sexologia clinica nuria jorbaterapia de parejas de la clinica de nuria jorbaBlog de psicologia emocional de nuria jorba

La sexualidad al desnudo

LA VANGUARDIA publica el artículo “La sexualidad al desnudo” en relación al libro de Nuria Jorba: Sexo Gourmet (11 de mayo de 2014)

Vanguardia. Sexo al desnudo, Centro Nuria Jorba en Barcelona

¿Qué apaga la libido?

Pareja discusión, Centro Nuria Jorba en Barcelona

A todos nos ha pasado alguna vez que justo en el momento en que la excitación está al máximo nivel, donde nuestros sentidos ya están desorientados y en lo único que pensamos es en tener un gran momento sexual.... pasa lo inesperado.... él o ella recibe una llamada, tú piensas que no contestará pero: ¡No! ¡Coge el teléfono! Apagando toda la libido del momento. Este es un ejemplo de los pretextos que pueden arruinar ciertos momentos de excitación sexual con la pareja. Otros que podemos nombrar son:

Ropa interior poco sexy: Todos sabemos que el momento de desnudar a la pareja es un momento de alto nivel sensual y erótico, pero sí de golpe al sacar la ropa nos encontramos con unas bragas de abuela o con unos calzoncillos horribles hará que la sensualidad se vaya a la papelera. Al igual que los malditos calcetines, ¡prohibidísimo dejárselos puestos!

Comentarios fuera de lugar: Tampoco es el momento de hacer ciertos comentarios como, espera que tengo que poner una lavadora o vigila que acabo de hacer la cama; espera, apaga la luz. Todo esto hace que la espontaneidad desaparezca y nos vengan una avalancha de obligaciones en la cabeza, lo que elimina cualquier posible ambiente romántico o excitante.

Una cama en mal estado: Esto suele ocurrir cuando vamos de viaje o nos quedamos fuera de casa a dormir o/a pasar un fin de semana. Cuando una cama hace ruido rompe cualquier espacio de intimidad, ya que estás más pendiente de no hacer movimientos bruscos para que no haga ruido que no de lo que te está haciendo o haces a tu pareja. Por tanto, aquí recomiendo que cuando esto ocurra lo mejor es o tener sexo de pie, o irse a la ducha, o también existe la posibilidad de poner las mantas en el suelo y tener un encuentro diferente.

Intentar ser actor de Hollywood: Muchas veces vemos escenas en las películas o en la pornografía que nos llaman la atención y que intentamos trasladarlas a nuestra sexualidad. Hay que vigilar mucho porque si intentamos hacer acrobacias empeoraremos el momento, en vez de añadir erotismo.

Aclarar sentimientos: El momento de sexo no es el lugar idóneo para resolver conflictos de pareja que se han dado antes. Si intentamos pedir perdón o solucionar un problema, acabaremos por crear otro. Por lo tanto, lo mejor es esperar a disfrutar de ese momento y después, una vez hayamos terminado y haya pasado un rato, podremos hablar con calma.

Criticar el propio físico o el del otro: Esta conducta suele llevar más a menudo a la práctica la mujer, tiende a empezar a decir todo lo que no le gusta de su cuerpo " aixxx no mires mi culo, que es horrible" o incluso "ostras, has engordado, ¿no?" eso nunca lo debemos hacer, es inevitable pensarlo pero no siempre se tiene que compartir todo.

Tener la TV encendida: A veces podemos iniciar un encuentro sexual mientras estamos mirando una película o algún programa de televisión. Recomiendo siempre que se pare desde un inicio ya que nos puede distraer, podemos llegar al punto de estar teniendo sexo y siguiendo el final de la película. Esto puede causar a la otra persona un gran cabreo, y con razón.

Eliminar toda posible sutileza o sensualidad: Hay algo que pienso que anula toda sensualidad de golpe y con un segundo, cuando se pregunta "¿vamos a tener sexo?" Esto nunca se puede preguntar, está prohibido, hace que la libido desaparezca del contexto. Por lo tanto, hay muchas veces que no hay verbalizar las cosas.
También hay otro que me pone "negra", cuando las caricias ya denotan que se acerca la relación sexual y entonces uno de los dos se empieza a desnudar rápido y se dirige hacia la cama corriendo. No, esto no se puede hacer, volvemos a sacar toda la excitación posible.

