada 4 horas como en el caso del cambio de compresas o tampones.

+      Es útil y cómoda para viajar, ya que ocupa poco espacio, o hacer deporte.

+      Puede hacer un efecto suave de succión que adelanta la menstruación haciendo que, además, ésta sea más corta.

+      Es más respetuosa con el medio ambiente, ya que minimizan los desechos debido a la higiene menstrual. Se calcula que alrededor de 315 millones de mujeres en todo el mundo usan tampones o compresas a diario.

-       Las primeras veces puedes necesitar un tiempo para saber colocarla bien, acostumbrarte a llevarla o sacarla, es aprendizaje como cualquier experiencia nueva.

-       En un caso de emergencia para limpiarla, puede resultar engorroso hacerlo en un baño público si no dispone de una pica privada. Una opción sería hacerlo con toallitas húmedas o una botella de agua o papel de váter.

¿Dónde comprarla? Existen diferentes marcas que producen copas menstruales, lo que permite una mayor libertad de elección de modelos, formatos, colores y precios. Aunque podemos encontrarla en algunas farmacias o tiendas ecológicas, también es muy fácil comprarla por internet. A continuación tenéis algunas webs por si os interesa investigar un poco más y animaros a probarla.

 

Arantxa Moliner. Psicóloga emocional y Educadora sexual

 

 

Disfunción eréctil y polifarmacia

Disfunción eréctil, Centro Nuria Jorba en BarcelonaLa disfunción eréctil según el DSM-IV se ha definido como la incapacidad persistente o recurrente para obtener o mantener una erección suficiente para permitir un rendimiento sexual satisfactorio.  En el DSM-V que acaba de salir refuerzan la definición añadiendo que además puede haber una dificultad marcada para mantener la erección hasta finalizar la actividad sexual o puede haber una reducción marcada de la rigidez de la erección. Según éste último se tiene que dar alguna de estas condiciones en un 75-100% de las relaciones sexuales para que podamos etiquetar a un hombre de padecer disfunción eréctil.

También se incluye en la definición en ambos casos, que dicho trastorno eréctil no debe estar causado por la presencia de otro trastorno u otro efecto fisiológico directo de una sustancia (por ejemplo, drogas o fármacos) o a una enfermedad médica.

Aunque es un trastorno benigno, afecta a la salud física y psicosocial del paciente y tiene una repercusión importante en la calidad de vida de quienes la sufren y de sus parejas.

Según los últimos estudios la prevalencia global en EEUU está sobre el 52 % en varones de entre 40 y 70 años no institucionalizados. En otros estudios se han visto prevalencias que oscilan entre el 19,2 % y el 65,6 %. Las diferencias entre estos estudios pueden explicarse por las diferencias existentes en la forma de hacer el estudio, en las edades y la situación socio-económica de las poblaciones estudiadas. En España en varones mayores de 55 años, la disfunción eréctil es una enfermedad altamente prevalente con más de 2.300.000 varones que han consultado por este motivo en el médico o sexólogo.

Aquí nos centraremos en aquellos hombres que tomen medicación por alguna enfermedad cuyo fármaco les puede influir en la calidad de su vida sexual. Intentaré resumir brevemente aquellos fármacos que se usan de forma más frecuente (hay muchísimos más) que afectan a la función sexual, no hablaré de cambios de vida saludables porque eso se da por sentado y cada uno decide si fuma, consume alcohol o hace deporte.

Entre los factores de riesgo para sufrir disfunción eréctil destacan:

Hipertensión arterial y enfermedades cardiovasculares: su tratamiento con diuréticos (furosemida, hidroclorotiazida, espironolactona) son los más comunes que causan alteraciones de la potencia sexual, también betabloqueantes (atenolol, labetalol, propanolol), I-ECAS (enalapril, captopril), Antagosnistas del Calcio (nifedipino, verapamilo).

Los alfabloquantes (sobre todo la alfuzosina, en menos grado tamsulosina, terazosina y doxazosina) serían los fármacos que menos afectarían a la función eréctil y favorecerían también si hay sintomatología prostática.

Síndrome ansioso-depresivo: Aquí la lista es muy extensa. Destacan los antidepresivos  tricíclicos (Amitriptilina, Imipramina, Clomipramina, Nortriptilina), Inhibidores de la recaptación de serotonina (Fluoxetina, Sertralina), Benzodiazepinas.

Hipercolesterolemia: estatinas.

Parkinson: Biperideno (akineton®), Bromocriptina (parlodel®), Levodopa (sinemet®), Trihexifenidilo (artane®)

Analgésicos y antiinflamatorios: ibuprofeno, codeína, fentanilo, morfina, oxicodona.

