sexologia clinica nuria jorbaterapia de parejas de la clinica de nuria jorbaBlog de psicologia emocional de nuria jorba

Las fantasias eróticas

Hombre seduciendo mujer ojos vendados, Centro Nuria Jorba en Barcelona

Las fantasías sexuales forman parte de la vida de la mayoría de las personas, pero tenemos que tener presente que podemos generar tanto satisfacción como insatisfacción, depende de cómo se gestione. Las fantasías pueden ser ilimitadas, del romanticismo al sexo más explicito y directo, hay todo un ventanal de posibilidades a recorrer.

 ¿Qué función tienen las fantasías? 
Son un recurso para aumentar el pacer, tanto en el momento de realizar el acto sexual como recreándolo antes y/o después, contribuyendo a sexualizar y sensualizar la vida cotidiana. A nivel cerebral el rol que cumplen las fantasías eróticas siempre es el mismo: Liberar endorfinas, que son las substancias encargadas de dar placer, y estas desencadenan otras substancias químicas que provocan en el cuerpo reacciones parecidas a las de un deseo real. Por tanto, a nivel práctico podemos decir que nuestras fantasías nos sirven para preparar un encuentro sexual, aumentar e inducir la excitación, evitar la rutina y contrarrestar el aburrimiento, eliminar las presiones y tensiones, aumentar la confianza y la propia imagen, excitarnos en momentos de difícil concentración, etc.

 Las fantasías de hombres y de mujeres
Tanto hombres como mujeres tenemos fantasías, aunque existen diferencias sustanciales tanto en los temas como en la elaboración de estas.

Las fantasías masculinas acostumbran a ser más visuales y graficas, se miden más en relación con la finalidad de la fantasía que en el propio proceso de ésta, son director y contienen pocos estímulos accesorios y colaterales. Las femeninas tienden a ser más elaboradas y tener un alto contenido emocional, se basan en el proceso de excitación y el desarrollo de la propia fantasía, acostumbramos a contener detalles infinitos que le aportan un alto juego sexual, además, la propia mujer en la mayoría de los casos, acostumbra a ser la protagonista de la historia.

Hombres: Posturas sexuales no practicadas en la vida real, relaciones sexuales en grupo, sexo entre mujeres y juegos eróticos de dominación.

Mujeres: Actividades sexuales, juegos eróticos de sumisión, sexo en entornos no cuotidianos y juegos sexuales y violentos.

¿Fantasía o realidad?
Las fantasías no indican siempre un deseo de realización. En una fantasía uno tiene el control, en la realidad no. Todas las fantasías no acaban necesariamente con la práctica, la creencia de que sí, acostumbra a ser bastante común. Un ejemplo, este pensamiento se podría comprara con la situación de que una persona se está imaginando atracando un banco, pensarlo no conlleva hacerlo, uno no es un ladrón por tener estos pensamientos.

En el caso de que se despierte el deseo intenso de realizar una fantasía se tiene que tener presente que nunca será igual que en nuestra imaginación. Una vez asumido esto, si seguimos queriendo ponerla en práctica se debe poner en una balanza si compensa o no realizarla y, si estamos en pareja, debemos estar de acuerdo los dos.

Compartir la fantasía, ¿sí o no?
Evidentemente la decisión es puramente personal, ya que puede aportar aspectos positivos y negativos tanto a la persona como a la pareja. Además se debe pensar que la fantasía la controla uno mismo y, al compartirla, este control se pierde.

En resumen lo realmente importante de las fantasías sexuales es que son parte esencial de la sexualidad humana y, por tanto no se les debe tener miedo, negarlas ni rechazarlas, sino incorporarlas a nuestros esquemas para mejorar la propia satisfacción.

  

Núria Jorba. Directora del centro, Sexóloga Clínica especialista en Coaching Sexual

 

Sexo para sibaritas

LA REVISTA GRAZIA publica un artículo de Núria Jorba sobre su nuevo libro Sexo Gourmet (20 de Noviembre de 2013). En este artículo se compara El sexo gourmet con El fast sex, ambos compatibles entre ellos, pero que nos aportan diferentes sensaciones y experiencias a nuestra sexualidad.