Exagerar la excitación: Esto se suele hacer más cuando se conoce a alguien, en el primer encuentro, para impresionar. Pero como digo siempre, los excesos nunca son buenos, y si el otro se da cuenta hace que pase a ser un desastre de encuentro. Por tanto, lo mejor es la naturalidad.

Olores desagradables: Este último punto pienso que ya es lógico y que no tendría que nombrarlo, pero por si acaso, decir que siempre debemos tener una buena higiene personal, el aliento con condiciones, y un buen olor corporal. Ya que si esto no lo tenemos, ya no es necesario que iniciemos nada, porque el desastre está asegurado. 

 

  Núria Jorba. Directora del centro, Sexóloga Clínica especialista en Coaching Sexual 

  

Nuevos inventos en la sexualidad

Patito bondage, Centro Nuria Jorba en Barcelona

Anticonceptivo masculino 

La eterna reivindicación de las mujeres sobre la anticoncepción masculina comienza a dar resultados. Se ha encontrado que la fertilidad de los hombres se puede controlar bloqueando dos proteínas del esperma. Pero una de las contraindicaciones que hay a día de hoy (y que es uno de los principales motivos por los que no se comercializa, entre otros) es la alta probabilidad de crear una esterilidad permanente si se toma de forma constante y durante un largo período.

Reinvenciones al mundo de los preservativos

Ya podemos encontrar preservativos con sabor a whisky, que brillan y hasta que reproducen música o incluso hay marcas que fabrican preservativos personalizados. Pero lo más interesante de todos es el nuevo preservativo con Viagra. Este ha sido inventado porque muchos hombres se quejan de que el preservativo les reduce la erección, por lo tanto, con este preservativo se evita. Y nos podemos preguntar, ¿cómo lo han conseguido? Pues aplicando un gel al preservativo que permite mantener una erección más firme durante el coito. Al ponerse el preservativo, una pequeña dosis del fármaco contenida en la punta del preservativo hace que se deposite en el miembro, incrementando el flujo sanguíneo, produciendo así un aumento del tamaño mayor a la habitual, mayor firmeza y además una mayor y más prolongada duración de la erección (recordad que no es para personas con disfunción eréctil).

Robot de masturbación asistida (Frixion)

Una empresa de tecnología sexual ha creado un robot para ayudar al cibersexo. La función de este es liberar las manos de los usuarios para que las pueda tener libres durante la masturbación y además se pueden decidir los movimientos y coordinarlos entre dos aparatos.
Este juguete se puede configurar para ambos géneros y para cualquier orientación sexual. Combinando esto con Skype y Webcam aseguran una experiencia muy completa. Además en un futuro incluso será compatible con Google Glass.

Una almohada que elimina la soledad nocturna aumentando la felicidad

Se trata de un cojín en forma de U que puedes abrazarlo y sentirte abrazo reproduciendo así aquel abrazo cálido y reconfortante que proporciona una pareja. Se comenta que a través de estas sensaciones dormimos mejor, descansamos más y nos sentimos más alegres y con más felicidad.
 

Dos inventos sexuales absurdos 

Shower Power

Se pega donde queremos a través de una ventosa, y sirve para poder utilizar y poner en práctica toda la imaginación sexual, principalmente en el baño, logrando posturas que antes hubieran sido imposibles.

Sweet Release

Intentaré ser fina y que no suene de mal gusto ni algo " asqueroso ", pero son unas pastillas para los hombres que tienen como finalidad mejorar el sabor de los fluidos sexuales, concretamente le dará un sabor a manzana.

 

Núria Jorba. Directora del centro, Sexóloga Clínica especialista en Coaching Sexual

 

Inteligencia sexual

Inteligencia sexual, Centro Nuria Jorba en Barcelona

La inteligencia sexual se podría definir como la capacidad que tiene una persona de gestionar su sexualidad y satisfacer a sus parejas sexuales. Es decir, una persona sexualmente inteligente es esa persona capaz de disfrutar muchísimo con el sexo y conseguir que sus parejas sexuales también lo hagan. Por lo tanto, la inteligencia sexual está directamente relacionada con la intuición sexual, es decir, con la capacidad de percibir que la otra persona necesita, desea y sienta en cada momento. Es imposible tener una buena inteligencia sexual sin un alto grado de autoconocimiento, sin saber cómo somos, que nos gusta y que necesitamos para sentirnos satisfechos en la cama. Todo este conocimiento lo tiene muy poca gente y la verdad es que vale la pena trabajarlo. La inteligencia sexual no es tan importante para la seducción en sí, sino para vivir una vida sexual plena y feliz.

