sexologia clinica nuria jorbaterapia de parejas de la clinica de nuria jorbaBlog de psicologia emocional de nuria jorba

Los juguetes eróticos masculinos

Cuando pensamos en una tienda erótica, conocida mayoritariamente como sex-shop,  lo primero que se nos viene a la mente es seguramente la imagen de un dildo, un vibrador; pero no realístico sino de esos pequeños, de colores, con formas divertidas. En fin, orientadas  a la masturbación y el placer femenino. Es verdad que las mujeres siguen investigan y poco a poco abriendo los ojos a nuevos horizontes sexuales, pero ¿qué pasa con la sexualidad masculina? ¿Dónde están sus juguetes sexuales?

Poco a poco parece que las tiendas eróticas van teniendo más material orientado al sector masculino pero aún queda mucho por descubrir. Por eso pienso que hoy toca hablar de los juguetes eróticos masculinas, ¿qué hay para que ellos puedan gozar solos o acompañados?

Los juguetes eróticos masculinos tenga, Centro Nuria Jorba en BarcelonaUna de les primeras marcas que se adentro en este mundo fue la marca TENGA, la cual está especializada en juguetes masculinos. Per ejemplo, esta marca comercializo un tubo el cual existen en diversos formatos y que permite reproducir lo que sería un coito vaginal o anal o una felación. No lleva vibración y además es muy económico, ya que ronda los 15€ aproximadamente.

Los juguetes eróticos masculinos hand solo, Centro Nuria Jorba en Barcelona


Para la masturbación con vibración tenemos un producto que se llama Hand Solo de la marca Rocks Off. Se trata de un agarre de silicona con rugosidades y que incorpora una bala vibradora con 7 velocidades diferentes.

 

Los juguetes eróticos masculinos lubricante maximum, Centro Nuria Jorba en BarcelonaSi nos centramos en los lubricantes tenemos una amplia gama con alternativas diferentes dependiendo de las necesidades del público. Vamos desde lubricantes retardantes para conseguir alargar la relación sexual hasta lubricantes como el Maximum, que su característica diferencial es que aumenta la fuerza y el rendimiento a través del efecto de hierbas naturales, pasando por los lubricantes que aumenten las sensaciones o los anales para experimentar otros placeres, ya que poco a poco los hombres se van abriendo al sexo anal. 

Los juguetes eróticos masculinos anillo vibrador, Centro Nuria Jorba en BarcelonaOtro juguete es el anillo vibrador ya conocido por bastante público pero como última novedad tenemos el anillo triple, el cual incorpora tres bales vibradores en vez de una permanente: una estimula al miembro, otra a los testículos y la tercera estimula el clítoris de la mujer durante el coito, aunque también se puede practicar sexo anal.

 

Los juguetes eróticos masculinos, Centro Nuria Jorba en BarcelonaComo último juguete, siendo adecuado para usar en pareja, es el vibrador we vibe que permite disfrutar de diferentes vibraciones durante el coito, en el que estimula el miembro y la parte interna de la vagina así como la zona del clítoris. 

 

Así que ya no nos quedan excusas para no innovar y experimentar en el mundo de la sexualidad, lo que toca es ir a investigarlo físicamente a alguna tienda erótica y comprar aquel que más nos llame la atención para poder poner en práctica este mismo fin de semana.

 

Núria Jorba. Directora del centro, Sexóloga Clínica especialista en Coaching Sexual

 

 

Síndrome de excitación sexual/genital persistente

mujer sentado en alfombra roja, Centro Nuria Jorba en BarcelonaSe trata de un problema sexual femenino de carácter bastante peculiar y misterioso. A penas existen unos 1000 casos diagnosticados en todo el mundo. La mujer experimenta una excitación genital sin haber tenido antes un estímulo.

Hace unos días salió la noticia de una mujer de 44 años, Kim Ramsey, que sufre unos 100 orgasmos al día. Un mínimo movimiento de pelvis, en el coche, al levantarse de la cama, haciendo las tareas de casa, ect. puede desencadenar un orgasmo. Tal cantidad de clímax hace que no pueda llevar una vida normal ni tener una relación sexual normal. Se siente agotada y permanentemente tensa cuando está en público. No puede controlarlo y se trata de un síndrome incurable que en su caso fue causado por un accidente al caerse por unas escaleras causándole un quiste en la columna vertebral justo en el punto donde se origina el orgasmo en la mujer.

De todos modos, sigue siendo un síndrome muy desconocido que debemos seguir investigando.

