sexologia clinica nuria jorbaterapia de parejas de la clinica de nuria jorbaBlog de psicologia emocional de nuria jorba

Identidad sexual, identidad de género y orientación sexual

identida sexual y de género, Centro Nuria Jorba

La identidad sexual, la identidad de género y la orientación sexual son partes fundamentales que constituyen quiénes somos. Todos tenemos un sexo, un género y una orientación.  Se encuentran asociados entre sí, pero son conceptos diferentes. Actualmente los temas sobre sexualidad están en boca de todos diariamente, que junto con la investigación en esta temática ha hecho emerger diferentes conceptos, teorías, clasificaciones y realidades a nuestro alrededor. Muchos de éstos son desconocidos y nos perdemos con tanta información nueva. Tanto género como sexo son temas complejos, a continuación encontraréis unas definiciones simplistas que nos pueden ayudar a aclararnos y entender.

La identidad sexual es el sexo biológico que se nos otorga al nacer, normalmente cuando interpretan nuestros genitales, como masculinos o femeninos. Y digo interpretan porque a veces no resulta tan claro afirmar si se trata de un niño o de una niña. Esta ambigüedad en la genitalidad puede ser debida a múltiples causas, por ejemplo hormonales durante el embarazo; en estos casos, se clasifican como intersexuales. Además de por los órganos sexuales, tanto internos como externos, el sexo biológico también viene indicado por los cromosomas (XY para los hombres y XX para las mujeres) y las hormonas.

Es importante no confundir identidad sexual con identidad de género. Esta última es el sentimiento propio sobre nuestro género, es decir, si nos identificamos como una identidad femenina, masculina o andrógina (cuando se encuentran rasgos tanto masculinos como femeninos por igual, sin haber una dominancia de uno de ellos). Se expresa a través de nuestra apariencia, la forma en la que actuamos, nos relacionamos y nos sentimos. El género está fuertemente influenciado por las expectativas sociales y culturales sobre cómo se debe pensar o actuar según se pertenezca a un sexo u otro; es lo que se conoce como roles de género, dado que ser hombre o mujer no solo es un estado biológico, sino también social y legal.

Si nuestra identidad de género y nuestra identidad sexual coinciden seríamos clasificados como cisgéneros.  En cambio, si nuestra identidad sexual y nuestra identidad de género difieren, por ejemplo si nos sentimos hombre habiendo sido asignados al nacer como mujer, se nos identificará como transgénero.

Por orientación sexual entendemos hacia donde se dirige nuestro deseo y atracción sexual. Aunque existen múltiples teorías, y a pesar de que existe alguna base biológica, se desconocen las causas de qué nos lleva a sentirnos atraídos por un sexo. Existen diversas etiquetas, las principales serían:

  • Heterosexual. Una persona se definiría como tal cuando su deseo se dirige hacia personas del sexo contrario.
  • Homosexual. La persona que se siente atraída por su mismo sexo. En el caso de los hombres se les conoce como gays, y las mujeres como lesbianas.
  • Bisexual. Aquella persona que puede sentir atracción y deseo por cualquier sexo indistintamente.
  • Asexual. Esta etiqueta engloba a aquellas personas que no sienten atracción sexual.

En la combinación de estos tres conceptos aparecen múltiples opciones, algunas más o menos predominantes. Conocerlos nos permite ampliar nuestra mirada, además de romper con estereotipos de normalidad que simplifican. También para conocernos a nosotros mismos y nuestra forma de relacionarnos con el mundo, y aprender a respetar la forma en que lo hacen los otros. Es importante saber que existen más realidades más allá del modelo binario tradicional que ha limitado y limita muchas formas de sentir y estar en el mundo. La normalidad es arbitraria y el modelo aceptado hasta ahora es obsoleto y limitador para abarcar la realidad, que existen múltiples variantes y un gran rango de facetas donde se puede situar un ser humano. El conocimiento de las diferentes realidades y el respeto hacia la experiencia de cada individuo hace una sociedad más acogedora, libre y feliz para todos.

 

Arantxa Moliner. Psicóloga especialista en Educación Sexual

 

 

La relación entre la largura de los dedos y ser buen amante

Dedos, Centro Nuria Jorba en Barcelona¿Quieres tener una idea de las habilidades de una persona como amante? Pues tal vez ya es posible saberlo simplemente mirándole la largura de sus dedos. Sé que puede sonar una mica esotérico, pero diversos estudios científicos realizados durante los últimos 10 años han comprobado que hay una relación entre el comportamiento de los hombres y las mujeres respecto al sexo y la medida de sus dedos anular e índice. La relación entre la longitud de estos dedos está relacionada directamente con la cantidad de testosterona que hemos recibido durante nuestra gestación dentro del útero materno. Como más corto el dedo índice respecto al anular, más testosterona hemos recibido durante nuestro desarrollo y esto parece influir en gran proporción en nuestros hábitos sexuales cuando somos adultos.

