sexologia clinica nuria jorbaterapia de parejas de la clinica de nuria jorbaBlog de psicologia emocional de nuria jorba

Sexualidad y diversidad funcional

 coger del brazo, Centro Nuria Jorba en Barcelona

Lo primero de todo es aclarar que muchas veces se confunde sexualidad con relaciones sexuales, y relaciones sexuales con coito. Eso comporta que nos cueste mucho entender la sexualidad en personas con cierta discapacidad, ya sea física como intelectual.

Socialmente se sigue manteniendo la idea de que cuanto más nos acercamos al ideal de hombre o mujer, mejor sexualidad hay, y nos olvidamos que eso solo es la carcasa y que, aunque nos alejamos de los patrones establecidos o no cumplimos todos los cánones de belleza, podemos tener una sexualidad igual o más plena que los demás.

La OMS (Organización Mundial de la Salud) defiende que todos los seres humanos tenemos derecho a vivir una sexualidad sana, libre y responsable.

Nos cuenta mucho entender que el sexo en la vida de una persona con discapacidad aporta el mismo que en la nuestra, ayuda a mejorar la calidad de vida en todos los aspectos y las dimensiones: bienestar emocional, relaciones interpersonales, desarrollo personal, etc. La discapacidad no es un factor que impida las prácticas eróticoafectivas ni el poder ejercer los derechos humanos y reproductivos.

Tipos de discapacidades

Si hablamos de los diferentes tipos de discapacidades los podemos englobar en dos clasificaciones: la primera se centra en el tipos de discapacidad: física, intelectual, sensorial y mixta (intelectual más sensorial), y la segunda clasificación se centra en el origen de la discapacidad: si es congénita (de nacimiento) o bien adquirida.

Por ejemplo una discapacidad intelectual como es el Síndrome de Down comporta unas limitaciones significativas en el funcionamiento cognitivo, lo que hace que sea más afectivo una orientación y aprendizaje sexual visual y no tanto de lectoescritura. Aunque a día de hoy hay muy pocos recursos y materiales didácticos apropiados.

De otro lado dentro del grupo de discapacidades físicas se debe diferenciar el origen congénito o adquirido, ya que en el primer caso dependiendo de las limitaciones se educará y formará hacia un desarrollo sexual personal y positivo. Pero en el segundo caso como podría ser una lesión medular hay un antes y un después, hay un querer recuperar la sexualidad anterior. Por lo tanto es necesario trabajar el cambio de rol, la aceptación de la nueva situación, reinventarse con la pareja abriendo, todo un mundo de posibilidades.

Por último hay personas con discapacidad sensorial (visual o auditiva), los cuales deben adaptar los contenidos a otros canales sensoriales, aunque tampoco se ha profundizado sobre este tema.

Función de profesionales y entorno

Los profesionales debemos atender todas las demandas, necesidades, dudas, curiosidades, motivaciones, etc. Ayudando a encontrar una vida de desarrollo para conseguir una educación sexual positiva. De esta manera podemos conseguir que se conozcan, que se acepten y que puedan expresar su sexualidad satisfactoriamente.

El principal problema es que falta mucho material para esta tarea, así como estudios y documentación.

Cada persona ha de vivir su sexualidad a su manera, nadie tiene derecho a bloquear esta oportunidad porque se “salga de la norma”. Aunque yo siempre digo que estoy segura que todos ellos disfrutan mucho más que nosotros de la sexualidad, aprovechando los matices, viviéndolo con plenitud en todos los aspectos.

 

Núria Jorba. Directora del centro, Sexóloga Clínica especialista en Coaching Sexual

Cómo convertirse en sibarita sexual

ABC publica el articulo Cómo convertirse en un sibarita sexual «low cost» donde presenta a la sexóloga Núria Jorba en la publicación de su libro «Sexo gourmet», un libro para vivir la sexualidad de una forma más creativa. (09 de junio del 2014)

 

Una botella que podría ser de Moët & Chandon, una chimenea que calienta la estancia, rosas y dos pies desnudos sobre una alfombra roja. Son los restos de la pasión, que cuando se diluye solo deja dos copas de champagne por la mitad y algunos pétalos durmiendo en el suelo. También es la portada de «Sexo gourmet» (Editorial DeBolsillo), el libro que acaba de publicar la sexóloga Núria Jorba, con el que pretende romper los tabúes que muchas personas tienen al hablar de sexo. «Me di cuenta de que a muchos de mis pacientes les costaba hablar de su sexualidad, así que decidí comparar el sexo con la comida, para hacerlo todo mucho más fácil», explica esta especialista.