 

Núria Jorba. Directora del centro, Sexóloga Clínica especialista en Coaching Sexual

  

Sex Coaching: mejorando nuestra vida sexual

EL PAÍS publica el artículo “Sex Coaching: mejorando nuestra vida sexual” (11 de Octubre de 2014)

Nuria Jorba, directora del centro, es una de las pioneras de esta especialidad, Sex Coaching, en España.

 

SEX COACHING: mejorando nuestra vida sexual 

Nadie nace sabiendo, y en cuestión de sexo, menos. Es cierto que, muchas veces, todo va mejor cuando simplemente nos dejamos llevar pero, en ocasiones, las inseguridades, las rutinas, o las presiones externas nos hacen perder un poco el rumbo, y rogaríamos por una guía que nos enseñe de nuevo el camino, o que, quizás, nos muestre uno nuevo sobre el que innovar.

El sex coaching es la disciplina que nos ayuda a mejorar nuestra vida sexual. Y ojo, no hay que confundirla con la sexología. Si bien un sexólogo nos puede ayudar a superar una dificultad, un sex coach simplemente nos indicará cómo mejorar lo que, en realidad, ya funciona. Es algo así como aventurarse a poner la guinda del pastel.

Ilustración sex coaching terapia, Centro Nuria Jorba en Barcelona

Ilustración del diseñador Jorge Dueñas Villamiel para Eros.

 

Aunque no todo es ideal, y es que el sex coaching también ha sido motivo de polémica, ya que en Estados Unidos, donde esta tendencia está de moda, el experto entra en el propio dormitorio para observar de primera mano el encuentro sexual de la pareja y señalar qué cosas podrían mejorar. En España, donde estas técnicas aún no son tan conocidas, se tiende a buscar más esos equilibrios en la consulta, y es que una cosa es hacer de guía, y otra de director de orquesta.

Para conocer un poco más qué es exactamente el sex coaching hablamos con algunas de las mejores expertas del panorama nacional. Una de las más conocidas es sin duda Marian Frías, psicóloga, sexóloga, coach, y una voz habitual en la materia. "El coaching es el arte de identificar y gestionar los cambios que podemos hacer, para alcanzar las metas que deseemos".

Según Marian, una de las claves pasa por entender que "tendemos a tener un papel de queja (y pasivo) en nuestras relaciones" y el pasar a ver el sexo como un valor positivo "coloca a las personas y a las parejas en una actitud proactiva, de cambio, y esperanza". De hecho, en su opinión, los clientes no son las personas que acuden a consulta sino que "el cliente es la propia relación y esta se transforma en fuente de aprendizaje, desarrollo y evolución personal (...) El coaching sexual y de relaciones no consiste en instruir, sino en que cada uno descubra su forma de hacer”.

Por su parte, Raquel Gargallo, coach sexual y personal, explica cuál es la realidad de un sex coach en España. "En mi día a día, lo más importante es atender a miscoachees en la consulta, para lo que dedico sesiones de hora, hora y media, pero también lo es no dejar de trabajar en mí, tanto a nivel mental como a nivel profesional, por lo que sigo investigando, aprendiendo y formándome". Sobre cuál es su enfoque en dichas sesiones, Raquel aclara en primer lugar que trabaja en consulta, porque cree que no es necesario entrar en el entorno de la pareja para conocer su situación. "En la primera sesión hablo con ellos, les explico la forma de trabajar y les paso un cuestionario de 20 preguntas para que contesten tranquila e individualmente. en casa. Partimos siempre de que todo lo que necesitan saber para cambiar y mejorar, lo que desean, está dentro de cada uno de ellos".Y es que es al final es tan simple como entender que "muchas personas caen en la rutina, se olvidan de ellas mismas, de las necesidades propias y de las de su compañero y necesitan volver a conectar con ellos mismos". Aunque en su consulta no solo recibe parejas, sino también "personas solteras que buscan pareja, a una parte de la pareja, o a un grupo de personas que tenga un mismo interés".

Lo que desde luego queda claro es "actualmente, y cada vez más, queremos disfrutar más, vestir mejor, estar más guapos, ver más mundo, y lo mismo pasa con querer tener una sexualidad de mayor calidad", según nos relata una de las voces ya conocidas en Eros, Núria Jorba, sexóloga y pionera en el coaching sexual en España. La experta matiza que para hacer un buen coaching, además de precisar formación previa en psicología y sexología, es clave tener claro que la persona o personas que llegan a consulta "consigan disfrutar pero a su manera, es decir, sacar el potencial sexual que ellos desean sin seguir un patrón determinado".