 

Otro estudio reciente ha indicado que los hombres con los dedos índice más cortos, tiende a ser más infieles que aquellos hombre que sus dedos índice y anular tienen una longitud parecida. Así como los hombre con dedos ‘masculinizados’, se dice que son más románticos y mejores amantes. También se ha comprobado que los hombres que tienen el dedo índice más corto que el anular son más propensos a hacer regalos románticos a sus amantes, cuidan más su apariencia (se preocupan más por la ropa y usan más cosméticos) y realizan más ejercicio.

 

Pero, ¿cómo afecta esta testosterona en las mujeres?

Aunque esta hormona está más presente en los hombres también se encuentra en las mujeres. Sus niveles durante la gestación, así como el de estrógenos (la hormona sexual femenina) influyen en su comportamiento.

Las mujeres con dedos más feminizados y con el dedo índice más largo que el anular tienden a esforzarse más para atraer a sus posibles amantes. Utilizan más maquillaje, roba con más estilo, perfume y joyas. Así como que se ha visto que las mujeres con dedos más femeninos son más propensas a hacer regalos románticos a sus parejas.

Dicho esto ya saber que a partir de ahora cuando conozcamos a alguien, antes de aceptar una cita, mejor fijarse en sus dedos.

 

A partir de este estudio me he planteado cuáles son las zonas más eróticas actualmente para ambos sexos. Para mi sorpresa, los pies están a la cola de las zonas erógenas. Suben las manos y el contorno de las espaldas de ellos y la parte inferior de la espalda y el interior del cuello en ellas. Llegando a los labios que son tanto irresistibles para hombres como para mujeres.  

Si nos centramos en los órganos erógenos por excelencia, encontramos los pechos y los pezones y, a cierta distancia, el culo para ambos sexo. Así como a ellas les atrae más la entrepierna masculina más de lo que creía.

 

La información más sorprendente es la similitud de les respuestas obtenidas, habiendo diferencies raciales, culturales, de edad de orientación sexual en los encuestados.

 

Núria Jorba. Directora del centro, Sexóloga Clínica especialista en Coaching Sexual

 

 

 

La sexualidad después de tener un hijo

Sexualidad después de tener un hijo, Centro Nuria Jorba BarcelonaTodos sabemos que la llegada de un hijo provoca muchos cambios en la vida de los padres y en su rutina. Un bebé demanda atención las 24h del día, y en especial los primeros meses de vida, haciendo que no tengamos tiempo para nada. Por lo tanto, el cansancio y la falta de sueño hacen que muchos aspectos de la vida se dejen de lado, como el afectivo y, sobretodo, el sexual. La relación de pareja queda en segundo plano.

Es totalmente normal, ya que queda muy poco tiempo libre, y lo necesitas para descansar y recuperarte y si es necesario para arreglarte y hacer las pocas tareas de casa que estén quedando pendientes.

Poco a poco el tiempo va pasando y se va recuperando la rutina, pero en ese momento acostumbra a aparecer la vuelta al trabajo haciendo que de nuevo haya una obligación y una readaptación. También aparece de nuevo la recuperación de la vida social. Como vemos, de nuevo dejamos en última instancia la pareja y la sexualidad. Aunque sí que es cierto que es un abandono natural que se produce en todas las parejas después de haber tenido un hijo, el problema es olvidarnos del todo y creer que no hay tiempo de buscar un espacio para el placer.

También tenemos en escena la cuarentena después de haber dado a luz, donde se recomienda a la pareja que no tenga sexo durante las semanas posteriores al parto. Aquí se suman las posibles molestias de la madre después de haber tenido un hijo y el malestar con el propio cuerpo debido a cambios que se han producido durante el embarazo. Así que añadimos tres aspectos más que van en contra de la recuperación de la intimidad de pareja.

 

Por lo tanto, después de haber planteado un panorama bastante desolador, es momento de buscar posibles soluciones o recomendaciones.

 1. Primer de todo hemos de evitar retrasar la recuperación de la intimidad ya que entonces se nos hará mucho más difícil volver a conectar con la pareja. Es importante diferenciar sexo de sensualidad o intimidad. Mantener las caricias, la comunicación erótica, el espacio de intimidad no supone que nos hayamos de llegar a tener sexo desde el inicio, ni tampoco nos comportará un desgaste energético importante ni nos costará un exceso de tiempo.

