sexologia clinica nuria jorbaterapia de parejas de la clinica de nuria jorbaBlog de psicologia emocional de nuria jorba

Los beneficios del sexo

Pareja en la cama pies, Centro Nuria Jorba en Barcelona

Hace un tiempo la revista The Times salió la noticia que el orgasmo estimula más el celebro que un Sudoku. Es interesante conocer cuáles son los beneficios de practicar sexo, tal como  explica el investigador Komisaruk en la revista, donde corrobora que el clímax sexual ejercita el celebro en su conjunto al generar un gran aumento del flujo sanguíneo que lleva todos los nutrientes y oxigenación necesarios para la mente.

El sexo es uno de los ejercicios más completos que existen, está comprobado que consume una gran cantidad de calorías, pero además al practicarlo utilizamos un elevado número de músculos, sin hablar de los beneficios para nuestro corazón al tratarse de una práctica esencialmente de tipo cardiovascular. Otro beneficio es el aumento de la esperanza de vida. Estudios suecos, americanos y escoceses lo han calculado, hacer el amor tres veces a la semana aumenta la esperanza de vida en 10 años. Uno de los beneficios del sexo más interesante es el poder analgésico, funcionando especialmente bien para los dolores de cabeza. Y para corroborar este beneficio en estudios realizados con roedores se indican que el efecto de un orgasmo es comparable al de tomarse dos aspirinas.

Podría seguir comentando beneficios fisiológicos, pero también es interesante hablar de los emocionales. Entre ellos encontramos que el sexo estimula la producción de endorfinas, los responsables de hacernos sentir de buen humor, por lo que es considerado un gran antidepresivo. Al mismo tiempo la actividad sexual eleva la autoestimaestimula la creatividad, y promueve el autoconocimiento y revitaliza. Así como hay varios estudios que revelan que las parejas que más sexo practican, son las que más duran. Además, consiguen complementarse mejor y duran más años juntos y felices. La clave es que el sexo aporta aquella intimidad esencial para una buena relación de pareja.

Por lo tanto, hacer el amor provoca una increíble reacción en cadena aportándonos una infinidad de ventajas a todos niveles.

 

 Núria Jorba. Directora del centro, Sexóloga Clínica especialista en Coaching Sexual.

 

Sexo en la primera cita, ¿sí o no?


Pareja desayunando, Centro Nuria Jorba en Barcelona¿Es correcto tener sexo en la primera cita?

Según una encuesta de PARSHIP, un 40% de los hombres y un 44% de las mujeres son convencionales, nada de sexo en el primer encuentro. Un primer contacto sí, pero sin ir más lejos. Por otro lado un 33% de los hombres y un escaso 15% de las mujeres responden sí a la pregunta de tener sexo durante la primera cita. Hay un tercer grupo que piensa que es adecuado un tiempo prudencial antes de iniciar cualquier tipo de contacto físico, concretamente un 24% de las mujeres y un 9% de los hombres.

Al mismo tiempo hay dos preguntas habituales que nos planteamos a raíz de esta cuestión:

¿Si tenemos sexo pensará que soy demasiado fácil? Este miedo sigue estando bastante presente entre las mujeres. Lo que tenemos que recordar es que lo que piense el otro dependerá de si hacemos o no aquello que creemos y que nos apetece, sea tener una relación sexual o no tenerla. Es decir, lo importante es ser coherentes con nosotros mismos sin obligarnos a nada.

¿Tener sexo en la primera cita hará que sea más difícil conseguir una relación estable? Rotundamente NO. Un estudio revela que las personas que han empezado una relación como si se tratara de un “ligue” son igual de felices que las personas que han comenzado su relación con más calma y no han tenido sexo desde el principio. Tenemos que decir que no importa como una relación empiece sino que lo realmente importante son las personas que forman parte de la relación. Aunque se tiene que puntualizar que es verdad que a veces tiene más magia el encuentro íntimo cuando se produce una espera y un acercamiento lento.