Pero para conseguir una buena inteligencia sexual tenemos que trabajar dos inteligencias más:

  • La inteligencia emocional que sirve para aprender a gestionar nuestras emociones y conectar con los otros pudiendo simpatizar.
  • La inteligencia sexual que sirve para dominar las habilidades sociales siendo capaces de gustar, atraer, conectar, entender e interactuar positivamente con la gente que nos envuelve.

Este término del que estamos hablando hoy surgió de dos psicólogos de Estados Unidos (Sherre Conrad y Michael Milburn) al analizar el hecho que seguimos sin hablar lo suficiente con nuestra pareja sobre nuestro deseo y la sexualidad en general. Estos psicólogos también dicen que gran cantidad de personas sienten algún grado de insatisfacción con la vida sexual pero no lo admiten y, al no reconocer el problema, no se consigue resolver. Incluso en esta sociedad libre de tabús, según dicen, seguimos sin hablar lo suficiente con nuestra pareja de nuestros deseos y necesidades sexuales. A partir de aquí crearon un test que permite comprobar el nivel de Inteligencia Sexual (IS).

Dicho todo esto, nos surge la pregunta viendo claro que nos hace falta trabajar esta inteligencia, ¿cómo lo hacemos? Hay tres claves básicas e importantes para poder comenzar a trabajarla.

1. Adquirir conocimientos preciosos sobre la sexualidad: Trabajar nuestra propia educación sexual, detectando y combatiendo así ciertos mitos y tabús eróticos que están ligados a la sociedad y que interiorizamos a través de la cultura, religión y familia.

2. Una vez liberados de las mentiras del sexo nos toca descubrir nuestro propio sexo, averiguar qué nos gusta, qué nos excita, qué preferimos y qué facetas de nuestra conducta erótica nos cuesta más mostrar. Puede ser que sea por nuestro pasado, nuestras experiencias, o por carencias emocionales y personales como la baja autoestima.

3. El tercer punto tiene que ver con los demás. El sexo es cosa de dos, mantener una vida sexual enriquecedora implica al otro. Para adquirirbuena habilidad y dominio de la sexualidad, tanto en pareja como en uno mismo, tenemos que conectar. Una persona no consigue un alto grado de inteligencia sexual hasta que no es capaz de hablar con la pareja sobre la vida sexual, entender sus necesidades y siendo sinceros sobre quien realmente somos sexualmente.

En el fondo, el concepto de inteligencia sexual radica en que cuando uno se conoce y escucha a sí mismo, sabe cuáles son los puntos de placer y aprender a comunicarlos a la otra persona, consiguiendo que la vida sexual sea plena.

Y lo más importante de todo a tener claro es que ser sexualmente más inteligentes no depende de la suerte, ni de la belleza ni del sex appeal innato, sino de habilidades que podemos adquirir, desenvolver y dominar con el tiempo.

 

 Núria Jorba. Directora del centro, Sexóloga Clínica especialista en Coaching Sexual   

 

El bajo deseo sexual

Pareja problemas sexuales, Centro Nuria Jorba en BarcelonaEste es uno de los problemas más comunes que encontramos en la consulta y, aunque sea un tema negativo, debemos tratarlo para ayudar a dar una orientación a aquellas personas que se encuentran o que su pareja tiene bajo deseo. 

¿Qué es exactamente el deseo sexual inhibido? Es el bajo nivel de ganas e interés sexual afectando la iniciación o respuesta de la actividad sexual en pareja.

¿Por qué disminuye el deseo? ¿Cuáles pueden ser las causas? El origen puede ser tanto físico como psicológico. 

Los factores físicos más comunes que afectan son: desniveles hormonales (la menopausia es un claro ejemplo), problemas de tiroides, el embarazo (sobre todo durante el período de lactancia), drogas y/o alcohol, fármacos (como por ejemplo los antidepresivos). En estos casos lo más importante es dejarse guiar por un profesional de la salud, un médico que te oriente hacia el mejor tratamiento. Si no tenemos claro si el problema es físico o psicológico primero siempre hay que empezar por una revisión física para descartar una causa orgánica.