 

2. Hemos de evitar creer que la sexualidad volverá de una manera natural y espontánea. No pasará, ya que depende de nosotros y de cómo gestionamos nuestros espacios. Siempre habrá cosas a hacer, y más con un hijo, así que nos toca priorizar el espacio de pareja y encontrarle un lugar.

 

3. Toca dejarse llevar, intentar estar en el momento de intimidad y por la pareja. Hemos de aprender a no estar en todo instante pendiente del hijo, con miedos de si se despierta o de si se mueve. Cuesta mucho pero se ha de ir intentando y practicando.

 

4. Hemos de sentirnos atractivos, hemos de recuperar el factor sexual de nuestro ser. Tanto hombres como mujeres, aunque éstas últimas tienen más trabajo porque, aparte de la figura de madres como tal, han de recuperar el aspecto físico.

 

5. Luchar contra el sentimiento de culpabilidad per dedicarnos a nosotros mismos y no estar todo el tiempo pendiente del hijo y para el hijo. Hay el sentimiento de que si pensamos en nosotros dejaremos de ser buenos padres y no es cierto. Para poder hacernos cargo de un hijo en condiciones hemos de estar inicialmente bien con nosotros mismos.

 

6. A partir de ahora se tendrán que planificar los encuentros de pareja, mínimo es recomendable uno cada quince días, y si es posible mejor uno a la semana. A partir de que el hijo tenga 6 meses es el momento de empezar a hacer pequeñas escapadas dejándolo con una persona de confianza. Se empieza con un tiempo corto aumentándolo a medida que lo gestionamos. Se cree que si se planifica entonces se pierde la espontaneidad pero durante ese encuentro de pareja puede surgir todo aquello que nosotros deseemos y de forma inesperada. Recordad que también podemos aprovechar los espacios de sueño de la criatura para tener un pequeño encuentro íntimo.

 

Si con todo esto, observamos que no acaba de funcionar es el momento de pedir ayuda a un profesional. Parece fácil, pero es cierto que conseguirlo lleva esfuerzo, lucha y constancia.  

 

Núria Jorba. Directora del centro, Sexóloga Clínica especialista en Coaching Sexual

 

 

Convivencia y sexo


Convivencia y sexo, Centro Nuria Jorba en BarcelonaEs un tema bastante típico y clásico, la convivencia y el sexo ya sabemos que no son grandes amigos, justamente al contrario. Es importante conocer las causas de que la sexualidad se vea afectada por el sexo  y de esta manera podamos buscar herramientas para que no suceda.

La pasión como tal en una relación dura 1 año, y estoy siendo bastante optimista, pues ésta queda muy enmascarada per la rutina, las obligaciones, la no novedad pasado el tiempo y todo esto se acentúa cuando se convive. En ese momento perdemos el hábito de buscar tiempo para tener sexo, tenemos todo el espacio y vamos retrasando el momento diciéndonos a nosotros mismos “después”. Hasta que al final desaparece.

Un punto importante es que creemos que el sexo fluye solo, igual que fluye durante el enamoramiento, creemos que lo hará eternamente pero no es así. Los inicios están influenciados por hormonas, la novedad y la ilusión; aspectos que poco a poco vamos perdiendo o disminuyendo.

Existe un estudio que se realizó a parejas estables para ver qué factores son los esenciales para mantener y tener deseo y sexualidad. Se encontraron tres:

1. Admiración. Tu pareja ha de seguirte gustando, poseyendo atributos y cualidades que admires y te entusiasmen.

2. Echar de menos. Es uno de los componentes esenciales. La mejor manera de reactivar la chispa es vernos si el otro, la añoranza. Siempre recomiendo que un día a la semana sea para nosotros, individual y otro para  nuestra pareja. A veces estamos demasiado pendientes de estar juntos pero como todos sabemos no se trata de tiempo sino de calidad en los encuentros. Además, otra pauta recomendable es que una vez al año nos separemos una semana, que cada uno vaya por su lado: para desconectar, con amigos… De esta manera renovamos la relación, nos encontramos de nuevo y en el espacio de la distancia podemos analizar nuestra relación, haciéndonos propósitos pendientes a conseguir para que la relación sea de mejor calidad.

3. Novedad. Por supuesto es indispensable añadir el factor novedad. Siempre hemos de introducir nuevas experiencias, nuevos recuerdos porque sino perdemos la conexión con el otro, la complicidad y la sensación que caminamos el mismo camino.

También es importante no dejar de renovar nuestras relaciones sexuales. No podemos conformarnos con los pasos clásicos y típicos porque esto acabará afectando a la sexualidad y al deseo. Por lo tanto, igual que nos proponemos cambiar el estilo de vestimenta, empezar a comer más sano, aprender un nuevo idioma, ponernos en forma… También podemos proponernos incentivar nuestros encuentros sexuales.
A continuación propongo una serie de ideas simples y prácticas, pero para que éstas salgan bien hemos de tomárnoslo como un reto personal y poner ganas.