Por lo tanto, tener sexo en la primera cita dependerá de la persona y de la situación. Pero lo que no cambia nunca es la importancia de la protección, ya que en muchas ocasiones nos dejamos llevar demasiado por la pasión y nos olvidamos de cómo una pequeña distracción puede arruinar nuestra salud.

 

Núria Jorba. Directora del centro, Sexóloga Clínica especialista en Coaching Sexual.

El punto P

Pareja con sexualidad feliz, Centro Nuria Jorba en Barcelona

Desde que apareción el cuestionado Punto G en la mujer, popularmente considerado una zona erógena ubicada en el área genital, se ha tratado de buscar un equivalente en el hombre. Siendo a día de hoy el nombrado Punto P.

¿Qué es la próstata? Es una glándula de la medida de una avellana que se encuentra justo debajo de la vejiga y delante del recto. Y su función es producir y segregar el líquido por el cual salen los espermatozoides. Este punto P es un tema tabú para muchos hombre ya que la mayoría no quieren experimentarlo. El motivo es que su estimulación está relacionada con la zona anal.

¿Cómo lo estimulamos? Esta zona erógena masculina se activa mediante la estimulación de la próstata a través de dos formas. La primera, que es la indirecta, se aconseja haciendo un masaje y presionando suavemente con el dedo el periné (área que se encuentra entre los testículos y el esfínter anal). La segunda manera más directa y al mismo tiempo más placentera para el hombre, pero más difícil de aceptar por algunos, consiste en estimular la próstata introduciendo un dedo en el esfínter anal.

Y al estimularlo, ¿qué pasa? Los beneficios de su estimulación es la obtención de un mayor placer descubriendo nuevas sensaciones y unos orgasmos más intensos.                    

¿Con qué problemas nos encontramos al hablar de esta estimulación? Hay dos, principalmente. Uno es que muchos hombres heterosexuales se niegan a experimentar esta vía de obtención de placer por los prejudicios o por el parecido a los homosexuales. Por lo tanto, recordar que conseguir placer a través de la estimulación anal no tiene nada que ver con la orientación sexual de cada uno. El otro problema es que muchas mujeres podemos sentirnos incomodas con esta práctica. Pero hemos de decir que para estimular este punto P no solo existe la estimulación manual son que hoy en día tenemos gran diversidad de juguetes sexuales para diferentes finalidades y gustos.

Como último punto me gustaría explicar una curiosidad, hace poco tiempo que se empieza ha hablar de otro punto masculino, el punto R, referido al punto de no retorno, que es el momento en el que ya no se puede controlar la eyaculación. Dicen que a través de unos ejercicios y una respiración podemos conseguir controlar este punto consiguiendo asi un orgasmo menos genital y de más duración. Ya que por media el tiempo del orgasmo de el hombre es de entre 3 y 8 segundos y el de la mujer de 13 a 52 segundos.

 

Núria Jorba. Directora del centro, Sexóloga Clínica especialista en Coaching Sexual.

La seducción

susurro al oído, Centro Nuria Jorba en Barcelona

Todos sabemos que quiere decir seducir: se trata de conquistar a la persona que nos gusta. Pero ¿realmente sabemos cómo hacerlo? Durante el verano que estamos más activos sexualmente y que podemos conocer a alguien que nos guste con más facilidad, es el momento de poner en práctica las técnicas de seducción. 

 