De factores psicológicos (que son en los que nos centramos los sexólogos provenientes de la psicología) hay muchos, pero los más típicos o comunes son: problemas de pareja, falta de atracción hacia tu pareja, reacciones desagradables durante la relación sexual, tendencia a llevar el control y el perfeccionismo, cambios en el estilo de vida o la rutina, depresión o labilidad emocional, preocupación por la imagen corporal, experiencias negativas relacionadas con la sexualidad o una enseñanza negativa de ésta. En los casos psicológicos lo más importante y lo primero que tenemos que hacer es reconocer que existe un problema para poder afrontarlo a través de las pautas necesarias que nos proponga el especialista en cuestión, en este caso el sexólogo.

¿Qué hacer en estos casos para solucionar el problema? La verdad es que cada caso, de acuerdo con su causa concreta, será diferente, y por tanto, las pautas a poner en práctica serán diferentes. Pero a nivel general podemos hablar de algunas como:

• No forzar nunca a tener relaciones. Es lógico que nos sentimos culpables porque no le podemos ofrecer lo que necesita o quiere nuestra pareja, pero lo mejor es hablar del tema, intentar identificar cuál es la causa y buscar posibles soluciones o cambios de hábitos. Por lo tanto, la comunicación como siempre es básica.

• Si la causa es por conflictos con la pareja lo mejor es dejar el tema sexual en segundo lugar y centrarnos en solucionar primero el malestar y las discusiones; ya que la sexualidad, para trabajarla, debe tener los fundamentos positivos y firmes de una buena relación de pareja.

• También será importante tomar conciencia de nuevo de la sexualidad dándole un espacio. Ya sea a solas o con la pareja, para explorar nuestro cuerpo, para volver a conectar con las sensaciones. Es importante probar cosas nuevas, evitar tener vergüenza así como compartir todas las experiencias y pensamientos con la pareja. El objetivo en este caso es volver a disfrutar plenamente de la sexualidad.

Y recordad, no debemos tener vergüenza ni sentirnos diferentes en comparación al resto, es una situación normal que nos puede pasar a todos y debemos saber que hay profesionales especialistas que nos podrán ayudar para solucionarlo con facilidad.

Además, debemos saber que el tiempo juega a nuestro contra, cuanto más nos habituamos a vivir con bajo deseo sexual más nos costará cambiar la rutina y más problemas irán aparecido dentro de la pareja.

 

 Núria Jorba. Directora del centro, Sexóloga Clínica especialista en Coaching Sexual         

 

10 pistas para tener sexo gourmet

LA VANGUARDIA.COM publica el artículo “10 pistas para tener sexo gourmet” en relación al libro de Nuria Jorba: Sexo Gourmet (24 de febrero de 2014).

 La vanguardia.com 10 pistas para tener sexo gourmet, Centro Nuria Jorba en Barcelona

Hablar de sexo con nuestros hijos

Padres e hijos sexualidad, Centro Nuria Jorba en Barcelona

  

Parece un tema sencillo y fácil de llevar, pero hay más complicaciones que pueden aparecer a primera instancia. Os ofrecemos unos pequeños consejos que nos ayudan a tener una guía y más orientación en el momento de ponerlo en práctica.

¿Cuándo comenzamos a hablar de sexo con nuestro hijo? Es conveniente hablar de sexo con nuestro hijo desde el momento que empiece a conocer su cuerpo y a nombrarlo. Para los niños es muy importante que cada parte de su cuerpo tenga un nombre y no un “mote”. Tenemos que evitar darle otros nombres a los órganos genitales porque el niño se puede sentir confuso. Por otro lado no solo tenemos que hablar de los aspectos preventivos como ETS o aspectos a prohibir sino también de todos los aspectos positivos que la sexualidad nos puede aportar como la intimidad, el respeto mutuo, el placer sexual, etc. !Y recordad que nunca es demasiado tarde para empezar!

¿Hay algún truco para hablar de sexo con nuestro hijo? La única estrategia viable es mantenerse firme, nunca inventarse cosas o mentir, ni tampoco intentar evadir la respuesta o no contestar. Tampoco es bueno darle más información de la que pida. Lo ideal es adaptarse a su curiosidad y conocimientos previos sobre el tema y según la edad que tenga. Para adivinar el grado de información que tiene y que es lo que necesita, lo mejor es empezar a hacerle preguntas. En función de sus respuestas nos daremos cuenta de lo que sabe y de lo que tenemos que explicarle para satisfacer su curiosidad.

¿Qué hacemos si sentimos vergüenza o incomodidad al hablar de sexo con nuestros hijos? Tenemos que recordar que el sexo es lo  más natural del ser humano. No hay motivos para sentirnos cohibidos al hablar del tema. Lo peor es que nuestro hijo considere la sexualidad como un tabú familiar, esto sí que no nos ayudara. Si nos sentimos que no sabemos responder, no pasa nada, no tenemos que ser una enciclopedia, podemos responder: pues no lo sé, lo investigaremos juntos.