1. Receta erótica. Tan simple como hacer una comida el domingo, por ejemplo una paella, que podemos hacerla desnudos y simplemente con un delantal. Esto puede darnos mucho juego y añadir algo de chispa y novedad que nos puede faltar.

2. La típica y clásica cena romántica. Es un plan que siempre funciona y nunca hemos de olvidar ni dejar de hacer, pues a través de él reservamos un espacio de pareja y  podemos conseguir un punto más de complicidad que se verá reflejado en la cama.

3. Post-its subidos de tono. Tardamos menos de un minuto en hacerlo y no tiene ningún coste. Es muy divertido, pero incluso aunque tengamos hijos, podemos dejar esta notita enganchada en cualquier sitio para que el otro la vea. Seguro que se sorprende y durante el día acaba habiendo mensajes picantes.

4. Ropa interior. Nunca está de más regalar ropa interior picante y sexy. Es un complemento que se acostumbra a relacionar con mujeres, pero que también es perfecto para ellos. Después de un regalo así, seguro que buscaremos un espacio para utilizar el nuevo conjunto.

5. Complementos sexuales. Nunca fallan. Hay miles de alternativas dependiendo de la intensidad o tipo de juego: aceites corporales, dildos, estimulantes y un largo etcétera.

6. Sesión de fotografíes eróticas. Podemos recrear una sesión donde unos de los dos sea el profesional y el otra la o el modelo. Tiene un punto divertido y casi no necesitamos nada más que una cámara y ganas.

7. Juego de mesa personalizado. Personalmente me gusta mucho esta idea. Se trata de buscar un juego de mesa y poder personalizar las casillas con pruebas picantes que vayan subiendo de tono.

 Como ya veis la mayoría de ideas no implican ningún gasto, además de ser muy fáciles de llevar a cabo. Os animo a poner todo en práctica, a añadir nuevas ideas y a gozar de los pequeños encuentros. Y recordad, los móviles y la televisión son unos de los enemigos actuales de la sexualidad: al llegar a casa, 30 minutos y ¡apagados!

 

Núria Jorba. Directora del centro, Sexóloga Clínica especialista en Coaching Sexual

 

 

Los hábitos pornográficos de los españoles

Los habitos pornograficos de los españoles, Centro Nuria JorbaGracias a las nuevas tecnologías como por ejemplo los registros de Internet podemos conocer realmente cuales son nuestros hábitos en muchos temas íntimos que nunca seriamos capaces de reconocer delante de una tercera persona. Antiguamente nos teníamos que conformar con la idea de que los participantes del estudio en cuestión estuviesen diciendo la verdad y no mintieran o exageraran.

Los datos expuestos a continuación han estado recogidos por el portal más famoso de pornografía: el Pornhub. Este recibe más de 40 millones de visitas y un 2% provienen de España, lo que supone que unos 800.000 españoles acuden al portal a diario.

A continuación se nombran las conclusiones extraídas por este portal después de analizar los datos recopilados en el 2014.

  • España es el décimo país del mundo donde más porno se consume. Los países que más visitan la web son Estados Unidos, Reino Unido y Canadá.
  • El consumo de pornografía tiene un carácter exclusivamente onanista. El tiempo de visita de media al portal es de 8 minutos.
  • Nos gusta la variedad. Teniendo en cuenta que de media un español está 8 minutos, acostumbra a visitar unos 7,2 videos decidiendo cual le estimula más.
  • Dentro de España los isleños, catalanes y madrileños son los que más pornografía consumen. Los extremeños, murcianos y castellanos los que menos.
  • Además la gente de interior tiene unos hábitos pornográficos más conservadores que los ciudadanos de costa.
  • Respecto a los términos más buscado encontramos: “spanish”, “amateur”, “lisa ann” (la actriz preferida por los españoles).
  • El consumo de pornografía es un hábito diario. Para muchas personas se ha convertido en una rutina. Una de cada tres personas consume diariamente.
  • El día de menos consumición es el domingo y el que más el lunes. Así como los días de Navidad y Fin de año cae un 25% y durante los partidos de fútbol, un 50%.

Con todos estos datos ya podemos extraer nuestras propias conclusiones y opiniones.

*Datos obtenidos a través de “El Confidencial”.

 

Núria Jorba. Directora del centro, Sexóloga Clínica especialista en Coaching Sexual

 

 

¿Eres un o una sapiosexual?

Eres un sapiosexual, Centro Nuria Jorba en Barcelona¿Qué significa el concepto sapiosexual? Se refiere a sentir atracción sexual y deseo por la inteligencia o por las cualidades morales de una persona.