  • Conocernos bien a nosotros  mismos. Tenemos que saber nuestros puntos fuertes. No tenemos que parecernos a Bradd Pitt o Jennifer Aniston, ya que no todo está en el físico, la cuestión es ofrecer algo interesante al otro.
  • El mismo tiempo tenemos que ser coherentes con las circunstancias externas. A veces no es el momento y si atacamos en ese momento podemos llegar a ser pesados e inoportunos. También tenemos que tener claro cuál es nuestro objetivo, no siempre tiene que ser conseguir una relación sexual, también nos puede apetecer crear una fantasía, recordar a nuestra pareja lo que nos gusta de ella, provocar el juego sexual, etc. Por lo tanto, las técnicas utilizadas serán diferentes.
  • Toda seducción tiene como punto de partida el tener en cuenta y fomentar el estado de ánimo del otro el sentido y el humor son los mejores aliados.
  • El lenguaje corporal puede llegar a ser muy seductor. Un contacto corporal suave, una sonrisa picante, podemos prevenir lo que vendrá después. Además, un cuerpo vestido puede ser tanto o incluso más seductor que nuestro cuerpo desnudo. La ropa dice mucho, por lo tanto es muy importante no descuidarse nunca.
  • Las palabras también son importantes pero tenemos que vigilar de no caer en los estereotipos o las frases típicas porque si no podemos producir el efecto contrario, la otra parte puede pensar que le estamos vendiendo la moto.
  • Crear cierto misterio con cierta insinuación y dejar que el otro imagine también puede ser una buena estrategia. De esta manera estamos creando la tentación, un factor clave en el juego de la seducción. En el caso de la Trilogía Cincuenta Sombras hay mucho misterio e insinuación es lo que más engancha a los lectores.
  • Y sobretodo tenemos que vigilar de no aburrir, de no siempre utilizar la misma técnica y proceso, porque la rutina ya la tenemos dentro de todos los aspectos de nuestra vida.

 

 Núria Jorba. Directora del centro, Sexóloga Clínica especialista en Coaching Sexual. 

¿El tamaño importa?

símbolos masculinidad y feminidad, Centro Nuria Jorba en Barcelona

 

En relación a este tema siempre se nos plantean muchas preguntas: ¿un miembro grande asegura mejor placer? ¿O es preferible pequeño, pero que el amante muestre actitud?  ¿Y qué es más importante la largada o el grosor?

 

En abril de este mismo año se ha publicado una investigación que dice que las mujeres heterosexuales sienten más atracción por los hombres con miembros grandes. Aunque esta investigación también dice que no solo importa la talla del miembro viril como lo determinante, sino que las preferencias de las mujeres se basan en una combinación de altura, ancho de espaldas y el tamaño del miembro. Por lo tanto, este estudio revela que el tamaño está relacionado simplemente con la fantasía sexual. 

Si hablamos del placer físico, mayor tamaño no es sinónimo de mayor satisfacción sexual: 

  • Primero porque en general una vagina mide entre 12 y 15 centímetros de profundidad. Por lo tanto, un miembro más allá de eso podría hacer daño porque tocaría con el cérvix, que es la entrada del útero.
  • Y segundo porque toda la sensibilidad femenina tiene que ver con el clítoris. Este no es un órgano pequeño, sino que se extiende por dentro de los genitales femeninos. Concretamente está presente en la parte inicial de la entrada de la vagina que es la que siempre es estimulada cuando el miembro es introducido, independientemente de su tamaño. 

El otro tema comentado ya al inicio, es si es más importante la largura o el grosor. Sobre este tema se han hecho estudios pero hoy en día aun no hay ningún resultado concluyente. Podríamos decir entonces que todo depende de los gustos y las preferencias de cada persona. Al mismo tiempo tenemos que comentar que el tamaño sí que puede influir en los complejos de los hombres. De hecho, uno de los aspectos más importantes para garantizar el placer sexual es la seguridad en uno mismo. Cuando un hombre piensa que tiene un miembro pequeño, este complejo repercute negativamente en su forma de interaccionar durante las primeras relaciones sexuales, creando inseguridad, dificultades para poder disfrutar, etc.

Por lo tanto, a la pregunta si el tamaño importa diremos que tiene un efecto sobre el atractivo masculino, pero que no es imprescindible ni tampoco necesario para conseguir la satisfacción sexual. Tenemos que recordar que el sexo es mucho más que genitales.

 

Núria Jorba. Directora del centro, Sexóloga Clínica especialista en Coaching Sexual. 

 

Los sentidos en el sexo

Masaje, Centro Nuria Jorba

Nuestros sentidos los utilizamos diariamente, pero muchas veces nos olvidamos de ellos cuando se trata de hacer el amor. En este artículo queremos recuperar su importancia aportando ideas para motivarlos.