Articulo Nuria Jorba, Centro Nuria Jorba en Barcelona

Las nuevas tendencias sexuales

Mujer con esposas, Centro Nuria Jorba en Barcelona

En el mundo del sexo cada persona es un mundo, con sus gustos y con las cosas que no le gusta hacer o que le hagan. Hoy comentaremos algunas de las nuevas tendencias sexuales que cada vez ganas más adeptos. Puntualizar que las tendencias no es solo con la ropa, la comida y los sitios de moda, sino que también pueden alcanzar una cosa tan íntima como son las relaciones sexuales.

Juguetes sexuales. Después del fenómeno de la trilogía de 50 sombras de Grey se ha confirmado que nos hemos vuelto un poco más atrevidos para introducir complementos sexuales en la cama.

Sexo tántrico o sexo Soft. Se trata de realizar un sexo más relajado, no tanto focalizado en el orgasmo y la eyaculación sino en todo el conjunto de las sensaciones que podemos disfrutar durante el proceso de la relación sexual.

Las fantasías. Cada vez está mejor visto tener fantasías sexuales, incluso, compartirlas. Por ejemplo hay una página web que se llama Cliterati que te permite compartirlas con el mundo (www.cliterati.co.uk). 

Aplicaciones de móvil. Existen aplicaciones como por ejemplo Bang with frends, ayudan y permiten contactar con amigos o personas con el mismo interés y gusto sexual para poder mantener un encuentro sexual. Concretamente esta te permite contactar con personas que tengas en el Facebook y que tenga esta aplicación en su móvil. De manera que lo que hace la aplicación es poner en contacto, de forma privada, a las dos personas solo cuando las dos han demostrado un interés, teniendo que ser este interés mutuo.

Booty call. Se trata de tener sexo sin nada más, con un conocido o conocida con el que tenemos la suficiente confianza para tener sexo esporádico. Es el que antiguamente se conocía como “amigos con derecho a roce”. 

Footjob. Es la utilización de los pies para excitar a nuestra pareja haciendo una serie de masajes eróticos. 

Bondage. Es el arte erótico de inmovilizar a impedir el movimiento del otro, con su consentimiento, a través de cuerdas, cintas, esposas, etc. 

Sexdiet. Es el buscar perder peso a través de una larga jornada de sexo. Seguramente quemas menos que si vas al gimnasio, pero seguro que después te sientes mucho mejor.

 

Núria Jorba. Directora del centro, Sexóloga Clínica especialista en Coaching Sexual 

 

Trucos científicos para tener buen sexo

Kinsey, Centro Nuria Jorba en Barcelona

Como todos sabemos la ciencia cada vez más se está dedicando a estudiar la sexualidad humana, revelando información precisa que contribuye a que estemos más satisfechos en el ámbito sexual. En este caso, hablamos de unos estudios que explican trucos para tener un buen sexo.

La puesta en práctica de estos trucos nos servirá para recuperar la energía sexual, el erotismo y la sensualidad, tanto si estamos o no en plena práctica sexual, como si tenemos o no tenemos pareja.

El primer truco, seguro que ya conocido por todos nosotros, es el de hacer ejercicio. Ya que las substancias que se generan con la práctica del sexo como dopamina, endorfinas, serótina y oxitocina, también liberan a través del esfuerzo físico. Además el ejercicio te permite mejorar tus músculos aumentando así el rendimiento sexual. Por lo tanto, el mantenerse activo mejora el estado de ánimo, fortalece la autoestima y te prepara para el encuentro sexual.

 

Otro estudio sugiere que el disponer y utilizar de forma habitual juguetes sexuales te beneficios para mejorar la respuesta orgásmica, incluso, durante la menopausia el vibrador está recomendado para prevenir la sequedad y mejorar la elasticidad de los tejidos vaginales. Y es que los juguetes sexuales permiten que las mujeres nos conozcamos mejor a nosotras mismas y nuestras respuestas a los estímulos eróticos, consiguiendo así que nuestro placer no sea responsabilidad de los hombres.

 

Además se sabe que una buena alimentación también ayuda a mantener y aumentar la actividad sexual, ya que a medida que avanza el envejecimiento, los niveles de hormonas sexuales presentes en el cuerpo humano disminuyen. Y una adecuada alimentación utilizada de forma preventiva puede ayudar a paliar las consecuencias que provoca esta disminución.