Esta atracción siempre ha existido, como ejemplos tenemos el alumno que se siente atraído por los conocimientos del profesor, el deseo hacia personas de mayor edad, ect., pero actualmente debido a la nueva era social donde la tecnología y las redes sociales están en primer lugar, ha hecho que crezca y sea más evidente. Ahora nos conocemos a través de la palabra escrito, hablamos a través de mensajes y seducimos con la narrativa.

¿Quiénes son sapiosexuales?

Los sapiosexuales muestran una necesidad más intelectual, buscan a través de la conversación nuevas experiencias y estímulos, se sienten enriquecidos con nuevos conocimientos que comparte con el  otro obteniendo consecuentemente seguridad, estabilidad y cierta admiración. Esto no quiere decir que el sapiosexual no tenga en cuenta otros aspectos como el físico o la personalidad del otro, sino que prioriza o se siente más atraído por la parte intelectual.

Se dice que las mujeres son más sapiosexuales que los hombres, ya que tenemos diferentes cerebros; los hombres se estimulan más a través de la vista, pero lo tanto, a través del físico, en cambio las mujeres necesitan de otros estímulos, sobretodo el oído es uno de los principales. Por eso a través de la conversación los conocimientos de un hombre acostumbran a provocar atracción sexual.

Diferentes tipos de inteligencia

Cuando hablamos de inteligencia creemos que tiene que ver con lo intelectual, esa inteligencia relacionada con el conocimiento, la información, la cultura, ect. Pero existen muchas otras. Por ejemplo, la inteligencia emocional, relacionada con la gestión de sentimientos, emociones, autoconocimiento, empatía, ect. Por otro lado, también está la social, aquella observable en las interrelaciones, el saber estar, el ser extrovertido, tener sentido de humor, saber ganarte a la gente, ect. Finalmente encontramos las inteligencia sexual y/o erótica, aquel juego sensual que un sabe crear y despertar al otro potenciando el deseo y la seducción.

Recordemos que el mayor órgano sexual y el principal es nuestro cerebro, por lo tanto, cualquiera de las inteligencias comentados pueden provocar una potente atracción hacia otro, convirtiéndonos en sapiosexuales.

¿Cuándo aparece este tipo de atracción?

Todos sabemos que la atracción más conocida es la física y/o química que se inicia en el primer contacto con alguien, al primer instante de ve al otro de tener una primera interacción. Este tipo de interacción no es consciente, ni hacemos un racionamiento al respecto, simplemente la sentimos.

Pero también podemos sentir esta atracción intelectual que se da a un nivel más posterior, cuando ya hemos compartido una mayor interacción con el otro, cuando lo/la conocemos más y nos sentimos atraídos por el vínculo más social, emocional o intelectual. Este tipo de atracción es más consciente, podemos razonarla y saber que estamos sintiendo, aunque esto no quiere decir que lo podamos controlar.

Como matiz, es importante puntualizar que ser sapiosexual puede comportar un peligro si padecemos baja autoestima o somos personas inseguras, ya que la admiración hacia la inteligencia del otro puede abrumarnos hasta el punto de llegar a idealizarlo poniendo a esta persona en un altar y convirtiéndonos en personas dependientes y creando una relación asimétrica.

 

Núria Jorba. Directora del centro, Sexóloga Clínica especialista en Coaching Sexual

 

 

Verdad&atrevimiento

La revista Women's Health publica el artículo “Verdad&atrevimiento' con la colaboración de Nuria Jorba como especialista. (abril-mayo 2015)

 

Artículo verdad atrevimiento, Centro Nuria Jorba en Barcelona

 

 

 

Asexualidad: cuando el sexo no interesa

La revista online Paseo de Gracia publica el artículo 'Asexualidad: cuando el sexo no interesa' escrito por Nuria Jorba. (19 marzo 2015)

 

 

ASEXUALIDAD: CUANDO EL SEXO NO INTERESA

 

Categoría: Cultura | 19 marzo, 2015
Redacción: Núria Jorba

 

La palabra asexual es un término poco conocido a día de hoy, pero lo que el propio nombre indica existe desde hace mucho tiempo. Muchas personas han vivido en la oscuridad, siendo lo que no eran, mostrando un deseo que no sentían, viviendo una vida que no era la que realmente deseaban a causa del poco conocimiento que había y sigue habiendo sobre estaorientación sexual llamada asexualidad.

 

¿Qué es la asexualidad?

El 1% de nuestra población se considera asexual, pero ¿qué es realmente la asexualidad? Se define como el no sentir atracción sexual hacia hombres y mujeres, así como tampoco sentir deseo de mantener una relación sexual. La asexualidad es una orientación sexual con la que se nace, igual que cualquier otra, una orientación que no contempla la sexualidad como tal en su vida.