A diferencia de otros libros de sexología, Jorba ha querido ser realista: «En las librerías encuentras libros donde todo es ideal: hotel, velitas...La realidad, por el contrario, es tener hijos y mil cosas en la cabeza. Por tanto, era cuestión de preguntarse qué es posible y qué es idealizado», aclara. En ese ejercicio de sinceridad, Jorba no titubea al señalar que, en una pareja, una vida sexual plena tiene un «sesenta o setenta por ciento de importancia para que todo funcione». Un dato que, aunque pueda parecer exagerado, en algunas personas puede llegar «al ochenta por cien». Y eso que, a juicio de esta especialista, nuestra sociedad tiene «muy despreocupada la sexualidad». «Nos dejamos llevar al inicio y luego nos acostumbramos a comer lo mismo y de la misma manera», añade, continuando con el símil gastronómico. Aunque matiza: «Muchos exageran la importancia. Si el resto no funciona, no hay nada que hacer. Es un pilar más como lo son la convivencia, las familias de uno y de otro, el tener una estabilidad económica...».

Mejor el «low cost»

 Sexo gourmet no se traduce como una guía de sexo para ricos; de hecho, la sexóloga aclara que «el "low cost" es mejor que tener dinero» porque obliga a «explotar más la imaginación». «En lugar de poder comprarnos el último lubricante con sabor a chocolate, tener que recurrir al que se vende para hacer fondue puede ser más divertido», comenta entre risas. Y resuelve: «Un picoteo divertido, mejor que un restaurante carísimo».

Respecto al universo que rodea a la pareja, Jorba se queda con laTeoría Triangular del Amor, desarrollada por el psicólogo estadounidense Robert J. Sternberg. Esta plantea los tres componentes clave de este sentimiento: intimidad, pasión y compromiso. «Lo complicado no es conseguirlos sino mantenerlos», aclara. Y es que la pasión dura «entre seis meses y un año», la intimidad «aparece sola pero a los tres años se va eliminando» y el compromiso «es lo que puede mantenerse durante más tiempo». Una radiografía que augura un futuro sentimental (y sexual) a priori complicado y quizá por ello la importancia de este libro y sus consejos. Centrando el tema en asuntos de cama, la sexóloga matiza que mantener la pasión del principio «es muy difícil». «Se pasa a un nivel de complicidad, te conoces y la persona que está a tu lado te apoya y te quiere; con ella puedes probar más cosas y hablar más de este tema», resume. En este aspecto, la evolución es clara: «De la pasión y la fogosidad se pasa a la complicidad y la calidad». Siempre manteniendo la atracción física, claro: «Si no te gusta la piña, yo no te puedo obligar a que comas piña». El futuro parece ser un análisis cuidado de los ingredientes. Barato no siempre significa tirarse a las ofertas.

 

 

Ellas hablan, escriben y sueñan con sexo

EL PAÍS  publica el artículo "Ellas hablan, escriben y sueñan con sexo" donde se hace referencia a Nuria Jorba, en la especialidad de Couching sexual y en la publicación de su libro Sexo Gourmet (26 de mayo del 2014)

 

 

El sexo siempre había sido una cuestión de hombres. Hasta ahora. Vivimos un momento en el que lo femenino parece estar en auge, hay más mujeres en la universidad, en el arte, en la política, y desde luego, también en el mundo del sexo. Ya no son sujetos pasivos, y es que además de tomar las riendas de su sexualidad, ahora son ellas las que hablan, escriben y casi incluso sueñan con sexo.

Alguna vez nos preguntamos, en este mismo espacio, por qué somos mayoritariamente nosotras las que hoy escribimos sobre sexo: ¿será porque no cargamos con el mandato social de ser expertas?

Y hemos hablado del boom de la literatura erótica, o incluso del interés desde el punto de vista de ciencia por la sexualidad femenina, como muchas veces ilustra Pere Estupinyá, desde 'Apuntes científicos desde el MIT'. Pero en esta ocasión queríamos acercarnos a los pensamientos, deseos y secretos de algunas de las mujeres que, como las autoras de este blog, dedican su vida y su profesión a que todo el mundo pueda conocer algo más sobre esa palabra de cuatro letras, que aún causa tanto revuelo.