 

Y por último, se recomienda practicar técnicas de relajación, ya que para disfrutar de la sexualidad y pasarlo bien de forma natural y tranquila, tenemos que saber quitarnos el estrés de encima. Así que lo mejor es aprender técnicas de relajación y practicarlas de forma constante, porque cuando hagamos el acto sexual podamos obtener placer, alejar tensiones y decepciones y el estrés diario.


Núria Jorba. Directora del centro, Sexóloga Clínica especialista en Coaching Sexual.

 

¿Qué es un sexólogo?

Visita a un sexólogo, Centro Nuria Jorba en Barcelona

Es interesante plantear este tema, ya que en muchos casos no se tiene clara cuál es su función y cuándo es útil acudir. 

Primero de todo explicar que esta especialidad va ligada también a la especialidad de terapeuta de pareja, y creo que todos sabemos que a un psicólogo de pareja acudimos cuando tenemos problemas por gestionar la relación de pareja, sea por la comunicación, por la afectividad, por familiares, etc. Por lo tanto, el sexólogo realiza la terapia sexual ,con lo cual se consigue que la pareja o la persona entiendan su disfunción o dificultad sexual y se puedan aplicar las pautas necesarias para eliminarla.

Pero, ¿qué pasa dentro de una consulta de sexología? Lo primero que se hace es plantear la situación y la problemática, para poder identificar las causas, las consecuencias y los factores influyentes. Una vez identificadas todas las variables se recomiendan pautas y tareas a seguir para solventarlo, junto con una reestructuración cognitiva, que es una técnica terapéutica destinada a trabajar los pensamientos negativos, los miedos, etc. Por ejemplo, si una mujer sufre dificultades para llegar al orgasmo se trabajaría las sensaciones para saberlas intensificar y disfrutar, la relajación, los miedos y complejos y desconexión mental durante el acto sexual; todo esto junto con ofrecimiento de información objetiva y verídica que le ayude a entender que le está pasando, el porqué y qué camino se tiene que seguir para solucionarlo.

¿Cuántas sesiones son necesarias? Todo depende de cada caso personal, del profesional al que acudimos y del esfuerzo que realice el paciente durante el proceso terapéutico.

¿Cuándo se debe acudir a un sexólogo? Todos sabemos que las cuestiones sexuales son un tema muy delicado y no todos se animan a abrir y explicar su intimidad sexual. Muchos consultan cuando ha pasado mucho tiempo y la disfunción ya afecta a otras áreas de la vida; tanto sea por la negación del problema, para evitar un desenlace al que tienen miedo o porque no se quieren descubrir complejos. Pero, es importante consultar en el momento que se percibe una dificultad y/o cuando comienzan a detectarse síntomas fuera de la normalidad para evitar así consecuencias innecesarias.

 

Núria Jorba. Directora del centro, Sexóloga Clínica especialista en Coaching Sexual

 

Las duraciones y frecuencias en el sexo

símbolos mujer y hombre reloj, Centro Nuria Jorba en Barcelona

El planteamiento de este tema viene a raíz de una investigación que asegura que hay suficiente con siete minutos para tener un buen sexo. Los participantes del estudio (tanto hombres como mujeres) estuvieron de acuerdo en que una buena y satisfactoria sesión de sexo no tiene que pasar los 10 minutos de duración. Pero, según un estudios españoles destacamos a la hora de prolongar la duración del acto sexual. Duramos unos 22,3 minutos, la tercera marca por detrás de los mexicanos con 23 minutos y de los holandeses con 22,5 minutos. A parte de la duración de la relación sexual hay otros datos de duraciones y frecuencias que podemos comentar:

  • Por ejemplo, los españoles superamos la media mundial de frecuencia semanal, siendo esta de 2,80 concretamente y España obtiene una puntuación de 2,98 veces. En cambio, los coreanos son los que practican más sexo con una media de 4,5 veces por semana.
  • Por otro lado, los hombres españoles no llegan a la media mundial en conseguir el clímax a la pareja. Solo el 37% afirma conseguir que su pareja siempre llegue, por debajo de la media global del 43%, y muy lejos del 60% de los italianos que asegura conseguirlo.
  • Respeto al tiempo que dedicamos a los juegos previos (14,8 minutos), es inferior a los 15,8 minutos de la media mundial. Los primeros en este sentido son los británicos con unos 17,5 minutos.
  • Pero, para no acabar con un mal sabor de boca, y aunque este dato no tenga que ver con duraciones ni frecuencias, diremos que somos los terceros del mundo que más posturas diferentes probamos (4,63), superado por los argentinos (5,76)

Y como punto y final recordar que todos estos datos son anécdotas, que el que importar es disfrutar y pasar un buen rato en pareja, dejándonos de objetivos, metas, duraciones y frecuencias.

 

 Núria Jorba. Directora del centro, Sexóloga Clínica especialista en Coaching Sexual.

 

Los beneficios del sexo

Pareja en la cama pies, Centro Nuria Jorba en Barcelona

Hace un tiempo la revista The Times salió la noticia que el orgasmo estimula más el celebro que un Sudoku. Es interesante conocer cuáles son los beneficios de practicar sexo, tal como  explica el investigador Komisaruk en la revista, donde corrobora que el clímax sexual ejercita el celebro en su conjunto al generar un gran aumento del flujo sanguíneo que lleva todos los nutrientes y oxigenación necesarios para la mente.

El sexo es uno de los ejercicios más completos que existen, está comprobado que consume una gran cantidad de calorías, pero además al practicarlo utilizamos un elevado número de músculos, sin hablar de los beneficios para nuestro corazón al tratarse de una práctica esencialmente de tipo cardiovascular. Otro beneficio es el aumento de la esperanza de vida. Estudios suecos, americanos y escoceses lo han calculado, hacer el amor tres veces a la semana aumenta la esperanza de vida en 10 años. Uno de los beneficios del sexo más interesante es el poder analgésico, funcionando especialmente bien para los dolores de cabeza. Y para corroborar este beneficio en estudios realizados con roedores se indican que el efecto de un orgasmo es comparable al de tomarse dos aspirinas.

Podría seguir comentando beneficios fisiológicos, pero también es interesante hablar de los emocionales. Entre ellos encontramos que el sexo estimula la producción de endorfinas, los responsables de hacernos sentir de buen humor, por lo que es considerado un gran antidepresivo. Al mismo tiempo la actividad sexual eleva la autoestimaestimula la creatividad, y promueve el autoconocimiento y revitaliza. Así como hay varios estudios que revelan que las parejas que más sexo practican, son las que más duran. Además, consiguen complementarse mejor y duran más años juntos y felices. La clave es que el sexo aporta aquella intimidad esencial para una buena relación de pareja.

Por lo tanto, hacer el amor provoca una increíble reacción en cadena aportándonos una infinidad de ventajas a todos niveles.

 

 Núria Jorba. Directora del centro, Sexóloga Clínica especialista en Coaching Sexual.

 

Sexo en la primera cita, ¿sí o no?


Pareja desayunando, Centro Nuria Jorba en Barcelona¿Es correcto tener sexo en la primera cita?

Según una encuesta de PARSHIP, un 40% de los hombres y un 44% de las mujeres son convencionales, nada de sexo en el primer encuentro. Un primer contacto sí, pero sin ir más lejos. Por otro lado un 33% de los hombres y un escaso 15% de las mujeres responden sí a la pregunta de tener sexo durante la primera cita. Hay un tercer grupo que piensa que es adecuado un tiempo prudencial antes de iniciar cualquier tipo de contacto físico, concretamente un 24% de las mujeres y un 9% de los hombres.

Al mismo tiempo hay dos preguntas habituales que nos planteamos a raíz de esta cuestión:

¿Si tenemos sexo pensará que soy demasiado fácil? Este miedo sigue estando bastante presente entre las mujeres. Lo que tenemos que recordar es que lo que piense el otro dependerá de si hacemos o no aquello que creemos y que nos apetece, sea tener una relación sexual o no tenerla. Es decir, lo importante es ser coherentes con nosotros mismos sin obligarnos a nada.