Es importante diferenciar el celibato, el bloqueo sexual y la aversión al sexo de la asexualidad. Se supone que no tiene que haber un malestar sexual o ser una elección consiente, sino que la persona sexual no tiene ningún impulso de deseo ni de atracciónhacia otra persona.

 

Tipos de atracción

Los asexuales tienen sensaciones, tienen sentimientos, son como cualquier otro ser humano sexual pero sin impulsos sexuales. Haciendo un paralelismo: hay parejas que no tienen el deseo de tener hijos y deciden vivir una vida sin niños en comparación de otras que tienen descendencia,  esto no supone ser diferentes, tener un problema o ser menos pareja por no querer tener hijos sino que los deseos son distintos y el estilo de vida que se quiere llevar también es distinto. Simplemente hay diferentes prioridades. Pues a los asexuales les ocurre exactamente lo mismo, tienen diferentes prioridades, modos de ver la vida en los que hay muchas otras atracciones y sensaciones fuera de la sexual.

Existen muchos tipos de atracciones como la afectiva (deseo de sentirnos cuidados y queridos), la atracción física y/o estética (ver a alguien físicamente deseable y bonito), laatracción romántica (sentir una conexión y enamoramiento con alguien), entre muchas otras. Estos tipos de atracciones están presentes en los asexuales, las sienten y las viven.

 

¿Y la pareja?

Muchos os estaréis preguntando ¿qué ocurre entonces con el aspecto de la pareja? Pues la verdad es que un asexual desea de igual modo que la persona sexual poder mantener una relación de pareja aunque quita de la ecuación el punto de la sexualidad. Plantean sus relaciones de pareja desde un prisma de afectividad e intimidad. La complicación aparece en la ambigüedad entre la amistad y la pareja ya que la barrera diferencial que acostumbra a ser la sexualidad en las personas sexuales desaparece.

La complicidad en una relación se puede obtener de muchos más modos a parte de la vía sexual, hay la intimidad afectiva, la comunicación empática, el apoyo, etc. Aunque sí es cierto que si uno de los miembros de la pareja es sexual y el otro asexual aparece una diferencia importante que hay que solventar de algún modo.

En estos casos, como recuerdo una paciente de mi consulta, María de 39 años, comentaba que no le importaba mantener relaciones sexuales con su marido para satisfacer su necesidad, que entendía que ella no podría arrebatarle su sexualidad y que no le suponía ningún mal trago sino simplemente que no deseaba ni tenía una fuerte excitación, lo vivía desde un punto de unión, de intimidad y un espacio de romance. En ocasiones, María me confesó que se estimulaba, que no sentía una necesidad imperiosa pero que tenía placer al hacerlo, eran unas sensaciones simplemente agradables. Algunos asexuales pueden llegar a tener libido, a excitarse con regularidad pese a que estas sensaciones no acaban implicando una relación sexual, no necesitan compartirlo. En estos casos la masturbación es la primera opción escogida.

La práctica de la masturbación y/o contemplar la relación sexual como un espacio de intimidad comportará mayor facilidad o dificultad de tener hijos. Si por ejemplo un hombre asexual desea tener hijos pero no contempla la sexualidad como vía puede complicarse el desenlace aunque sí que es cierto que la mayoría de asexuales en esa tesitura utilizan la relación sexual como el camino para conseguir el objetivo deseado, tener hijos.

 

¿Si soy asexual dónde encuentro apoyo?

Gracias a que esta orientación sexual ha empezado a salir a la luz y a ser conocida socialmente, ha permitido la visibilidad y el conocimiento de muchas asociaciones de asexualidad, en las que toda persona asexual puede sentir apoyo, resolver ciertas dudas en los casos de personas jóvenes, sentirse comprendidos y hasta encontrar una pareja que viva y entienda la sexualidad del mismo modo que ellos. La asociación más conocida es AVENes(Red para la educación y la visibilidad de la asexualidad para personas hispanohablantes) así como hace poco ha aparecido en Youtube el primer multivlog en español sobre asexualidad llamado Avenites Asexuales.

 

Espero que dentro de poco tiempo podamos conocer y comprender la asexualidad del mismo modo que hoy vivimos la homosexualidad, como una orientación más.

 

 

 

Realidad virtual y pornografía

Realidad virtual y pornografia, Centro Nuria Jorba en BarcelonaEste tema está poco tratado, dado que es un concepto muy nuevo. Lo planteo porque el domingo pasado de comida en casa de un amigo, tenía un juego de realidad virtual, con gafas, cascos que pueden hacer que tengas la sensación de estar en el espacio, en el cine o incluso viendo una escena pornográfica.