Valérie Tasso es una de las pioneras, y es que tras su libro Diario de una ninfómana no ha parado de publicar. No solo por ella, sino también por sus lectores, que le piden que "siga dando guerra". También porque intenta ver en el sexo algo más, algo incluso divertido. Así lo hace en su último libro, El método Valérie (Plaza&Janés) que, según su autora, "es un intento de aunar el humor con el sexo, porque como decía aquel escritor: ‘el humor es la distancia más corta entre dos personas’. Si alguien tiene ganas de reírse un poco de sí mismo y de los demás, este es su libro". Valérie es la primera en reconocer que, actualmente los temas relacionados con el sexo son, en general, más tratados por mujeres, y su explicación es pura lógica. "Quizá se debe a que, durante siglos, no nos han visto como ‘seres sexuados’, nuestro deseo siempre ha sido una gran incógnita (y lo sigue siendo), y la sexualidad siempre ha sido explicada desde un punto de vista masculino”.

Está de acuerdo con ella otra de las figuras que ahora mismo causa furor en medios y redes sociales, Roser Amills: "Nuestra sexualidad es menos evidente, genitalmente, por ejemplo, y por eso necesitamos más información especializada, ya que no basta con la simple observación". Roser, que se atreve incluso a enseñar el trasero en los baños públicos en una reivindicación de "ser como somos", explica que el reto de ser mujer y escribir sobre sexo pasa por "hacer oídos sordos a esos mensajes negativos que indican lo que una mujer debe hacer, y hacer todo lo contrario”, es decir, “expresarnos con ganas, aunque nos digan que no estamos siguiendo el llamado buen camino”.

Si bien, la autora de más de 15 libros, reconoce que "nos falta ser un poquito más valientes y atrevidas, todo se andará". Ella, al menos, lo está intentando, y ejemplo de ello es su libro Me gusta el sexo (Paidós), que Roser Amills define como "el más sinceramente sexual de todos los que he escrito. Es un ensayo autobiográfico en el que desgrano cuanto he aprendido sobre sexo a lo largo de mi vida".

Ellas hablan, escriben y sueñan con sexo, Centre Nuria Jorba en Barcelona

 Valérie Tasso, Núria Jorba y Roser Amills. 

 

La que se ha atrevido a darle un toque 'gourmet' al sexo, para sibaritas en el arte sexual, es Núria Jorba, quien opina que las mujeres "somos, por regla general, mucho más imaginativas, sensibles, emocionales y le damos un peso muy importante a los matices, por eso nos sale de forma natural hablar de sexualidad". Aunque, desde su perspectiva como sexóloga, el reto de ser mujer y escribir sobre sexo radica en "lidiar con la posible etiqueta que puedas obtener de tu entorno, que no se llegue a mezclar la parte personal con la profesional".

Núria es, además, una de las mayores expertas en coaching sexual en España, materia en la que, por cierto, también están interesadas principalmente mujeres, "aunque sí que me doy cuenta que poco a poco está aumentando el interés masculino por querer salir de la rutina". En su libro, Sexo Gourmet (Random House Mondadori), su objetivo no es otro que el de "intentar que mis lectores disfruten del sexo de la misma manera que lo hacen con un buen menú gastronómico", y es que "a partir de los libros de sexualidad se llegue a una aceptación mucho más liberal de los gustos y preferencias de cada uno, se consigue que uno mismo busque cuáles son las cosas que le gustan a través de la experimentación, no limitarnos y, sobre todo, aprender a querer".

Últimas libros publicados sobre sexualidad, Centro Nuria Jorba en Barcelona

 Las portadas de los últimos libros relacionados con el sexo que han publicado estas tres autoras

 

Por su parte, Válerie Tasso también cursó un máster de Sexología en INCISEX y, desde entonces, tiene su propio mensaje, el que no se cansa de repetir: "El sexo es un valor, no un problema; sin embargo, se sigue tratando como tal". Se une al mismo Roser Amills que, sin pelos en la lengua, apunta que "hay que reivindicar que se hable mucho más de sexo en las familias, en las camas y en la tele. Pero hablarlo de veras, con lo que es y no con el circo estilizado de la ropa interior falsa".

En definitiva, todas ellas son ejemplo de un cambio, de un avance, de un paso hacia delante, en el que seguramente esperan que las acompañen sus iguales, los hombres. Porque ellos todavía tienen que contarnos mucho acerca de su sexualidad. ¿Quién más habla, escribe y sueña con sexo? 