Por eso hay que tener en cuenta que cada tratamiento debe ser personalizado, y que los consejos que sirven para unos no sirven para otros. "La primera clave es no forzar. Hay parejas que quieren volver a conocerse después de años cuidando a sus hijos pequeños, otras que quieren abrirse a nuevos mundos como los intercambios, alguna persona viene para conocer más al sexo opuesto y tener más seguridad en el ámbito sexual".

Por último, su recomendación para los interesados en aventurarse a mejorar su vida sexual es simple: "Inicialmente debemos saber qué queremos, después debemos hablarlo con la pareja y a continuación debemos decidir qué queremos cambiar y hacerlo marcándonos las metas y retos apropiados".

 

 

Dos maneras de practicar sexo

pasión, Centro Nuria Jorba en Barcelona

Cada día salen nuevas tendencias sexuales, y hoy podemos hablar de dos, de las que seguro que las hemos practicado, pero ahora se le ha puesto un nombre un poco más atractivo y seductor.

El Slow Sex es el primer tipo de sexualidad que podemos poner en práctica, es la que se suele perder con facilidad porque la vida actual nos hace ir rápido en todas partes dejando poco tiempo para disfrutar del placer con tranquilidad. Sobre todo se trata de poder llevar a cabo un erotismo lento y delicado.

Este tipo de sexo no tiene nada que ver con el sexo tántrico, no se trata de una disciplina oriental ni de controlar el orgasmo sino de conseguir una mayor calidad sexual. Para ello nos tenemos que dedicar a sentir las sensaciones que van apareciendo poco a poco en nuestro cuerpo y en nuestra mente, aprendiendo más de lo que nos pasa, de lo que nos gusta y poder también estar más pendiente y de una manera más profunda de las sensaciones y los gustos de nuestra pareja.

Esta práctica nos proporciona muchos beneficios: conocernos más, poder comunicarnos con nuestra pareja, intensificar los sentidos; dar más espacio a la sensualidad, ya la excitación en vez de pasar directamente a la penetración y orgasmo (que también está bien de vez en cuando); poder cuidar los detalles, añadir ciertos complementos eróticos, así como fomenta lógicamente el bienestar de la pareja y su complicidad.

Al mismo tiempo debo decir que muchas veces si el sexo siempre es lento, tranquilo y erótico también nos puede llegar a aburrir, que en ciertos momentos necesitamos más un momento pasional y estimulante, necesitamos el Sex Express.

Una encuesta muestra que la mayoría prefiere que el sexo dure menos de 15 minutos, pero no suele ser porque nos gusta este tipo de sexo sino porque es una manera de hacerlo, pero de que no nos suponga demasiado tiempo ni esfuerzo.

En el sexo exprés es definido como aquel sexo espontáneo y basado en una sexualidad mucho más animal y egoísta, más centrada en conseguir el placer uno mismo. Se experimente a través del sentimiento de urgencia, de ganas inmediatas comporta que el juego previo sea escaso o nulo.

Por ello, es un sexo que alimenta la parte más química de la pareja, el deseo más pasional eliminando por completo la monotonía y la sensación de poco deseo.

Si queremos disfrutar de un sexo exprés debemos decir que es necesario:

1. Empezar besando mucho a la pareja a través de los besos pasionales e intensos creando la excitación inmediata.

2. Mantener la vestimenta puede ser aún más excitante que hacerlo sin ropa, aumenta el sentido de urgencia y la necesidad primitiva de posesión del otro, además no perdemos tiempo y conseguimos que aquella pasión inicial no se apague.

3. Es importante probar nuevos lugares, la novedad aumenta el deseo y provoca adrenalina tanto porque está prohibido o en un lugar público por el hecho de poder ser descubiertos. También fomenta la sensación de espontaneidad.

4. Fantasear es un punto importante para estar en sintonía con el momento tanto cargar de pasión, además, es una manera de soltarnos y de sentirnos totalmente libres para poder expresar nuestros deseos. Ahora bien, debe hacerse siempre desde una conversación "sucia" ya que si no ponemos el toque primitivo en el habla todo quedará descompensado y fuera de lugar.

 

Núria Jorba. Directora del centro, Sexóloga Clínica especialista en Coaching Sexual.

