sexologia clinica nuria jorbaterapia de parejas de la clinica de nuria jorbaBlog de psicologia emocional de nuria jorba

Adicción sexual o promiscuidad

Adicción sexual, Centro Nuria Jorba en Barcelona

La frontera entre un concepto y otro es muy clara para los profesionales del sector (psicólogos, sexólogos, psiquiatras, etc.), pero no siempre es visible ya que sigue siendo tabú y un gran estigma social.

Una característica del adicto sexual es que le cuesta reconocer su dependencia, así como una pérdida de control debido a un deseo persistente que nunca es saciado, generando está situación una preocupación constante. Tienen una alta frecuencia masturbadora, junto con frecuentar asiduamente a prostitutas y realizar sexo virtual. El adicto sexual presenta una baja autoestima, con sentimiento de soledad y un sentimiento de rabia por la falta de control. 

Se estima que entre un 6 y un 8% de la población podría ser adicta sexual. El porcentaje no ha aumentado con las nuevas tecnologías, pero si el repertorio adictivo (sexo virtual, chats, etc.). 

Una vez el adicto sexual admite su dependencia y da el paso de acudir a terapia, el tratamiento consiste en aprender respuestas a situaciones de riesgo y a controlar los impulsos así como a modificar ciertos conceptos y sobretodo a trabajar paso a paso. El primer paso se centra en interrumpir la conducta adictiva, a eliminar los pensamientos obsesivos y los deseos perturbadores así como las ideas negativas de uno mismo.

 

Núria Jorba. Directora del centro, Sexóloga Clínica especialista en Coaching Sexual

 

10 claves para tener sexo de calidad

La revista Psicología Práctica publica el artículo “Sexo de Calidad' con la colaboración de Nuria Jorba la cual proporciona 10 claves para mejorar la sexualidad. 
(5 de enero de 2014)

 

Revista Psicología Práctica, Centro Nuria Jorba en Barcelona

Los errores de las mujeres en el sexo

Pareja besándose, Centro Nuria Jorba en Barcelona

Primero de todo quiero evitar cualquier tipo de malentendido: No pretendo que este artículo os parezca machista, ya que hablaremos de los errores sexuales en el caso de las mujeres, así como quiero aclarar que aparte de lo que comentaremos hay muchos otros o quizás parecen demasiado estereotipados. Por lo tanto, comenzaremos hablando de las mujeres y como perjudican nuestros errores en la química del sexo y qué podríamos mejorar.

No nos tenemos que tapar. Los hombres son muy visuales y las mujeres por vergüenza muchas veces evitamos mostrar algunas partes de nuestro cuerpo o vamos al extremo y apagamos la luz. Tenemos que recordar que nuestro ojo crítico no es el mismo que el de nuestra pareja.

No tenemos que ser suaves todo el tiempo. Ser tierno es bonito, incluso estimulante, pero todo tiene su momento. En algunas ocasiones hace falta un poco más de agresividad, así como dejarnos llevar por nuestros impulsos.

No debemos ser patosas con la parte genital de los hombres. Tenemos que ser cuidadosas con la estimulación. Es verdad que a los hombres les gusta una estimulación un poco más vigorosa en comparación con lo que nos gusta a nosotras, pero un exceso de presión, de rozamiento con los dientes o movimientos bruscos podrían acabar con la inspiración.

No tenemos que ser pasivas. Es verdad que algunos hombres prefieren las mujeres pasivas, por su machismo e inseguridad. Pero la mayoría de los hombres lo que les gusta es que ellas tomen la iniciativa, por lo tanto debemos proponer más a menudo fantasías, sorpresas, novedades, etc.

No debemos contaminar. Llevar a la escena sexual situaciones que no tienen nada que ver con la misma, como comentarios, reproches o preguntas, es un asesinato de primer grado del placer y la excitación sexual. Si nuestra pareja ha actuado mal o nos molesta algo no es un tema que se tenga que tratar durante los momentos íntimos.

No debemos comparar. Quizás nos pueda molestar que nuestra pareja dure poco o que tenga una frecuencia sexual menos en relación con otras experiencias previas. Pero no todos somos iguales y la mejor forma de entender la postura de un hombre o promover un cambio no es comparando con otros que funcionen diferente.

No tenemos que esperar que él lo sepa todo. El concepto de que los hombres lo saben todo sobre el sexo es falso y altamente tóxico. Por lo tanto, si vemos que nuestra pareja no encuentra el camino, tenemos que comenzar a indicárselo con “señales”, y si esto no es suficiente entonces tenemos que ser directos.