Me plantee qué podría suponer ver una escena erótica en realidad virtual, pues en primer lugar está la sensación de estar en ella, de observar a la pareja que está teniendo una relación sexual. Investigando más a fondo, también he visto que existen diferentes tipos de vídeos sexuales aptos para este tipo de realidad virtual. Puedes sentir como un hombre o una mujer te practica sexo oral o tiene una relación sexual contigo o ser espectador de un streaptease.

Por lo tanto, mi reflexión es: ¿dónde están los límites? ¿Ver estas escenas a través de la realidad virtual es una infidelidad? ¿Al ser una máquina está permitido? Hemos de verlo como un simple vídeo pornográfico o hay más factores a tener en cuenta.

En primer lugar, nos hemos de plantear que la percepción cambia por completo, nos aislamos de la realidad al ponerlos las gafas y nos sumergimos en un mundo paralelo que solo forma parte de nosotros, que podemos escoger, adaptar y hacer lo que queramos sin movernos del ordenador, además es totalmente íntimo y privado. Por lo tanto, se despiertan sensaciones a las cuales no podríamos tener acceso tan solo a través de una pantalla de ordenador o de televisión. Nos vemos como agentes activos, los efectos del realismo trasladan a nuestra mente vivencias más impactantes que pueden llegar a confundir el mundo real. Esto comporta que todo sea más cuestionable a nivel de términos de infidelidad, permisión, de ética y moral.

Como aspectos positivos, si se comparte en pareja puede ser una herramienta muy interesante, ya que no comporta riesgos y podemos ampliar nuestro repertorio de sensaciones y experiencias. Es una forma segura de acercarnos al mundo del intercambio de parejas, podría ser útil para un primer contacto para aquellas parejas que quieran introducirse en un mundo más liberal. Al reflexionar sobre las aplicaciones terapéuticas que podría tener esta realidad virtual podría ser óptima para esas personas que se sienten inseguras sexualmente, o que nunca han tenido un encuentro sexual. Ya que les puede ayudar a superar miedo, a conocer de más cerca una relación sexual y hacer que en una situación real estén más cómodos.

¿Qué pensáis vosotros? ¿Lo veis como una herramienta de utilidad en el mundo de la sexualidad y la pareja? ¿Deja más vacios y conllevará más inseguridades y límites confusos?

Des de mi punto de vista tiene tanto aspectos a favor como otros muy perjudiciales, por lo tanto, sigue siendo un dilema.

 

Núria Jorba. Directora del centro, Sexóloga Clínica especialista en Coaching Sexual

 

 

El orgasmo femenino

El orgasmo femenino, Centro Nuria Jorba en BarcelonaEste  tema no se habla habitualmente, o al menos no de forma directa y sincera, siendo imprescindible hablar de ello. Dado que dependiendo de lo que se diga aparecen unas inseguridades o nos sentimos que somos poco normales al no entrar dentro de la norma establecida por la sociedad o por la información dada hasta entonces.

En primer lugar, hemos de enfatizar que aún queda mucho por descubrir, todavía se desconoce cómo funcionan los órganos genitales femeninos durante el orgasmo, cuáles son esenciales y cuáles no tienen función alguna. Hay investigadores que comentan que existe el punto G, una zona vaginal sensible. Otros que afirman que tan solo el clítoris interviene en el orgasmo, y otros que hablan de un complejo clítoris-uretro-vaginal; profesionalmente es por la opción que me decanto porque todo en la vida suele deberse a una suma de factores, no acostumbran a ser tan simplistas. Pueden haber agentes activos, como en este caso el clítoris que produce el orgasmo, otros pasivos como la uretra que todavía no se tiene claro cuál es su papel exacto, y otros más secundarios como el de la vagina, donde una vez se produce el orgasmo se dan unas contracciones involuntarias las cuales se cree que podrían ayudar y guiar a los espermas a conseguir la fecundación.

Haciendo un repaso de las últimas noticias al respecto, encontramos a dos investigadores italianos, padre e hija (Vincenzo y Giulia Puppo), los cuales tiran por tierra ciertos conceptos establecidos por ahora y además proponen un cambio de terminología. Éstos comentan que el orgasmo vaginal es una falacia igual que el punto G. Creen que el clítoris es el único órgano importante y necesario para conseguir el orgasmo y que debería ser renombrado como el “pene femenino”. Por supuesto todas estas afirmaciones han comportado una avalancha de críticas por parte de otros expertos en la materia.

Lo que deberíamos tener claro es que existe mucha falta de información al respecto y que no acabamos de saber cuál es el funcionamiento del aparato genital femenino durante el orgasmo, pero este acercamiento no debería ser desde los genitales masculinos ni su fisiología, simplemente hemos de tener un lenguaje para cada sexo y buscar de forma individual la manera de obtener placer.