 

 

La Sexsomnia

Pies en la cama, Centro Nuria Jorba en Barcelona

La sexsomnia, también es conocida con el nombre de sleep sex, Se trata de una compleja alteración del sueño descubierta en el año 2003 por el doctor Colin Shapiro. Es una especie de sonambulismo sexual en el que las personas tienen actividad erótica mientras duermen, ya sea mediante masturbación, coito, verbalizaciones de conductas eróticas, violencia sexual, etc.

Está diagnosticada como una patología poco frecuente, concretamente corresponde al 8% del total de las personas que sufren una parasomnia, es decir, un trastorno del sueño. Además quien lo sufre y lleva a cabo las conductas nombradas, al despertarse no recuerda los actos que realiza ya que se realiza mientras está durmiendo. Si comparamos hombres y mujeres, las mujeres que lo sufren tienden a masturbarse y a verbalizar sueños eróticos y sexuales, en cambio entre los hombres es más común que acaricien e inicien el acto sexual.

La forma de diagnosticarlo es a través del estudio del sueño llamado polisomnograma, que consiste en monitorizar a la persona mientras duerme para mesurar los datos de su sueño. Se ha encontrado que los que lo sufren durante la última etapa del sueño llamada Delta, que es la más profunda, los ojos se mueven rápidamente y el cuerpo se queda inmóvil por completo. En cambio, los sujetos que si presentan la sexsomnia, esta última característica de quedarse inmóvil no la presentan, pudiendo llevar a cabo conductas eróticas.

Este trastorno se puede tratar trabajando la higiene del sueño, es decir, trabajando los horarios de irse a dormir, hacer una rutina de relajación antes de dormir, etc. Así como es necesario llevar una dieta saludable, hacer ejercicio para liberar estrés, suprimir el consumo de alcohol y de tabaco, ya que impiden una correcta respiración cuando se duerme, etc. Además, en los casos más crónicos, normalmente es necesario medicación ansiolítica y relajante.

De este trastorno se conocen varios casos, por ejemplo un hombre de 43 años en Reino Unido fue acusado de violar a un adolescente de 16 años en su propia casa, pero meses después fue declarado inocente ya que se descubrió que sufría sexsomnia. Una de las historias más impactantes de este trastorno paso hace poco en el año 2011 en Gran Bretaña una pareja con problemas para concebir, descubriendo que ella estaba embarazada cuando estaban a punto de iniciar el tratamiento de fertilidad. La pareja llevaba registradas las veces que habían mantenido relaciones sexuales y detectaron que la concepción se produjo durante una noche que supuestamente estaban dormidos. 

 

Núria Jorba. Directora del centro, Sexóloga Clínica especialista en Coaching Sexual  

 

La sexualidad al desnudo

LA VANGUARDIA publica el artículo “La sexualidad al desnudo” en relación al libro de Nuria Jorba: Sexo Gourmet (11 de mayo de 2014)

Vanguardia. Sexo al desnudo, Centro Nuria Jorba en Barcelona

¿Qué apaga la libido?

Pareja discusión, Centro Nuria Jorba en Barcelona

A todos nos ha pasado alguna vez que justo en el momento en que la excitación está al máximo nivel, donde nuestros sentidos ya están desorientados y en lo único que pensamos es en tener un gran momento sexual.... pasa lo inesperado.... él o ella recibe una llamada, tú piensas que no contestará pero: ¡No! ¡Coge el teléfono! Apagando toda la libido del momento. Este es un ejemplo de los pretextos que pueden arruinar ciertos momentos de excitación sexual con la pareja. Otros que podemos nombrar son:

Ropa interior poco sexy: Todos sabemos que el momento de desnudar a la pareja es un momento de alto nivel sensual y erótico, pero sí de golpe al sacar la ropa nos encontramos con unas bragas de abuela o con unos calzoncillos horribles hará que la sensualidad se vaya a la papelera. Al igual que los malditos calcetines, ¡prohibidísimo dejárselos puestos!

Comentarios fuera de lugar: Tampoco es el momento de hacer ciertos comentarios como, espera que tengo que poner una lavadora o vigila que acabo de hacer la cama; espera, apaga la luz. Todo esto hace que la espontaneidad desaparezca y nos vengan una avalancha de obligaciones en la cabeza, lo que elimina cualquier posible ambiente romántico o excitante.