Por lo tanto, tenemos que identificar nuestros errores, corregirlos y desenvolver nuestras principales virtudes eróticas.

 

Núria Jorba. Directora del centro, Sexóloga Clínica especialista en Coaching Sexual

 

Los errores sexuales de los hombres

Pareja besándose, Centro Nuria Jorba en Barcelona

Estoy segura que muchos de los puntos que comentare quizás puedan parecer demasiado estereotipados o muchos no estén de acuerdo. Por lo tanto, empezaremos si os parece con los errores masculinos que perjudican a la química del sexo:

No se debe descuidar el trato personal. Aunque parezca mentira, una conversación relajada en ambiente agradable es estimulante para una mujer. Es importante tomarse su tiempo para hablar, decir cosas seductoras, hacer sentir a la mujer especial, acariciarla, etc. Es más estimulante esto que unos bíceps que se marquen en la camisa.

Cuidarse la imagen también es cosa de hombres. Parece que siempre tengamos que ser nosotras las que invertimos en ropa interior, perfume, manicura, etc. A nosotras también nos gusta ver un hombre vestido con buen estilo, las manos limpias y cuidadas y una buena ropa interior.

No se debe ir demasiado rápido. Los hombres tienen un impulso sexual que muchas veces es como una olla a presión, pero nosotras acostumbramos a tener tiempo más pausados. Podríamos hacer el ejemplo de un horno de gas en el caso de ellos y un horno eléctrico en nuestro caso.

No tenéis que pensar en la mujer como si fuese un hombre. Los hombres sois muy visuales y genitales en lo que respeta el sentido del tacto. Nosotras en cambio, tenemos los puntos de excitación en la oreja y en la nariz. Hablarnos de una forma sensual, poner una buena música y utilizar un buen perfume serán conductos que nos activaran mucho más que tocarnos directamente los genitales.

No es bueno marcharte en el momento que habéis acabado. A veces aunque vosotros hayáis acabado la mujer no ha conseguido llegar al orgasmo, es bueno que lo preguntéis y, si lo necesita, colaborar para que ella también pueda llegar a su clímax. Después tampoco es el momento de ir corriendo a limpiarse, encender la TV u otras conductas que no sean las caricias, las palabras cariñosas, etc.

No se debe hacer lo que aparece en el cine. Hay estereotipos muy marcados en la pornografía, que indican una serie de pasos secuenciales que marcan como se debe actuar con una mujer. Esto hace que os convirtáis en mecánicos y previsibles. Debéis recordar que se debe utilizar la inteligencia sexual, estar atento a lo que necesita el otro y lo que es más adecuado en ese momento.

Por lo tanto es importante identificar nuestros posibles errores para conseguir que el sexo sea aun de más calidad.

 

Núria Jorba. Directora del centro, Sexóloga Clínica especialista en Coaching Sexual 

 

Las fantasias eróticas

Hombre seduciendo mujer ojos vendados, Centro Nuria Jorba en Barcelona

Las fantasías sexuales forman parte de la vida de la mayoría de las personas, pero tenemos que tener presente que podemos generar tanto satisfacción como insatisfacción, depende de cómo se gestione. Las fantasías pueden ser ilimitadas, del romanticismo al sexo más explicito y directo, hay todo un ventanal de posibilidades a recorrer.

 ¿Qué función tienen las fantasías? 
Son un recurso para aumentar el pacer, tanto en el momento de realizar el acto sexual como recreándolo antes y/o después, contribuyendo a sexualizar y sensualizar la vida cotidiana. A nivel cerebral el rol que cumplen las fantasías eróticas siempre es el mismo: Liberar endorfinas, que son las substancias encargadas de dar placer, y estas desencadenan otras substancias químicas que provocan en el cuerpo reacciones parecidas a las de un deseo real. Por tanto, a nivel práctico podemos decir que nuestras fantasías nos sirven para preparar un encuentro sexual, aumentar e inducir la excitación, evitar la rutina y contrarrestar el aburrimiento, eliminar las presiones y tensiones, aumentar la confianza y la propia imagen, excitarnos en momentos de difícil concentración, etc.

 Las fantasías de hombres y de mujeres
Tanto hombres como mujeres tenemos fantasías, aunque existen diferencias sustanciales tanto en los temas como en la elaboración de estas.

Las fantasías masculinas acostumbran a ser más visuales y graficas, se miden más en relación con la finalidad de la fantasía que en el propio proceso de ésta, son director y contienen pocos estímulos accesorios y colaterales. Las femeninas tienden a ser más elaboradas y tener un alto contenido emocional, se basan en el proceso de excitación y el desarrollo de la propia fantasía, acostumbramos a contener detalles infinitos que le aportan un alto juego sexual, además, la propia mujer en la mayoría de los casos, acostumbra a ser la protagonista de la historia.