El mejor sexo empieza a partir de los 40

Sexo a los 40, Centro Nuria Jorba en Barcelona

Después de los 50, 60 o 70 años las personas experimentan cambios en su sexualidad y muchas creen que el buen sexo ha terminado, pero no es así. Lo importante es tener una buena información para poder adaptarse a los cambios, añadiendo creatividad y sentido del humor.

Datos científicos indican que el sexo mejora con la edad, y en el caso de las mujeres es muy evidente. Los orgasmos femeninos suelen ser mejores y más frecuentes a medida que se van cumpliendo años. Así lo afirma un estudio que dice que mientras el 61% de las mujeres entre 18 y 24 años llegó al clímax la última vez que tuvo relaciones sexuales, las de treinta y tantos lo lograron en un 65%; pero ahora viene lo mejor, el porcentaje de las que lograron un orgasmo aumentó hasta el 70% en el grupo de mujeres que tienen 40 y 50 años.

Pero, ¿qué es lo que hace que haya mayor respuesta sexual ante un descenso de las facultades físicas? Hay varios factores que lo favorecen: disfrutar de una buena salud física, tener una situación socioeconómica estable y favorable, la disminución de cargas familiares, una comunicación positiva con la pareja, la aceptación de los cambios físicos, una vida social activa, etc . Y dos aspectos que también son importantes: el miedo al embarazo ya no está y la disminución de la presión de la vida laboral y maternal permite disfrutar de más tiempo libre.

Otro aspecto relevante a tener en cuenta es la madurez a la hora de reconocer los gustos personales y las técnicas que resultan más o menos agradables y estimulantes. Por tanto, el mayor conocimiento de uno mismo y la confianza en pareja facilitan la desinhibición a la hora de comunicarse, explorar y jugar.

Datos curiosos que todavía reafirman más que el placer a partir de los 40 años aumenta es que las mujeres de esta edad son unas de las principales consumidoras de juguetes eróticos. El 38% de las mujeres mayores de 40 años adquiere vibradores y el 52% bolas chinas.

Es verdad que muchas parejas de esta edad comentan que ya no tienen tanto deseo sexual como años atrás, pero suele no ser consecuencia de factores físicos (factores hormonales que sí influyen), sino es debido a la falta de novedad. Por eso es tan importante cultivar la parcela del erotismo (lectura, cine, juegos, etc) para poder seguir disfrutando de nuevas sensaciones y experiencias que mantengan la motivación hacia el sexo. Y en este punto podríamos incluir la masturbación y el placer personal, aspecto que pienso que nunca se debe dejar perder porque es tanto o más necesario que la sexualidad en pareja.

Y los datos dicen que el 78% de las mujeres de entre 40 y 50 años que la han practicado lo siguen haciendo, así como 77% de las que tienen entre 50 y 60 años. Además no hay que olvidar que muchas personas no tienen una pareja, pero no por ello se debe renunciar a la sexualidad.

Por tanto, es importante para poder disfrutar con el paso de los años de la sexualidad:

1. Disfrutar de todo el transcurso de la relación íntima sin prisas y sin ninguna meta a seguir.

2. Autoexploraciones y darse placer a uno mismo.

 

Núria Jorba. Directora del centro, Sexóloga Clínica especialista en Coaching Sexual

 

Sex Coach, Adiós miedo... Hola placer!

La revista CUORE STYLO BODY publica el artículo “Sex Coach, Adiós miedo... Hola Placer!” escrito por Nuria Jorba (número especial de septiembre a diciembre 2014).

 

Sex Coach Adios miedo hola placer

 

 

Ready Teaddy: Sexo a cambio de posicionamiento social

Pareja besándose adolescentes, Centro Nuria Jorba en BarcelonaEl inicio de la vida sexual cada vez se produce a edades más tempranas. En muchos casos, las jóvenes adolescentes dejan de lado factores afectivos y emocionales para establecer relaciones sexuales con el fin de posicionarse dentro de su entorno social, un nuevo síndrome denominado Ready Teaddy.

Según la doctora Susana Cañellas, directora del Departamento de Psicología Clínica en el Centro Urología, Andrología y Salud Sexual de la Clínica Rotger de Palma de Mallorca y ponente del Proyecto Clímax, la edad media de iniciación sexual se sitúa en los 15 años, aunque la autoestimulación se produce en torno a los 11.

Los jóvenes cuentan con la información, pero no con la formación adecuada, por ello, en muchos casos, las prácticas sexuales se producen con desconocimiento corriendo riesgos que se podrían evitar.

La transición entre la niñez y la madurez es un periodo de aprendizaje en el que el individuo construye su propia personalidad y su identidad de género; “es fundamental respetar la intimidad y el apoyo de los padres”, explica la experta.