¿Tener sexo en la primera cita hará que sea más difícil conseguir una relación estable? Rotundamente NO. Un estudio revela que las personas que han empezado una relación como si se tratara de un “ligue” son igual de felices que las personas que han comenzado su relación con más calma y no han tenido sexo desde el principio. Tenemos que decir que no importa como una relación empiece sino que lo realmente importante son las personas que forman parte de la relación. Aunque se tiene que puntualizar que es verdad que a veces tiene más magia el encuentro íntimo cuando se produce una espera y un acercamiento lento.

Por lo tanto, tener sexo en la primera cita dependerá de la persona y de la situación. Pero lo que no cambia nunca es la importancia de la protección, ya que en muchas ocasiones nos dejamos llevar demasiado por la pasión y nos olvidamos de cómo una pequeña distracción puede arruinar nuestra salud.

 

Núria Jorba. Directora del centro, Sexóloga Clínica especialista en Coaching Sexual.

El punto P

Pareja con sexualidad feliz, Centro Nuria Jorba en Barcelona

Desde que apareción el cuestionado Punto G en la mujer, popularmente considerado una zona erógena ubicada en el área genital, se ha tratado de buscar un equivalente en el hombre. Siendo a día de hoy el nombrado Punto P.

¿Qué es la próstata? Es una glándula de la medida de una avellana que se encuentra justo debajo de la vejiga y delante del recto. Y su función es producir y segregar el líquido por el cual salen los espermatozoides. Este punto P es un tema tabú para muchos hombre ya que la mayoría no quieren experimentarlo. El motivo es que su estimulación está relacionada con la zona anal.

¿Cómo lo estimulamos? Esta zona erógena masculina se activa mediante la estimulación de la próstata a través de dos formas. La primera, que es la indirecta, se aconseja haciendo un masaje y presionando suavemente con el dedo el periné (área que se encuentra entre los testículos y el esfínter anal). La segunda manera más directa y al mismo tiempo más placentera para el hombre, pero más difícil de aceptar por algunos, consiste en estimular la próstata introduciendo un dedo en el esfínter anal.

Y al estimularlo, ¿qué pasa? Los beneficios de su estimulación es la obtención de un mayor placer descubriendo nuevas sensaciones y unos orgasmos más intensos.                    

¿Con qué problemas nos encontramos al hablar de esta estimulación? Hay dos, principalmente. Uno es que muchos hombres heterosexuales se niegan a experimentar esta vía de obtención de placer por los prejudicios o por el parecido a los homosexuales. Por lo tanto, recordar que conseguir placer a través de la estimulación anal no tiene nada que ver con la orientación sexual de cada uno. El otro problema es que muchas mujeres podemos sentirnos incomodas con esta práctica. Pero hemos de decir que para estimular este punto P no solo existe la estimulación manual son que hoy en día tenemos gran diversidad de juguetes sexuales para diferentes finalidades y gustos.

Como último punto me gustaría explicar una curiosidad, hace poco tiempo que se empieza ha hablar de otro punto masculino, el punto R, referido al punto de no retorno, que es el momento en el que ya no se puede controlar la eyaculación. Dicen que a través de unos ejercicios y una respiración podemos conseguir controlar este punto consiguiendo asi un orgasmo menos genital y de más duración. Ya que por media el tiempo del orgasmo de el hombre es de entre 3 y 8 segundos y el de la mujer de 13 a 52 segundos.

 

Núria Jorba. Directora del centro, Sexóloga Clínica especialista en Coaching Sexual.

La seducción

susurro al oído, Centro Nuria Jorba en Barcelona

Todos sabemos que quiere decir seducir: se trata de conquistar a la persona que nos gusta. Pero ¿realmente sabemos cómo hacerlo? Durante el verano que estamos más activos sexualmente y que podemos conocer a alguien que nos guste con más facilidad, es el momento de poner en práctica las técnicas de seducción. 