Hombres: Posturas sexuales no practicadas en la vida real, relaciones sexuales en grupo, sexo entre mujeres y juegos eróticos de dominación.

Mujeres: Actividades sexuales, juegos eróticos de sumisión, sexo en entornos no cuotidianos y juegos sexuales y violentos.

¿Fantasía o realidad?
Las fantasías no indican siempre un deseo de realización. En una fantasía uno tiene el control, en la realidad no. Todas las fantasías no acaban necesariamente con la práctica, la creencia de que sí, acostumbra a ser bastante común. Un ejemplo, este pensamiento se podría comprara con la situación de que una persona se está imaginando atracando un banco, pensarlo no conlleva hacerlo, uno no es un ladrón por tener estos pensamientos.

En el caso de que se despierte el deseo intenso de realizar una fantasía se tiene que tener presente que nunca será igual que en nuestra imaginación. Una vez asumido esto, si seguimos queriendo ponerla en práctica se debe poner en una balanza si compensa o no realizarla y, si estamos en pareja, debemos estar de acuerdo los dos.

Compartir la fantasía, ¿sí o no?
Evidentemente la decisión es puramente personal, ya que puede aportar aspectos positivos y negativos tanto a la persona como a la pareja. Además se debe pensar que la fantasía la controla uno mismo y, al compartirla, este control se pierde.

En resumen lo realmente importante de las fantasías sexuales es que son parte esencial de la sexualidad humana y, por tanto no se les debe tener miedo, negarlas ni rechazarlas, sino incorporarlas a nuestros esquemas para mejorar la propia satisfacción.

  

Núria Jorba. Directora del centro, Sexóloga Clínica especialista en Coaching Sexual

 

Sexo para sibaritas

LA REVISTA GRAZIA publica un artículo de Núria Jorba sobre su nuevo libro Sexo Gourmet (20 de Noviembre de 2013). En este artículo se compara El sexo gourmet con El fast sex, ambos compatibles entre ellos, pero que nos aportan diferentes sensaciones y experiencias a nuestra sexualidad.

Articulo Nuria Jorba, Centro Nuria Jorba en Barcelona

Las nuevas tendencias sexuales

Mujer con esposas, Centro Nuria Jorba en Barcelona

En el mundo del sexo cada persona es un mundo, con sus gustos y con las cosas que no le gusta hacer o que le hagan. Hoy comentaremos algunas de las nuevas tendencias sexuales que cada vez ganas más adeptos. Puntualizar que las tendencias no es solo con la ropa, la comida y los sitios de moda, sino que también pueden alcanzar una cosa tan íntima como son las relaciones sexuales.

Juguetes sexuales. Después del fenómeno de la trilogía de 50 sombras de Grey se ha confirmado que nos hemos vuelto un poco más atrevidos para introducir complementos sexuales en la cama.

Sexo tántrico o sexo Soft. Se trata de realizar un sexo más relajado, no tanto focalizado en el orgasmo y la eyaculación sino en todo el conjunto de las sensaciones que podemos disfrutar durante el proceso de la relación sexual.

Las fantasías. Cada vez está mejor visto tener fantasías sexuales, incluso, compartirlas. Por ejemplo hay una página web que se llama Cliterati que te permite compartirlas con el mundo (www.cliterati.co.uk). 

Aplicaciones de móvil. Existen aplicaciones como por ejemplo Bang with frends, ayudan y permiten contactar con amigos o personas con el mismo interés y gusto sexual para poder mantener un encuentro sexual. Concretamente esta te permite contactar con personas que tengas en el Facebook y que tenga esta aplicación en su móvil. De manera que lo que hace la aplicación es poner en contacto, de forma privada, a las dos personas solo cuando las dos han demostrado un interés, teniendo que ser este interés mutuo.

Booty call. Se trata de tener sexo sin nada más, con un conocido o conocida con el que tenemos la suficiente confianza para tener sexo esporádico. Es el que antiguamente se conocía como “amigos con derecho a roce”. 

Footjob. Es la utilización de los pies para excitar a nuestra pareja haciendo una serie de masajes eróticos. 

Bondage. Es el arte erótico de inmovilizar a impedir el movimiento del otro, con su consentimiento, a través de cuerdas, cintas, esposas, etc. 