Etapas de la adolescencia

1. Despertar sexual:

¿Qué es? En esta primera fase los niños, pero sobre todo las niñas, en torno a los 11 0 12 años, comienzan a encaprichar de forma platónica de actores, cantantes o deportistas a los que admiran .

Papel de los padres En este periodo “es muy importante que la comunicación entre padres e hijos sea muy fluida”. No reprocharles esos amores platónicos ni pretender que no se produzcan. Es un periodo muy breve.

2. Autoerotismo:

¿Qué es?→ Los niños y las niñas en esta primera etapa de su adolescencia comienzan a tener deseos sexuales que satisfacen con el autoerotismo, la exploración de sus propios cuerpos.

"El 98% de los chicos de entre 13 y 14 años se estimulan y  el 65% en el caso de las chicas, unas dos veces por semana. El 35% restante de las jóvenes lo rechazan en pro del romanticismo", apunta la doctora.

Señales para detectarla→ Comienzan a ser más independientes y pasan mucho más tiempo encerrados en el cuarto de baño o en el dormitorio, ese es el momento en el que satisfacen sus deseos sexuales.

Esta fase “es muy importante para las mujeres", ya que dicha autoexploración “va a contribuir de cara a su futura vida sexual”, explica Cañellas.

Papel de los padres→ Es fundamental que los padres respeten la intimidad de sus hijos y que traten de hablar con ellos sobre la sexualidad y la masturbación de forma natural.

3. Descubrimiento de los otros: 

¿Qué es?→ Los chicos y las chicas comienzan a sentir deseo sexual por algún amigo o amiga, es la etapa de los primeros enamoramientos y emparejamientos.

Señales para detectarla→ Los adolescentes “dejan muchas pistas”; escriben su nombre, tienen alguna foto del chico/chica por el que se sienten atraído, están más distraídos y se preocupan en exceso de su imagen física.

Papel de los padres→  Es la fase previa a la iniciación de la sexualidad, los padres deben asegurarse de que sus hijos conocen los riesgos que conlleva la práctica sexual.

4. Inicio de la vida sexual:

¿Qué es?→ Los jóvenes comienzan a establecer relaciones sexuales. El 80% de los jóvenes de entre 15 a 18 años tienen fantasías eróticas, alrededor de un 42,8% de los jóvenes han realizado el coito antes de los 18 años.

Señales para detectarla→ en el caso de que los padres no hayan cumplido los pasos anteriores, en la mayoría de las ocasiones es muy complicado detectar cuando su hijo o hija comienzan a tener relaciones sexuales.

Según la experta en esta etapa es cuando tiene lugar en las jóvenes el Síndrome del Ready Teaddy . Las adolescentes aspiran a estar más cerca del líder, y sobretodo por competencia con otras chicas inician relaciones sexuales.

La motivación no está en el aspecto emocional, el objetivo está en ganarse la admiración de las compañeras y así posicionarse en un estatus superior para obtener mayor prestigio con respecto al líder.

La experta se muestra contraria a esta praxis y señala que en este caso  “la motivación principal de la relación sexual no está posicionada en la parte emocional” sino en ” conseguir algo” dejando de lado los valores afectivos, considerando al practicante del Ready Teaddy “mal referente de la sexualidad”.

Es un problema que puede acarrear problemas como el embarazo no deseado o enfermedades de transmisión sexual. Hoy en día “los jóvenes saben que los preservativos se utilizan para evitar el embarazo, pero deben de utilizarlo desde que se produce la penetración y la mayoria no lo hacen", pero gracias a la difusión de información preventiva sexual esto se podría evitar.

El 66% de los adolescentes de entre 15 a 19 años son sexualmente activos y el 96% de los jóvenes de entre 20 a 24 años también.

Papel de los padres En el caso de no haber seguido los pasos anteriores, los padres deben de preocuparse del tipo de información sexual que manejan sus hijos, aunque ellos también “deben de estar informados para filtrar la información y encauzarla a una sexualidad responsable, vinculada al amor y no como un factor de intercambio”

Agentes que intervienen en la adolescencia

Según la especialista, en la etapa de madurez predominan dos factores:

  • Psicológicos: Es una premisa importante, el individuo manifiesta conductas de aislamiento, melancolía, transformaciones del humor e impaciencia.
  • Socioculturales: Elementos como los medios de comunicación o la perspectiva de consumo contribuyen en el desarrollo del sujeto. Cañellas explica que cada vez más, la publicidad incita a las jóvenes a la sexualidad. “Las niñas visten como adultas y se maquillan y gracias a ello se colocan dentro de otro posicionamiento”, añade.