Una cama en mal estado: Esto suele ocurrir cuando vamos de viaje o nos quedamos fuera de casa a dormir o/a pasar un fin de semana. Cuando una cama hace ruido rompe cualquier espacio de intimidad, ya que estás más pendiente de no hacer movimientos bruscos para que no haga ruido que no de lo que te está haciendo o haces a tu pareja. Por tanto, aquí recomiendo que cuando esto ocurra lo mejor es o tener sexo de pie, o irse a la ducha, o también existe la posibilidad de poner las mantas en el suelo y tener un encuentro diferente.

Intentar ser actor de Hollywood: Muchas veces vemos escenas en las películas o en la pornografía que nos llaman la atención y que intentamos trasladarlas a nuestra sexualidad. Hay que vigilar mucho porque si intentamos hacer acrobacias empeoraremos el momento, en vez de añadir erotismo.

Aclarar sentimientos: El momento de sexo no es el lugar idóneo para resolver conflictos de pareja que se han dado antes. Si intentamos pedir perdón o solucionar un problema, acabaremos por crear otro. Por lo tanto, lo mejor es esperar a disfrutar de ese momento y después, una vez hayamos terminado y haya pasado un rato, podremos hablar con calma.

Criticar el propio físico o el del otro: Esta conducta suele llevar más a menudo a la práctica la mujer, tiende a empezar a decir todo lo que no le gusta de su cuerpo " aixxx no mires mi culo, que es horrible" o incluso "ostras, has engordado, ¿no?" eso nunca lo debemos hacer, es inevitable pensarlo pero no siempre se tiene que compartir todo.

Tener la TV encendida: A veces podemos iniciar un encuentro sexual mientras estamos mirando una película o algún programa de televisión. Recomiendo siempre que se pare desde un inicio ya que nos puede distraer, podemos llegar al punto de estar teniendo sexo y siguiendo el final de la película. Esto puede causar a la otra persona un gran cabreo, y con razón.

Eliminar toda posible sutileza o sensualidad: Hay algo que pienso que anula toda sensualidad de golpe y con un segundo, cuando se pregunta "¿vamos a tener sexo?" Esto nunca se puede preguntar, está prohibido, hace que la libido desaparezca del contexto. Por lo tanto, hay muchas veces que no hay verbalizar las cosas.
También hay otro que me pone "negra", cuando las caricias ya denotan que se acerca la relación sexual y entonces uno de los dos se empieza a desnudar rápido y se dirige hacia la cama corriendo. No, esto no se puede hacer, volvemos a sacar toda la excitación posible.

Exagerar la excitación: Esto se suele hacer más cuando se conoce a alguien, en el primer encuentro, para impresionar. Pero como digo siempre, los excesos nunca son buenos, y si el otro se da cuenta hace que pase a ser un desastre de encuentro. Por tanto, lo mejor es la naturalidad.

Olores desagradables: Este último punto pienso que ya es lógico y que no tendría que nombrarlo, pero por si acaso, decir que siempre debemos tener una buena higiene personal, el aliento con condiciones, y un buen olor corporal. Ya que si esto no lo tenemos, ya no es necesario que iniciemos nada, porque el desastre está asegurado. 

 

  Núria Jorba. Directora del centro, Sexóloga Clínica especialista en Coaching Sexual 

  

Nuevos inventos en la sexualidad

Patito bondage, Centro Nuria Jorba en Barcelona

Anticonceptivo masculino 

La eterna reivindicación de las mujeres sobre la anticoncepción masculina comienza a dar resultados. Se ha encontrado que la fertilidad de los hombres se puede controlar bloqueando dos proteínas del esperma. Pero una de las contraindicaciones que hay a día de hoy (y que es uno de los principales motivos por los que no se comercializa, entre otros) es la alta probabilidad de crear una esterilidad permanente si se toma de forma constante y durante un largo período.

Reinvenciones al mundo de los preservativos

Ya podemos encontrar preservativos con sabor a whisky, que brillan y hasta que reproducen música o incluso hay marcas que fabrican preservativos personalizados. Pero lo más interesante de todos es el nuevo preservativo con Viagra. Este ha sido inventado porque muchos hombres se quejan de que el preservativo les reduce la erección, por lo tanto, con este preservativo se evita. Y nos podemos preguntar, ¿cómo lo han conseguido? Pues aplicando un gel al preservativo que permite mantener una erección más firme durante el coito. Al ponerse el preservativo, una pequeña dosis del fármaco contenida en la punta del preservativo hace que se deposite en el miembro, incrementando el flujo sanguíneo, produciendo así un aumento del tamaño mayor a la habitual, mayor firmeza y además una mayor y más prolongada duración de la erección (recordad que no es para personas con disfunción eréctil).