¿Qué ventajas tiene hablar de sexo con nuestros hijos? A parte de todo lo comentado, a través de estas conversaciones fomentaremos la intimidad y la afectividad entre los dos: poder transmitir a nuestro hijo que en casa se puede hablar de todos los temas le dará seguridad para que pueda llegar a confiar en nosotros en los momentos que lo necesite.

¿Cuáles son los aspectos claves generales para tener presentes? Tenemos que actuar con tranquilidad (sé que es muy fácil decirlo y no hacerlo). Tenemos que dar explicaciones sencillas, por ejemplo, si un niño quiere saber de dónde vino, podemos decir  “Te formaste en la barriga de mama y allí creciste hasta que estabas listo para nacer”. Tenemos que fomentar su confianza en nosotros, para conseguirlo no nos tenemos que asustar por lo que nos digan o nos pregunten, ni tenemos que decir “¿de dónde has sacado esto?” menospreciado, ni tampoco tenemos que quitarle importancia posponiendo la conversación. También tenemos que enseñarle el significado de privacidad, como por ejemplo que se tiene que picar a la puerta antes de entrar y que dentro de un mismo techo cada persona tiene su espacio.

Os recomiendo el libro de Montse DoménechLos niños no vienen de Paris de Editorial Planeta.

 

Núria Jorba. Directora del centro, Sexóloga Clínica especialista en Coaching Sexual          

Adicción sexual o promiscuidad

Adicción sexual, Centro Nuria Jorba en Barcelona

La frontera entre un concepto y otro es muy clara para los profesionales del sector (psicólogos, sexólogos, psiquiatras, etc.), pero no siempre es visible ya que sigue siendo tabú y un gran estigma social.

Una característica del adicto sexual es que le cuesta reconocer su dependencia, así como una pérdida de control debido a un deseo persistente que nunca es saciado, generando está situación una preocupación constante. Tienen una alta frecuencia masturbadora, junto con frecuentar asiduamente a prostitutas y realizar sexo virtual. El adicto sexual presenta una baja autoestima, con sentimiento de soledad y un sentimiento de rabia por la falta de control. 

Se estima que entre un 6 y un 8% de la población podría ser adicta sexual. El porcentaje no ha aumentado con las nuevas tecnologías, pero si el repertorio adictivo (sexo virtual, chats, etc.). 

Una vez el adicto sexual admite su dependencia y da el paso de acudir a terapia, el tratamiento consiste en aprender respuestas a situaciones de riesgo y a controlar los impulsos así como a modificar ciertos conceptos y sobretodo a trabajar paso a paso. El primer paso se centra en interrumpir la conducta adictiva, a eliminar los pensamientos obsesivos y los deseos perturbadores así como las ideas negativas de uno mismo.

 

Núria Jorba. Directora del centro, Sexóloga Clínica especialista en Coaching Sexual

 

10 claves para tener sexo de calidad

La revista Psicología Práctica publica el artículo “Sexo de Calidad' con la colaboración de Nuria Jorba la cual proporciona 10 claves para mejorar la sexualidad. 
(5 de enero de 2014)

 

Revista Psicología Práctica, Centro Nuria Jorba en Barcelona

Los errores de las mujeres en el sexo

Pareja besándose, Centro Nuria Jorba en Barcelona

Primero de todo quiero evitar cualquier tipo de malentendido: No pretendo que este artículo os parezca machista, ya que hablaremos de los errores sexuales en el caso de las mujeres, así como quiero aclarar que aparte de lo que comentaremos hay muchos otros o quizás parecen demasiado estereotipados. Por lo tanto, comenzaremos hablando de las mujeres y como perjudican nuestros errores en la química del sexo y qué podríamos mejorar.

No nos tenemos que tapar. Los hombres son muy visuales y las mujeres por vergüenza muchas veces evitamos mostrar algunas partes de nuestro cuerpo o vamos al extremo y apagamos la luz. Tenemos que recordar que nuestro ojo crítico no es el mismo que el de nuestra pareja.

No tenemos que ser suaves todo el tiempo. Ser tierno es bonito, incluso estimulante, pero todo tiene su momento. En algunas ocasiones hace falta un poco más de agresividad, así como dejarnos llevar por nuestros impulsos.