Desde el punto de vista de la psicología, la adolescencia supone “la separación de los primeros vínculos amorosos (los padres)”, los jóvenes se proponen otros objetivos, y “buscan la reciprocidad”. En muchas ocasiones es bueno que ese vínculo paterno-filial se rompa bruscamente para que así el individuo pueda encontrar cuanto antes el camino hacia la independencia.

 

Núria Jorba. Directora del centro, Sexóloga Clínica especialista en Coaching Sexual

 

La asexualidad, gris-sexualidad y demisexualidad

pareja con problemas sexuales, Centro Nuria Jorba en Barcelona

La Asexualidad se podría definir como la no-orientación sexual u orientación sexual dirigida hacia nadie. Un asexual lo que no siente es atracción sexual por ninguna persona, pero, dependiendo de la persona podría sentir el resto de atracciones, como por ejemplo la romántica, o algunas de ellas hacia personas determinadas. Se calcula que el 1,05% de la población es asexual.

La asexualidad también se da en el mundo animal. Hay animales que no muestran interés en copular con otros animales de su especie.

El asexual no va a sentirse atraído sexualmente por la persona de la que se enamore ni por ninguna otra persona (ni hombres, ni mujeres ni otros). Una parte de los asexuales, aunque no se sienten atraídos por otras personas, ejercen la autosexualidad (se masturban y con ello quedan satisfechos y no les hace falta nadie más) y/o pueden fantasear. Una cuestión importante es que los asexuales pueden sentir excitación física, líbido o impulso sexual pero no hacia una persona. 

Algunos asexuales pueden incluso disfrutar teniendo sexo pero no porque deseen a la otra persona sino por ejemplo, por la sensación física u otras circunstancias como experimentar el placer de su pareja o sentirse emocionalmente cercano a su pareja o pensar que están haciendo deporte, etc. Así muchos asexuales suelen negociar con su pareja sexual la frecuencia y las prácticas y condiciones con las que se realizará el acto sexual. Otros asexuales permiten que su pareja sexual se acueste con otras personas. Otros prefieren no tener pareja si el otro no es asexual también.

La Gris-asexualidad es el área entre la sexualidad y la asexualidad. Experimentan atracción sexual alguna vez, pero de bajo impulso sexual sin llegar a querer llevarlo a la práctica o en muy pocas ocasiones.

La Demisexualidad es aquella persona que no experimenta atracción sexual salvo en casos en que forma una fuerte conexión emocional con alguien (sentimientos de amor romántico o en una profunda amistad) y entonces el demisexual puede “activarse” y sentir atracción y deseo sexual por esta persona en concreto y mantener una vida sexual activa.

Sería como una asexualidad temporal hasta que conoce a la persona “adecuada”. Una persona que se identifica como demisexual no experimenta atracción sexual primaria, pero si atracción sexual secundaria. La atracción sexual primaria es una atracción basada en las cualidades exteriores de una persona o la información instantánea disponible como su apariencia, su aroma o su ropa o basada en su personalidad. Mientras que la atracción sexual secundaria es la atracción surgida de una conexión normalmente romántica, o de la cercanía de dos personas en una relación.

 

Núria Jorba. Directora del centro, Sexóloga Clínica especialista en Coaching Sexual

 

Los retoques vaginales


mujer desnuda con flor, Centro Nuria Jorba en Barcelona

En los últimos años se ha puesto de moda, especialmente en mujeres, la estética vaginal, la cual aumenta considerablemente la demanda en verano. Dentro de esta estética se engloban dos aspectos, la depilación y la cirugía íntima.

Respeto la depilación, ahora se lleva mucho la depilación integral de la zona púbica. Aunque los expertos comentan que hay ciertos peligros en esta práctica, básicamente explican que esta moda favorece el contagio de enfermedades de transmisión sexual (ETS), sobretodo las cutáneas. Ya que igual que el pelo de la cabeza sirve para evitar quemaduras solares, el pelo púbico tiene como objetivo mantener a ralla las heridas, los golpes genitales y las infecciones durante las relaciones sexuales.

Es verdad que esta moda también está aumentando cada vez más en los hombres, pero se dice que ellos tienden a recortarse el pelo, lo que hace que no provoque riesgos, porque únicamente reducen la cantidad.