Robot de masturbación asistida (Frixion)

Una empresa de tecnología sexual ha creado un robot para ayudar al cibersexo. La función de este es liberar las manos de los usuarios para que las pueda tener libres durante la masturbación y además se pueden decidir los movimientos y coordinarlos entre dos aparatos.
Este juguete se puede configurar para ambos géneros y para cualquier orientación sexual. Combinando esto con Skype y Webcam aseguran una experiencia muy completa. Además en un futuro incluso será compatible con Google Glass.

Una almohada que elimina la soledad nocturna aumentando la felicidad

Se trata de un cojín en forma de U que puedes abrazarlo y sentirte abrazo reproduciendo así aquel abrazo cálido y reconfortante que proporciona una pareja. Se comenta que a través de estas sensaciones dormimos mejor, descansamos más y nos sentimos más alegres y con más felicidad.
 

Dos inventos sexuales absurdos 

Shower Power

Se pega donde queremos a través de una ventosa, y sirve para poder utilizar y poner en práctica toda la imaginación sexual, principalmente en el baño, logrando posturas que antes hubieran sido imposibles.

Sweet Release

Intentaré ser fina y que no suene de mal gusto ni algo " asqueroso ", pero son unas pastillas para los hombres que tienen como finalidad mejorar el sabor de los fluidos sexuales, concretamente le dará un sabor a manzana.

 

Núria Jorba. Directora del centro, Sexóloga Clínica especialista en Coaching Sexual

 

Inteligencia sexual

Inteligencia sexual, Centro Nuria Jorba en Barcelona

La inteligencia sexual se podría definir como la capacidad que tiene una persona de gestionar su sexualidad y satisfacer a sus parejas sexuales. Es decir, una persona sexualmente inteligente es esa persona capaz de disfrutar muchísimo con el sexo y conseguir que sus parejas sexuales también lo hagan. Por lo tanto, la inteligencia sexual está directamente relacionada con la intuición sexual, es decir, con la capacidad de percibir que la otra persona necesita, desea y sienta en cada momento. Es imposible tener una buena inteligencia sexual sin un alto grado de autoconocimiento, sin saber cómo somos, que nos gusta y que necesitamos para sentirnos satisfechos en la cama. Todo este conocimiento lo tiene muy poca gente y la verdad es que vale la pena trabajarlo. La inteligencia sexual no es tan importante para la seducción en sí, sino para vivir una vida sexual plena y feliz.

Pero para conseguir una buena inteligencia sexual tenemos que trabajar dos inteligencias más:

  • La inteligencia emocional que sirve para aprender a gestionar nuestras emociones y conectar con los otros pudiendo simpatizar.
  • La inteligencia sexual que sirve para dominar las habilidades sociales siendo capaces de gustar, atraer, conectar, entender e interactuar positivamente con la gente que nos envuelve.

Este término del que estamos hablando hoy surgió de dos psicólogos de Estados Unidos (Sherre Conrad y Michael Milburn) al analizar el hecho que seguimos sin hablar lo suficiente con nuestra pareja sobre nuestro deseo y la sexualidad en general. Estos psicólogos también dicen que gran cantidad de personas sienten algún grado de insatisfacción con la vida sexual pero no lo admiten y, al no reconocer el problema, no se consigue resolver. Incluso en esta sociedad libre de tabús, según dicen, seguimos sin hablar lo suficiente con nuestra pareja de nuestros deseos y necesidades sexuales. A partir de aquí crearon un test que permite comprobar el nivel de Inteligencia Sexual (IS).

Dicho todo esto, nos surge la pregunta viendo claro que nos hace falta trabajar esta inteligencia, ¿cómo lo hacemos? Hay tres claves básicas e importantes para poder comenzar a trabajarla.

1. Adquirir conocimientos preciosos sobre la sexualidad: Trabajar nuestra propia educación sexual, detectando y combatiendo así ciertos mitos y tabús eróticos que están ligados a la sociedad y que interiorizamos a través de la cultura, religión y familia.