Sexdiet. Es el buscar perder peso a través de una larga jornada de sexo. Seguramente quemas menos que si vas al gimnasio, pero seguro que después te sientes mucho mejor.

 

Núria Jorba. Directora del centro, Sexóloga Clínica especialista en Coaching Sexual 

 

Trucos científicos para tener buen sexo

Kinsey, Centro Nuria Jorba en Barcelona

Como todos sabemos la ciencia cada vez más se está dedicando a estudiar la sexualidad humana, revelando información precisa que contribuye a que estemos más satisfechos en el ámbito sexual. En este caso, hablamos de unos estudios que explican trucos para tener un buen sexo.

La puesta en práctica de estos trucos nos servirá para recuperar la energía sexual, el erotismo y la sensualidad, tanto si estamos o no en plena práctica sexual, como si tenemos o no tenemos pareja.

El primer truco, seguro que ya conocido por todos nosotros, es el de hacer ejercicio. Ya que las substancias que se generan con la práctica del sexo como dopamina, endorfinas, serótina y oxitocina, también liberan a través del esfuerzo físico. Además el ejercicio te permite mejorar tus músculos aumentando así el rendimiento sexual. Por lo tanto, el mantenerse activo mejora el estado de ánimo, fortalece la autoestima y te prepara para el encuentro sexual.

 

Otro estudio sugiere que el disponer y utilizar de forma habitual juguetes sexuales te beneficios para mejorar la respuesta orgásmica, incluso, durante la menopausia el vibrador está recomendado para prevenir la sequedad y mejorar la elasticidad de los tejidos vaginales. Y es que los juguetes sexuales permiten que las mujeres nos conozcamos mejor a nosotras mismas y nuestras respuestas a los estímulos eróticos, consiguiendo así que nuestro placer no sea responsabilidad de los hombres.

 

Además se sabe que una buena alimentación también ayuda a mantener y aumentar la actividad sexual, ya que a medida que avanza el envejecimiento, los niveles de hormonas sexuales presentes en el cuerpo humano disminuyen. Y una adecuada alimentación utilizada de forma preventiva puede ayudar a paliar las consecuencias que provoca esta disminución.

 

Y por último, se recomienda practicar técnicas de relajación, ya que para disfrutar de la sexualidad y pasarlo bien de forma natural y tranquila, tenemos que saber quitarnos el estrés de encima. Así que lo mejor es aprender técnicas de relajación y practicarlas de forma constante, porque cuando hagamos el acto sexual podamos obtener placer, alejar tensiones y decepciones y el estrés diario.


Núria Jorba. Directora del centro, Sexóloga Clínica especialista en Coaching Sexual.

 

¿Qué es un sexólogo?

Visita a un sexólogo, Centro Nuria Jorba en Barcelona

Es interesante plantear este tema, ya que en muchos casos no se tiene clara cuál es su función y cuándo es útil acudir. 

Primero de todo explicar que esta especialidad va ligada también a la especialidad de terapeuta de pareja, y creo que todos sabemos que a un psicólogo de pareja acudimos cuando tenemos problemas por gestionar la relación de pareja, sea por la comunicación, por la afectividad, por familiares, etc. Por lo tanto, el sexólogo realiza la terapia sexual ,con lo cual se consigue que la pareja o la persona entiendan su disfunción o dificultad sexual y se puedan aplicar las pautas necesarias para eliminarla.

Pero, ¿qué pasa dentro de una consulta de sexología? Lo primero que se hace es plantear la situación y la problemática, para poder identificar las causas, las consecuencias y los factores influyentes. Una vez identificadas todas las variables se recomiendan pautas y tareas a seguir para solventarlo, junto con una reestructuración cognitiva, que es una técnica terapéutica destinada a trabajar los pensamientos negativos, los miedos, etc. Por ejemplo, si una mujer sufre dificultades para llegar al orgasmo se trabajaría las sensaciones para saberlas intensificar y disfrutar, la relajación, los miedos y complejos y desconexión mental durante el acto sexual; todo esto junto con ofrecimiento de información objetiva y verídica que le ayude a entender que le está pasando, el porqué y qué camino se tiene que seguir para solucionarlo.

¿Cuántas sesiones son necesarias? Todo depende de cada caso personal, del profesional al que acudimos y del esfuerzo que realice el paciente durante el proceso terapéutico.