Al mismo tiempo la cirugía intima está a la orden del día. Consiste en hacer mejoras en las partes íntimas. Las mujeres entre 25 y 40 años son las que más reclaman este tipo de intervención.  Así como aseguran los expertos, la satisfacción de las usuarias esta entorno al 80%.

Algunas de las posibles operaciones estéticas son:

  • Rejuvenecimiento vaginal. Se trata de embellecer el aspecto de la vulva, la entrada y mejorar la elasticidad.
  • La labioplastia. Consiste en agrandar los labios mayores y recortar los menores.
  • El agrandamiento del Punto G. Se aplica ácido hialurónico para aumentar la fricción durante el coito y, por lo tanto, el placer sexual.

Las dos técnicas más innovadoras son, el blanqueamiento de la zona vaginal y el tittoing, la moda de tatuarse los pezones para cambiar o definir el color.

Las contradicciones de todas estas intervenciones son las mismas que las de cualquier otra operación.

Particularmente como profesional no estoy a favor ni en contra. Es verdad que pueden ayudar a que una persona se siente mejor con su cuerpo, el problema es la posible presión social. Y como siempre digo el mayor órgano sexual que hemos de estimular para gozar de la sexualidad es nuestra cabeza. 

 

 Núria Jorba. Directora del centro, Sexóloga Clínica especialista en Coaching Sexual

 

Obesidad y sexo

báscula en pareja, Centro Nuria Jorba en Barcelona

¿Cómo influye la obesidad en las relaciones sexuales?

El exceso de peso afecta a nuestra vida de manera importante, en varios aspectos, no sólo en lo sexual. Se presentan varias consecuencias en nuestra salud, como el aumento de los niveles de azúcar y colesterol, las dificultades para respirar y la apnea del sueño, los problemas arteriales, entre otros.

Disminución hormonal. Tanto en hombres como en mujeres la obesidad produce una disminución de los niveles de testosterona, una hormona que ya conocemos, encargada, entre otras cosas, de regular nuestro deseo sexual. Por lo tanto, aparecen problemas de falta de deseo que lógicamente afecta de forma determinante en la vida íntima de las parejas.

Circulación sanguínea. En los hombres, el exceso de peso y el sedentarismo conducen a largo plazo a problemas de circulación y condiciones cardíacas que afectan al flujo sanguíneo, haciendo que éste sea más dificultoso y, por tanto, se traduzca en problemas para tener y mantener erecciones. Por eso la obesidad aumenta las probabilidades de padecer disfunción eréctil. En las mujeres, esta dificultad de circulación afecta en el placer sexual, ya que el flujo de sangre que llega al clítoris es menor de lo necesario para poder tener las sensaciones idóneas para disfrutar.

Reproducción. A nivel reproductivo la obesidad se ha visto relacionada con el aumento de la probabilidad de sufrir de ovarios poliquísticos, lo que dificulta el embarazo. Y en el caso de los hombres, los espermatozoides son mucho más lentos, aspecto que de nuevo afecta a la reproducción.

Relaciones sexuales. Todos sabemos que la obesidad hace que realizar actividades físicas sea muchas veces extenuante, y no hay que olvidar que el sexo es un completo ejercicio cardiovascular. Por eso suele ser complicado tener encuentros sexuales largos, pasionales y cómodos, así como es complicado llevar a cabo determinadas posturas que producen más esfuerzo o incomodidad. Con ello se puede también concluir que en muchas ocasiones las personas que sufren de sobrepeso pueden tender a tener una vida sexual rutinaria y poco satisfactoria.

Autoestima. Los factores psicológicos y sociales juegan un papel importante en la aceptación del cuerpo de cada uno y, por lo tanto, determinan el sentirnos más o menos seguros. La autoestima y el autoconcepto son claves fundamentales en la sexualidad. Hay estudios que aseguran que las personas obesas se sienten más acomplejadas e insatisfechas con su imagen, lo que produce cierta inhibición para mostrarse a nivel sexual y no poder disfrutar al 100% de las relaciones.

 

Tratamiento

El único tratamiento posible es ir al médico como primer paso, buscar una ayuda para controlar el peso, pudiendo así disfrutar de la sexualidad en la máxima expresión. De todas formas, los tratamientos psicológicos pueden ayudar a hacer una aceptación de uno mismo, buscar las prácticas sexuales que se adapten a la obesidad y lograr salir de la rutina y que ambos miembros de la pareja se sientan satisfechos.