2. Una vez liberados de las mentiras del sexo nos toca descubrir nuestro propio sexo, averiguar qué nos gusta, qué nos excita, qué preferimos y qué facetas de nuestra conducta erótica nos cuesta más mostrar. Puede ser que sea por nuestro pasado, nuestras experiencias, o por carencias emocionales y personales como la baja autoestima.

3. El tercer punto tiene que ver con los demás. El sexo es cosa de dos, mantener una vida sexual enriquecedora implica al otro. Para adquirirbuena habilidad y dominio de la sexualidad, tanto en pareja como en uno mismo, tenemos que conectar. Una persona no consigue un alto grado de inteligencia sexual hasta que no es capaz de hablar con la pareja sobre la vida sexual, entender sus necesidades y siendo sinceros sobre quien realmente somos sexualmente.

En el fondo, el concepto de inteligencia sexual radica en que cuando uno se conoce y escucha a sí mismo, sabe cuáles son los puntos de placer y aprender a comunicarlos a la otra persona, consiguiendo que la vida sexual sea plena.

Y lo más importante de todo a tener claro es que ser sexualmente más inteligentes no depende de la suerte, ni de la belleza ni del sex appeal innato, sino de habilidades que podemos adquirir, desenvolver y dominar con el tiempo.

 

 Núria Jorba. Directora del centro, Sexóloga Clínica especialista en Coaching Sexual   

 

El bajo deseo sexual

Pareja problemas sexuales, Centro Nuria Jorba en BarcelonaEste es uno de los problemas más comunes que encontramos en la consulta y, aunque sea un tema negativo, debemos tratarlo para ayudar a dar una orientación a aquellas personas que se encuentran o que su pareja tiene bajo deseo. 

¿Qué es exactamente el deseo sexual inhibido? Es el bajo nivel de ganas e interés sexual afectando la iniciación o respuesta de la actividad sexual en pareja.

¿Por qué disminuye el deseo? ¿Cuáles pueden ser las causas? El origen puede ser tanto físico como psicológico. 

Los factores físicos más comunes que afectan son: desniveles hormonales (la menopausia es un claro ejemplo), problemas de tiroides, el embarazo (sobre todo durante el período de lactancia), drogas y/o alcohol, fármacos (como por ejemplo los antidepresivos). En estos casos lo más importante es dejarse guiar por un profesional de la salud, un médico que te oriente hacia el mejor tratamiento. Si no tenemos claro si el problema es físico o psicológico primero siempre hay que empezar por una revisión física para descartar una causa orgánica.

De factores psicológicos (que son en los que nos centramos los sexólogos provenientes de la psicología) hay muchos, pero los más típicos o comunes son: problemas de pareja, falta de atracción hacia tu pareja, reacciones desagradables durante la relación sexual, tendencia a llevar el control y el perfeccionismo, cambios en el estilo de vida o la rutina, depresión o labilidad emocional, preocupación por la imagen corporal, experiencias negativas relacionadas con la sexualidad o una enseñanza negativa de ésta. En los casos psicológicos lo más importante y lo primero que tenemos que hacer es reconocer que existe un problema para poder afrontarlo a través de las pautas necesarias que nos proponga el especialista en cuestión, en este caso el sexólogo.

¿Qué hacer en estos casos para solucionar el problema? La verdad es que cada caso, de acuerdo con su causa concreta, será diferente, y por tanto, las pautas a poner en práctica serán diferentes. Pero a nivel general podemos hablar de algunas como:

• No forzar nunca a tener relaciones. Es lógico que nos sentimos culpables porque no le podemos ofrecer lo que necesita o quiere nuestra pareja, pero lo mejor es hablar del tema, intentar identificar cuál es la causa y buscar posibles soluciones o cambios de hábitos. Por lo tanto, la comunicación como siempre es básica.

• Si la causa es por conflictos con la pareja lo mejor es dejar el tema sexual en segundo lugar y centrarnos en solucionar primero el malestar y las discusiones; ya que la sexualidad, para trabajarla, debe tener los fundamentos positivos y firmes de una buena relación de pareja.

• También será importante tomar conciencia de nuevo de la sexualidad dándole un espacio. Ya sea a solas o con la pareja, para explorar nuestro cuerpo, para volver a conectar con las sensaciones. Es importante probar cosas nuevas, evitar tener vergüenza así como compartir todas las experiencias y pensamientos con la pareja. El objetivo en este caso es volver a disfrutar plenamente de la sexualidad.