Es importante recalcar que sí se ha comprobado que en la mayoría de casos el alcance del orgasmo en mujeres es a través de la estimulación del clítoris, ya sea directamente (a través de su frotamiento con la masturbación) o de manera indirecta (a través de la estimulación durante la penetración). Muchas mujeres tienen dificultades para alcanzarlo indirectamente o no resulta suficiente para llegar al clímax, y esto no ha de significar nada negativo ni problemático.

En consulta llegan muchas mujeres que dicen no conseguir el orgasmo con la penetración, esto no es tener un problema, sino una realidad para muchas mujeres. Estas mujeres están condicionadas por lo que otras dicen que sienten, hacen o consiguen. No podemos obligarnos a sentir placer ni clítoridianamente, ni vaginalmente, ni a través del punto G… simplemente hemos de dejar que nuestro cuerpo no indique, aceptar el placer que nos proporciona y no dejar que nuestro cerebro domine ese momento decidiendo si lo que sentimos es correcto o no. Todo es correcto y permitido, mientas no afecte a un tercero. Por lo tanto, en el que nos hemos de centrar es cómo se comporta nuestra mente en el momento sexual: si sabemos dejarnos llevar, si sabemos apagar nuestros pensamientos racionales y sabemos disfrutar de nuestro cuerpo.

 

Núria Jorba. Directora del centro, Sexóloga Clínica especialista en Coaching Sexual

 

 

Una vida sin sexo

Una vida sin sexo, Centro Nuria Jorba en Barcelona¿Qué pasaría si no tuviésemos sexo durante un año? Esta pregunta no tan solo me la hago yo, sino que expertos en el campo de la investigación se han dedicado a encontrar cuáles son los efectos positivos y negativos que provoca la abstinencia sexual.

En primer lugar, hemos de analizar la persona en cuestión, dado que cada persona es un mundo y tiene unas necesidades diferentes, un estilo de vida, una edad, un estado de salud, una forma de vivir la sexualidad...

En términos generales podemos hablar de dos tipos de abstinencias sexuales:

La voluntaria. Por varios motivos se toma la decisión de no tener sexualidad. Se vive una vida orientada a otros factores y creemos que la sexualidad no debe ser uno de ellos.

La involuntaria. La falta de sexo es consecuencia de gran variedad de factores, como la falta de habilidades sociales para relacionarse, miedos o problemas psicológicos que hacen vivir el sexo como amenaza, un exceso de complexos, baja autoestima, emociones no resueltas, experiencias traumáticas del pasado; por nombrar algunas. Lo que acaba sucediendo es el bloqueo inicial del deseo sexual no dando lugar a la sexualidad.

Un artículo del Mundo enumera una serie de consecuencias al no tener sexualidad en nuestra vida:

  • Se priva al sistema nervioso de un efecto analgésico natural, ya que les endorfinas que se liberan durante el sexo permiten aligerar ciertos dolores.
  • Los que padecen insomnio se quedan sin uno de los principales inductores de sueño. Como consecuencia se da baja concentración, peor humor, perdida de reflejos y fatiga.
  • Se pierde protección frente al riesgo cardíaco, ya que el sexo es un excelente ejercicio físico.
  • La doble ausencia de sexo y ejercicio resulta fatal per los niveles de colesterol en mujeres.
  • Si no es compensa con una buena hidratación o otro tipo de ejercicio que permita una bona oxigenación, la piel se apaga al verse privada de este aumento de circulación sanguínea durante las relaciones sexuales.
  • Puede ser síntoma de déficits afectivos y emocionales muy perniciosas para la salud y generadores de frustración.
  • Si está provocado como mal menor per no afrontar una disfunción o un trastorno (perdida de deseo, eyaculación precoz, disfunción eréctil…), lejos de solucionarlo, puede intensificar el problema. En mujeres, la sequedad vaginal puede derivar en atrofia vaginal. En hombres, peor salud de la próstata.
  • En la pareja, la falta de sexo provoca desequilibro emocional, infidelidades y rupturas. Si las exigencias de uno de los dos no están satisfechas, le ocasionará irritabilidad y sentimientos de negativos muy graves para la relación.
  • Los que mantienen relaciones sexuales menos de una vez por semana muestran un sistema inmunológico más débil.

Puntualizar que la sexualidad no solo significa coito y orgasmo, sino que es mucho más amplio: la sexualidad también es intimidad, afectividad, deseo o seducción.

 

Núria Jorba. Directora del centro, Sexóloga Clínica especialista en Coaching Sexual

 

/
JoomSpirit