Puntualizaciones

Es importante aclarar que obesidad no es lo mismo que sobrepeso. Este último, por sí mismo, no influye en la sexualidad, más allá del problema que presente para la persona su imagen corporal. Así como la información proporcionada no se presenta en toda persona obesa, simplemente se exponen los casos más comunes y probables.

 

Núria Jorba. Directora del centro, Sexóloga Clínica especialista en Coaching Sexual

 

Las disfunciones sexuales más comunes

Pareja con problemas sexuales de impotencia, Centro Nuria Jorba en Barcelona

Existen siete disfunciones habituales que bloquean la posibilidad de mantener una relación sexual satisfactoria.

En las mujeres nos encontramos con:

Anorgasmia. Se trata de la incapacidad de llegar al orgasmo. Esta dificultad la sufren un alto porcentaje de mujeres, sea por un mal acoplamiento con la pareja, porque no se conocen y no saben lo que necesitan o por la pérdida de excitación, ansiedad, bloqueos, etc. Existen dos tipos de anorgasmia: la primaria y la secundaria. La primaria afecta a la mujer desde siempre. Mientras que la secundaria se da en mujeres que si habían tenido orgasmos, pero que por determinadas circunstancias les cuesta volver a tenerlos.

Vaginismo. Podemos definirlo como la contracción refleja e involuntaria de la musculatura  de la entrada vaginal que impide la penetración. Igual que la anorgasmia puede ser primaria o secundaria. Acostumbra a aparecer por inseguridades, miedos, una mala experiencia sexual o la falta de práctica sexual. Por lo tanto, el tratamiento estará orientado en dar educación sexual, técnicas de relajación, confianza en ella misma y en la pareja, entre muchas otras pautas.

Dispareunia: Es el coito doloroso, las molestias durante las relaciones sexuales. Acostumbra a darse en mujeres que tienen sequedad, que han pasado la menopausia o un parto. Inicialmente se trata de favorecer la lubricación y después de identificar si hay un problema de excitación, deseos o inicios de vaginismo.

Falta de deseo sexual: También se conoce como deseo sexual. Esta disfunción puede estar presente tanto en hombres como en mujeres. Se trata de la pérdida del interés por la relación sexual, muchas veces motivada por la edad, por el paso del tiempo, por la propia pareja o por problemas anexos que afecten el deseo. Se acostumbra a dar en mujeres, aunque cada vez lo sufren más hombres. El tratamiento consiste en evaluar el estado general de la persona, así como el entorno para poder ofrecerle la solución más adecuada a la persona en concreto.

 

Por otro lado, las tres disfunciones sexuales más comunes entre los hombres son:

Disfunción eréctil. Más conocida como impotencia. Afecta sobretodo a los hombres mayores de 50 años, pero puede aparecer en cualquier franja de edad. Tanto puede ser una causa física como hipertensión, envejecimiento etc. Como una causa psicológica debido a una mala experiencia, inseguridad, falta de conocimiento, etc. Se ha de dejar claro que en todos los casos hay tratamiento, lo importante es ponerse en manos de profesionales especializados para que analicen las causas y se pueda empezar a restablecer la erección.

Eyaculación precoz. Está relacionada con el grado de excitabilidad de una persona en la relación sexual. Es mucho más típica entre los jóvenes, por lo tanto, acostumbra a asociarse entre los 20 y 30 años. Los hombres con esta disfunción acostumbran a eyacular de una forma mucho más rápida y descontrolada de lo deseado. Las causas son psicológicas, puede tener algo que ver con los miedos, la falta de control eyaculatorio, con ansiedad, etc. Como en la disfunción anterior es cuestión de ponerse en manos de expertos para solucionar el tema.

Eyaculación retardada. Hay hombres que son incapaces de eyacular durante la relación sexual o que lo hacen muy tarde. Las causas, como en todas las disfunciones, pueden ser varias, como la perdida de sensibilidad, falta de excitación, no dejarse llevar, etc. El tratamiento está orientado a aprender a identificar el grado de excitación, así como los estímulos que le producen placer e identificar si hay algún bloqueo mental.

 

Desde mi punto de vista, pienso que tenemos mucha información, pero poca educación, nos falta poder expresar con libertad los problemas sexuales, así como asumir que muchas veces no los podemos afrontar solos y debemos acudir a especialistas. Porque, como siempre defiendo, si una persona tiene una vida sexual sana, satisfactoria y plena, seguramente será mucho más feliz.

 

Núria Jorba. Directora del centro, Sexóloga Clínica especialista en Coaching Sexual 

/
JoomSpirit