En cuanto a la diabetes que seguro que os estáis preguntando porque no sale en la lista si se sabe que es uno de los factores de riesgo de la disfunción eréctil, os diré que es más por la propia enfermedad que los fármacos que usamos para controlar la glicemia en sí. La afectación a nivel neurológico, vascular y hormonal que provoca la enfermedad puede dar lugar a disfunciones sexuales.

Enumerados los fármacos, insisto en que no están todos, sólo los que he considerado de uso más frecuente, comentar que no a todos los hombres estos fármacos les provocan impotencia. Habrá quien tome varios fármacos del listado y no tenga problemas en sus relaciones sexuales. Como con todos los fármacos hay mil efectos secundarios y no a todo el mundo le afectan. Cualquier duda siempre es importante valorarlo con el especialista. 

 

Verónica Bonet. Sexóloga clínica y médico de familia

 

 

El mundo swinger

Mundo swinger, Intercambio de parejas, Centro Nuria Jorba en BarcelonaSwinger significa intercambio de parejas, son las denominadas parejas liberales. A día de hoy está muy de moda todo este mundo.

El sexo swinger es un remolino de fantasías, se mezclan muchos elementos, inicialmente hay mucha seducción y mucho juego, entrando en el espacio puramente sexual aparecen factores como el exhibicionismo, el voyerismo, las orgías, los tríos, etc.

Así como se puede solo tener sexo o también establecer un lazo emocional mínimo con la otra pareja con la cual acabarás teniendo sexo.

 Lo más común son dos parejas que se intercambian, pero en algunos casos también es posible añadir solo a una persona creando un trío.

Sí es cierto que es muy importante que la pareja funcione bien antes de entrar en este mundo, para que después pueda ir bien la relación swinger, si no acostumbra a ser un desastre y una experiencia bastante traumática.

Las actividades de intercambio de parejas incluyen:

  1. Observar como otros se relacionan sexualmente
  2. Tener sexo con tu pareja mientras eres observado
  3. Darte besos, acariciarte o tener sexo oral con una tercera o cuarta persona (soft swap)
  4. Tener un intercambio total, con penetración con alguien que no sea tu pareja (full swap)

Hay muchas organizaciones especializadas en este mundo donde se realizan varias actividades. En EEUU existen unos 400 clubs y en Europa más de 600. Muchos de los clubs siguen un formato de bar o de club nocturno con una pista de baile donde allí se establece el primer contacto, otros tiene formato spa y algunos son clubs de campo situados fuera de las ciudades.

Los pasos básicos para iniciarse en el mundo swinger son:

  • La base es la comunicación. La pareja ha de saber cuáles son los límites, con qué se siente cómodo el uno y el otro. Así como es importante decir lo que se siente y piensa en cada momento.
  • Nunca se ha de hacer nada de lo que no se esté plenamente convencido, ya que después siempre comportará un problema en la relación de pareja y un malestar.
  • Se ha de saber el motivo por el cual se hace y se va a un club de intercambio, si es para enriquecerse sexualmente, para esconder problemas de la relación, etc. Ya que dependiendo del motivo es mejor no hacerlo.
  • Es importante buscar información antes de empezar, ver por internet los diferentes clubs que existen y buscar la línea con la cual nos sintamos más cómodos para empezar.
  • El primer contacto es bueno que tan solo sea observar, que te frenes aunque tengas muchas ganas porque así podremos saber cómo las dos partes de la pareja se han sentido y si lo han vivido igual.
  • Se ha de tener una palabra clave con la parella para poder identificar cuando aparezca la incomodidad o el malestar.
  • Se ha de utilizar siempre el preservativo y vigilar con las ETS.
  • Se ha de vigilar los celos, es normal que el primer día se sienta una sensación extraña, pero lo mejor que se puede hacer es hablarlo con la pareja y poner todos los sentimientos sobre la mesa.
  • No es no en el mundo swinger, pero se pide que se tenga una actitud amigable y cercana, ya que la mentalidad es abierta y se quiere evitar el rechazo de malas formas.
  • Se ha de mantener un bon aspecto y es básica una buena higiene personal.
  • Es básico mantener el anonimato de los diferentes miembros que componen este mundo así como el respeto. 

 

Núria Jorba. Directora del centro, Sexóloga Clínica especialista en Coaching Sexual

 

 

Sex&Gym: conexión perfecta

Women's Health publica el artículo 'Sex&Gym: conexión perfecta' con la colaboración de Nuria Jorba como experta. (edición julio-agosto 2015)

 

SEXGYM Conexión perfecta, Article Nuria Jorba, Women's Health

 

 

 

/
JoomSpirit