¿Cuándo se debe acudir a un sexólogo? Todos sabemos que las cuestiones sexuales son un tema muy delicado y no todos se animan a abrir y explicar su intimidad sexual. Muchos consultan cuando ha pasado mucho tiempo y la disfunción ya afecta a otras áreas de la vida; tanto sea por la negación del problema, para evitar un desenlace al que tienen miedo o porque no se quieren descubrir complejos. Pero, es importante consultar en el momento que se percibe una dificultad y/o cuando comienzan a detectarse síntomas fuera de la normalidad para evitar así consecuencias innecesarias.

 

Núria Jorba. Directora del centro, Sexóloga Clínica especialista en Coaching Sexual

 

Las duraciones y frecuencias en el sexo

símbolos mujer y hombre reloj, Centro Nuria Jorba en Barcelona

El planteamiento de este tema viene a raíz de una investigación que asegura que hay suficiente con siete minutos para tener un buen sexo. Los participantes del estudio (tanto hombres como mujeres) estuvieron de acuerdo en que una buena y satisfactoria sesión de sexo no tiene que pasar los 10 minutos de duración. Pero, según un estudios españoles destacamos a la hora de prolongar la duración del acto sexual. Duramos unos 22,3 minutos, la tercera marca por detrás de los mexicanos con 23 minutos y de los holandeses con 22,5 minutos. A parte de la duración de la relación sexual hay otros datos de duraciones y frecuencias que podemos comentar:

  • Por ejemplo, los españoles superamos la media mundial de frecuencia semanal, siendo esta de 2,80 concretamente y España obtiene una puntuación de 2,98 veces. En cambio, los coreanos son los que practican más sexo con una media de 4,5 veces por semana.
  • Por otro lado, los hombres españoles no llegan a la media mundial en conseguir el clímax a la pareja. Solo el 37% afirma conseguir que su pareja siempre llegue, por debajo de la media global del 43%, y muy lejos del 60% de los italianos que asegura conseguirlo.
  • Respeto al tiempo que dedicamos a los juegos previos (14,8 minutos), es inferior a los 15,8 minutos de la media mundial. Los primeros en este sentido son los británicos con unos 17,5 minutos.
  • Pero, para no acabar con un mal sabor de boca, y aunque este dato no tenga que ver con duraciones ni frecuencias, diremos que somos los terceros del mundo que más posturas diferentes probamos (4,63), superado por los argentinos (5,76)

Y como punto y final recordar que todos estos datos son anécdotas, que el que importar es disfrutar y pasar un buen rato en pareja, dejándonos de objetivos, metas, duraciones y frecuencias.

 

 Núria Jorba. Directora del centro, Sexóloga Clínica especialista en Coaching Sexual.

 

Los beneficios del sexo

Pareja en la cama pies, Centro Nuria Jorba en Barcelona

Hace un tiempo la revista The Times salió la noticia que el orgasmo estimula más el celebro que un Sudoku. Es interesante conocer cuáles son los beneficios de practicar sexo, tal como  explica el investigador Komisaruk en la revista, donde corrobora que el clímax sexual ejercita el celebro en su conjunto al generar un gran aumento del flujo sanguíneo que lleva todos los nutrientes y oxigenación necesarios para la mente.

El sexo es uno de los ejercicios más completos que existen, está comprobado que consume una gran cantidad de calorías, pero además al practicarlo utilizamos un elevado número de músculos, sin hablar de los beneficios para nuestro corazón al tratarse de una práctica esencialmente de tipo cardiovascular. Otro beneficio es el aumento de la esperanza de vida. Estudios suecos, americanos y escoceses lo han calculado, hacer el amor tres veces a la semana aumenta la esperanza de vida en 10 años. Uno de los beneficios del sexo más interesante es el poder analgésico, funcionando especialmente bien para los dolores de cabeza. Y para corroborar este beneficio en estudios realizados con roedores se indican que el efecto de un orgasmo es comparable al de tomarse dos aspirinas.

Podría seguir comentando beneficios fisiológicos, pero también es interesante hablar de los emocionales. Entre ellos encontramos que el sexo estimula la producción de endorfinas, los responsables de hacernos sentir de buen humor, por lo que es considerado un gran antidepresivo. Al mismo tiempo la actividad sexual eleva la autoestimaestimula la creatividad, y promueve el autoconocimiento y revitaliza. Así como hay varios estudios que revelan que las parejas que más sexo practican, son las que más duran. Además, consiguen complementarse mejor y duran más años juntos y felices. La clave es que el sexo aporta aquella intimidad esencial para una buena relación de pareja.

Por lo tanto, hacer el amor provoca una increíble reacción en cadena aportándonos una infinidad de ventajas a todos niveles.

 

 Núria Jorba. Directora del centro, Sexóloga Clínica especialista en Coaching Sexual.

 

/
JoomSpirit