 

  • Conocernos bien a nosotros  mismos. Tenemos que saber nuestros puntos fuertes. No tenemos que parecernos a Bradd Pitt o Jennifer Aniston, ya que no todo está en el físico, la cuestión es ofrecer algo interesante al otro.
  • El mismo tiempo tenemos que ser coherentes con las circunstancias externas. A veces no es el momento y si atacamos en ese momento podemos llegar a ser pesados e inoportunos. También tenemos que tener claro cuál es nuestro objetivo, no siempre tiene que ser conseguir una relación sexual, también nos puede apetecer crear una fantasía, recordar a nuestra pareja lo que nos gusta de ella, provocar el juego sexual, etc. Por lo tanto, las técnicas utilizadas serán diferentes.
  • Toda seducción tiene como punto de partida el tener en cuenta y fomentar el estado de ánimo del otro el sentido y el humor son los mejores aliados.
  • El lenguaje corporal puede llegar a ser muy seductor. Un contacto corporal suave, una sonrisa picante, podemos prevenir lo que vendrá después. Además, un cuerpo vestido puede ser tanto o incluso más seductor que nuestro cuerpo desnudo. La ropa dice mucho, por lo tanto es muy importante no descuidarse nunca.
  • Las palabras también son importantes pero tenemos que vigilar de no caer en los estereotipos o las frases típicas porque si no podemos producir el efecto contrario, la otra parte puede pensar que le estamos vendiendo la moto.
  • Crear cierto misterio con cierta insinuación y dejar que el otro imagine también puede ser una buena estrategia. De esta manera estamos creando la tentación, un factor clave en el juego de la seducción. En el caso de la Trilogía Cincuenta Sombras hay mucho misterio e insinuación es lo que más engancha a los lectores.
  • Y sobretodo tenemos que vigilar de no aburrir, de no siempre utilizar la misma técnica y proceso, porque la rutina ya la tenemos dentro de todos los aspectos de nuestra vida.

 

 Núria Jorba. Directora del centro, Sexóloga Clínica especialista en Coaching Sexual. 

¿El tamaño importa?

símbolos masculinidad y feminidad, Centro Nuria Jorba en Barcelona

 

En relación a este tema siempre se nos plantean muchas preguntas: ¿un miembro grande asegura mejor placer? ¿O es preferible pequeño, pero que el amante muestre actitud?  ¿Y qué es más importante la largada o el grosor?

 

En abril de este mismo año se ha publicado una investigación que dice que las mujeres heterosexuales sienten más atracción por los hombres con miembros grandes. Aunque esta investigación también dice que no solo importa la talla del miembro viril como lo determinante, sino que las preferencias de las mujeres se basan en una combinación de altura, ancho de espaldas y el tamaño del miembro. Por lo tanto, este estudio revela que el tamaño está relacionado simplemente con la fantasía sexual. 

Si hablamos del placer físico, mayor tamaño no es sinónimo de mayor satisfacción sexual: 

  • Primero porque en general una vagina mide entre 12 y 15 centímetros de profundidad. Por lo tanto, un miembro más allá de eso podría hacer daño porque tocaría con el cérvix, que es la entrada del útero.
  • Y segundo porque toda la sensibilidad femenina tiene que ver con el clítoris. Este no es un órgano pequeño, sino que se extiende por dentro de los genitales femeninos. Concretamente está presente en la parte inicial de la entrada de la vagina que es la que siempre es estimulada cuando el miembro es introducido, independientemente de su tamaño. 

El otro tema comentado ya al inicio, es si es más importante la largura o el grosor. Sobre este tema se han hecho estudios pero hoy en día aun no hay ningún resultado concluyente. Podríamos decir entonces que todo depende de los gustos y las preferencias de cada persona. Al mismo tiempo tenemos que comentar que el tamaño sí que puede influir en los complejos de los hombres. De hecho, uno de los aspectos más importantes para garantizar el placer sexual es la seguridad en uno mismo. Cuando un hombre piensa que tiene un miembro pequeño, este complejo repercute negativamente en su forma de interaccionar durante las primeras relaciones sexuales, creando inseguridad, dificultades para poder disfrutar, etc.

Por lo tanto, a la pregunta si el tamaño importa diremos que tiene un efecto sobre el atractivo masculino, pero que no es imprescindible ni tampoco necesario para conseguir la satisfacción sexual. Tenemos que recordar que el sexo es mucho más que genitales.

 

Núria Jorba. Directora del centro, Sexóloga Clínica especialista en Coaching Sexual. 

 

/
JoomSpirit