Y recordad, no debemos tener vergüenza ni sentirnos diferentes en comparación al resto, es una situación normal que nos puede pasar a todos y debemos saber que hay profesionales especialistas que nos podrán ayudar para solucionarlo con facilidad.

Además, debemos saber que el tiempo juega a nuestro contra, cuanto más nos habituamos a vivir con bajo deseo sexual más nos costará cambiar la rutina y más problemas irán aparecido dentro de la pareja.

 

 Núria Jorba. Directora del centro, Sexóloga Clínica especialista en Coaching Sexual         

 

10 pistas para tener sexo gourmet

LA VANGUARDIA.COM publica el artículo “10 pistas para tener sexo gourmet” en relación al libro de Nuria Jorba: Sexo Gourmet (24 de febrero de 2014).

 La vanguardia.com 10 pistas para tener sexo gourmet, Centro Nuria Jorba en Barcelona

Hablar de sexo con nuestros hijos

Padres e hijos sexualidad, Centro Nuria Jorba en Barcelona

  

Parece un tema sencillo y fácil de llevar, pero hay más complicaciones que pueden aparecer a primera instancia. Os ofrecemos unos pequeños consejos que nos ayudan a tener una guía y más orientación en el momento de ponerlo en práctica.

¿Cuándo comenzamos a hablar de sexo con nuestro hijo? Es conveniente hablar de sexo con nuestro hijo desde el momento que empiece a conocer su cuerpo y a nombrarlo. Para los niños es muy importante que cada parte de su cuerpo tenga un nombre y no un “mote”. Tenemos que evitar darle otros nombres a los órganos genitales porque el niño se puede sentir confuso. Por otro lado no solo tenemos que hablar de los aspectos preventivos como ETS o aspectos a prohibir sino también de todos los aspectos positivos que la sexualidad nos puede aportar como la intimidad, el respeto mutuo, el placer sexual, etc. !Y recordad que nunca es demasiado tarde para empezar!

¿Hay algún truco para hablar de sexo con nuestro hijo? La única estrategia viable es mantenerse firme, nunca inventarse cosas o mentir, ni tampoco intentar evadir la respuesta o no contestar. Tampoco es bueno darle más información de la que pida. Lo ideal es adaptarse a su curiosidad y conocimientos previos sobre el tema y según la edad que tenga. Para adivinar el grado de información que tiene y que es lo que necesita, lo mejor es empezar a hacerle preguntas. En función de sus respuestas nos daremos cuenta de lo que sabe y de lo que tenemos que explicarle para satisfacer su curiosidad.

¿Qué hacemos si sentimos vergüenza o incomodidad al hablar de sexo con nuestros hijos? Tenemos que recordar que el sexo es lo  más natural del ser humano. No hay motivos para sentirnos cohibidos al hablar del tema. Lo peor es que nuestro hijo considere la sexualidad como un tabú familiar, esto sí que no nos ayudara. Si nos sentimos que no sabemos responder, no pasa nada, no tenemos que ser una enciclopedia, podemos responder: pues no lo sé, lo investigaremos juntos.

¿Qué ventajas tiene hablar de sexo con nuestros hijos? A parte de todo lo comentado, a través de estas conversaciones fomentaremos la intimidad y la afectividad entre los dos: poder transmitir a nuestro hijo que en casa se puede hablar de todos los temas le dará seguridad para que pueda llegar a confiar en nosotros en los momentos que lo necesite.

¿Cuáles son los aspectos claves generales para tener presentes? Tenemos que actuar con tranquilidad (sé que es muy fácil decirlo y no hacerlo). Tenemos que dar explicaciones sencillas, por ejemplo, si un niño quiere saber de dónde vino, podemos decir  “Te formaste en la barriga de mama y allí creciste hasta que estabas listo para nacer”. Tenemos que fomentar su confianza en nosotros, para conseguirlo no nos tenemos que asustar por lo que nos digan o nos pregunten, ni tenemos que decir “¿de dónde has sacado esto?” menospreciado, ni tampoco tenemos que quitarle importancia posponiendo la conversación. También tenemos que enseñarle el significado de privacidad, como por ejemplo que se tiene que picar a la puerta antes de entrar y que dentro de un mismo techo cada persona tiene su espacio.

Os recomiendo el libro de Montse DoménechLos niños no vienen de Paris de Editorial Planeta.

 

Núria Jorba. Directora del centro, Sexóloga Clínica especialista en Coaching Sexual          

/
JoomSpirit