Todos sabemos que generalmente le ponemos más esfuerzo a nuestra vida sexual al principio de las relaciones, pasado un tiempo acostumbramos a reducir nuestras opciones de exploración, el sentido del tacto y la penetración. El hecho de limitar el número de sentidos que involucramos durante el sexo puede hacer que este acabe siendo frustrante y aburrido. Tampoco se trata de haber estimulado todos los sentidos cada vez que hacemos el amor, pero sí tenerlos presentes para mantener una relación de pareja fresca y la pasión encendida.

La vista

  • Ponernos atractivos, cuidarnos, y sobretodo sentirnos bien con nuestro cuerpo.
  • Utilizar espejos durante las relaciones sexuales, o por lo contrario, taparnos los ojos con un antifaz para motivar los otros sentidos y dejarnos llevar.
  • Comprar lencería erótica para nuestra pareja.
  • Si nos gusta, ver una película erótica o pornográfica en pareja para comenzar a activar el deseo.

El oído

  • Poner música durante el acto sexual.
  • Llamar a la pareja 3 minutos durante el descanso de trabajo y decirle alguna cosa subida de tono.
  • Hacerle saber que quieres que te haga a nivel sexual o compartir las fantasías sexuales.

El olfato

  • Poner unas velas aromáticas o incienso, que aparte de estimular el olfato ayudan a crear un ambiente romántico.
  • Ponernos un perfume sensual (vigilar con las cantidades y el tipo más no quiere decir mejor)

El tacto

  • Jugar con las sensaciones de frio y de calor. cada dÍa hay más lubricantes orientados a estimular estas sensaciones.
  • Poner en práctica diferentes formas de tocar y conocer cuales les gustan a nuestra pareja y donde.
  • Incorporar un masaje erótico como previo sexual.
  • Utilizar otros complementos como podrían ser unas plumas para acariciar de forma diferente a nuestra pareja.
  • Prohibir este sentido atando las manos, por ejemplo con unos pañuelos.

El gusto

  • Incorporar alimentos como las fresas, el chocolate o, quizás, una buena copa de vino.
  • Disfrutar con los besos, experimentar diferentes formas de besar.
  • Introducir los lubricantes de sabor para poder recorrer el cuerpo de nuestra pareja con la lengua o conseguir que el sexo oral tenga un gusto diferente.

 

 Núria Jorba. Directora del centro, Sexóloga Clínica especialista en Coaching Sexual.

 

La sexualidad en la tercera edad

Pareja tercera edad cariñosa, Centre Nuria Jorba en Barcelona

Continuamente oímos hablar del ejercicio físico en la madurez, los hábitos alimentarios recomendables para la tercera edad, las pensiones, etc. Pero, ¿y la sexualidad? ¿Qué pasa cuando llegamos a los 60 años? ¿Pasamos a ser seres asexuales? Rotundamente tenemos que decir que no.

 

La vejez y el sexo son compatibles, tenemos que dejar de relacionar sexo con juventud y buen físico. Es verdad que la investigación en materia de sexualidad y gente mayor aún es escasa, pero sí sabemos que los cambios fisiológicos en esta etapa, en general, tienen que ver con una disminución de la libido, una mayor lentitud y una menor intensidad en la respuesta sexual. A nivel estrictamente biológico es sabido que disminuyen los estrógenos y la testosterona, afectando a la potencia o capacidad eréctil en el hombre y a la lubricación vaginal en la mujer, también disminuye la respuesta contráctil, lo que hace que el clímax sea más breve. Por tanto, con la edad no declina la satisfacción sexual, pero si disminuye el deseo y la actividad.

 

Por otro lado, si hablamos a nivel sociocultural, la sexualidad de la gente mayor está cargada de estereotipos, prejuicios y discriminaciones, haciendo, en algunos casos, que la propia persona excluya la sexualidad de su vida por vergüenza, culpa o rechazo social. Por el contrario, la exclusión debería ser decisión propia y no una imposición social.

 

Actualmente, la sexualidad sigue estando demasiado ligada al coito, reduciéndola así a la mínima expresión. El sexo realmente está vinculado a muchos otros conceptos como contacto corporal, comunicación, intimidad, seducción, estima, deseo, placer y podríamos seguir nombrando términos durante un buen rato.