No debemos ser patosas con la parte genital de los hombres. Tenemos que ser cuidadosas con la estimulación. Es verdad que a los hombres les gusta una estimulación un poco más vigorosa en comparación con lo que nos gusta a nosotras, pero un exceso de presión, de rozamiento con los dientes o movimientos bruscos podrían acabar con la inspiración.

No tenemos que ser pasivas. Es verdad que algunos hombres prefieren las mujeres pasivas, por su machismo e inseguridad. Pero la mayoría de los hombres lo que les gusta es que ellas tomen la iniciativa, por lo tanto debemos proponer más a menudo fantasías, sorpresas, novedades, etc.

No debemos contaminar. Llevar a la escena sexual situaciones que no tienen nada que ver con la misma, como comentarios, reproches o preguntas, es un asesinato de primer grado del placer y la excitación sexual. Si nuestra pareja ha actuado mal o nos molesta algo no es un tema que se tenga que tratar durante los momentos íntimos.

No debemos comparar. Quizás nos pueda molestar que nuestra pareja dure poco o que tenga una frecuencia sexual menos en relación con otras experiencias previas. Pero no todos somos iguales y la mejor forma de entender la postura de un hombre o promover un cambio no es comparando con otros que funcionen diferente.

No tenemos que esperar que él lo sepa todo. El concepto de que los hombres lo saben todo sobre el sexo es falso y altamente tóxico. Por lo tanto, si vemos que nuestra pareja no encuentra el camino, tenemos que comenzar a indicárselo con “señales”, y si esto no es suficiente entonces tenemos que ser directos.


Por lo tanto, tenemos que identificar nuestros errores, corregirlos y desenvolver nuestras principales virtudes eróticas.

 

Núria Jorba. Directora del centro, Sexóloga Clínica especialista en Coaching Sexual

 

Los errores sexuales de los hombres

Pareja besándose, Centro Nuria Jorba en Barcelona

Estoy segura que muchos de los puntos que comentare quizás puedan parecer demasiado estereotipados o muchos no estén de acuerdo. Por lo tanto, empezaremos si os parece con los errores masculinos que perjudican a la química del sexo:

No se debe descuidar el trato personal. Aunque parezca mentira, una conversación relajada en ambiente agradable es estimulante para una mujer. Es importante tomarse su tiempo para hablar, decir cosas seductoras, hacer sentir a la mujer especial, acariciarla, etc. Es más estimulante esto que unos bíceps que se marquen en la camisa.

Cuidarse la imagen también es cosa de hombres. Parece que siempre tengamos que ser nosotras las que invertimos en ropa interior, perfume, manicura, etc. A nosotras también nos gusta ver un hombre vestido con buen estilo, las manos limpias y cuidadas y una buena ropa interior.

No se debe ir demasiado rápido. Los hombres tienen un impulso sexual que muchas veces es como una olla a presión, pero nosotras acostumbramos a tener tiempo más pausados. Podríamos hacer el ejemplo de un horno de gas en el caso de ellos y un horno eléctrico en nuestro caso.

No tenéis que pensar en la mujer como si fuese un hombre. Los hombres sois muy visuales y genitales en lo que respeta el sentido del tacto. Nosotras en cambio, tenemos los puntos de excitación en la oreja y en la nariz. Hablarnos de una forma sensual, poner una buena música y utilizar un buen perfume serán conductos que nos activaran mucho más que tocarnos directamente los genitales.

No es bueno marcharte en el momento que habéis acabado. A veces aunque vosotros hayáis acabado la mujer no ha conseguido llegar al orgasmo, es bueno que lo preguntéis y, si lo necesita, colaborar para que ella también pueda llegar a su clímax. Después tampoco es el momento de ir corriendo a limpiarse, encender la TV u otras conductas que no sean las caricias, las palabras cariñosas, etc.

No se debe hacer lo que aparece en el cine. Hay estereotipos muy marcados en la pornografía, que indican una serie de pasos secuenciales que marcan como se debe actuar con una mujer. Esto hace que os convirtáis en mecánicos y previsibles. Debéis recordar que se debe utilizar la inteligencia sexual, estar atento a lo que necesita el otro y lo que es más adecuado en ese momento.

Por lo tanto es importante identificar nuestros posibles errores para conseguir que el sexo sea aun de más calidad.

 

Núria Jorba. Directora del centro, Sexóloga Clínica especialista en Coaching Sexual 

 

/
JoomSpirit