 

El deseo de sentir, de ser seducido, de expresar afecto o tener una fantasía sexual son sensaciones inalterables, permanentes en el tiempo y posibles a cualquier edad. Sí que es verdad que hay estudios que determinan que hay una estrecha relación entre la actividad sexual mantenida en la vejez y la ejercida durante la juventud. Por tanto, no debemos ver la sexualidad como un deterior en edades avanzadas, sino que cada aspecto de la sexualidad tiene un transcurso diferente, disminuyen unas capacidades pero aumentan otras. Lo importante es no utilizar el modelo del sexo joven queriendo hacer 100 metros en 11 segundos. Sino tener claro que una persona puede hacer muchos kilómetros paseando y pasárselo, seguramente, aún mejor.

 

Y por último, solo recordar que las personas que hoy son gente mayor fueron los que hicieron la revolución sexual, los que se pusieron por primera vez el bikini y las minifaldas y los que eran fans de los Beatles. Por tanto, no dejan de ser los mismos, pero con unos cuantos años más.

 

 Núria Jorba. Directora del centro, Sexóloga Clínica especialista en Coaching Sexual. 

 

¿Se puede mantener la pasión toda la vida?

Momento pasional, Centro Nuria Jorba en BarcelonaLa pasión y el enamoramiento se mantienen aproximadamente los dos primeros años de relación. Todos sabemos que el tiempo y la convivencia son, sin dudarlo, los grandes enemigos de la pasión. Pero no tenemos que confundir confianza con dejadez, ni convivencia con rutina.

Como la mayoría de cosas en este mundo, la pasión cuesta mantenerla: cuesta tiempo, esfuerzo e imaginación. Lo más importante es saber mantener la sorpresa constante, la seducción, el juego y el flirteo. Mas que hacer grandes regalos o grandes viajes, lo que tenemos que intentar es mantener la ilusión: preparar una cena romántica en casa, seguir haciendo llamadas cariñosas y picantes, preparar una sorpresa e ir dando pequeñas pistas, escuchar a tu pareja o hacer un esfuerzo por compartir sus aficiones. Algunos consejos que podemos ofrecer para es seguir trabajando la pasión son:

Renovar y cuidar los aspectos de nuestro atractivo. La admiración es uno de los puntos más importantes para que el amor y el erotismo se mantengan encendidos. Puede ser la inteligencia, la dulzura, o algún otro aspecto más allá del físico. También tenemos que estar alertas que si todo esto que hemos aconsejado lo hace nuestra pareja lo tenemos que reforzar.

Cambiar de escenario cuando se pueda. Los viajes son buenos y necesarios para la pareja. Cambiar el sitio donde estar juntos es excitante, hay un aspecto que cambia y todo vuelve a fluir. No es lo mismo hacer el amor en la cama todos los días que en la cama de un hotel donde allí no hay obligaciones. Compartir un jacuzzi, largos paseos, conversaciones, desayunos, es decir, recuerdos felices que alimentan a la pareja y a su pasión. Sobre todo, si hay hijos, es muy recomendable que alguien se haga cargo durante unos días mientras la pareja se encuentra en una pequeña escapada.

Dialogo y más dialogo. Dialogar no significa simplemente hablar, significa exponer información y escuchar la verdad. Compartir pensamientos ayuda a que la pareja se sienta unida porque comparte códigos propios y privados.

Tener espacios privados para tener un espacio común. Una de las cosas más necesarias dentro de una relación de pareja son los espacios privados. Estos se basan en el respeto y la confianza mutua. Es muy beneficioso saber dejar espacio para que el otro se desenvuelva y crezca en los aspectos que necesita hacerlo solo. Después, este aprendizaje individual de cada uno enriquecerá a la pareja al compartirlo.

Es bueno echarse de menos. Mantener la pasión al cabo de los años es como aprender a bailar con tu pareja. Le tienes que dedicar tiempo y un espacio para aprender los pasos, tienes que conocer al otro para poder adaptarte y has de practicar para mantenerlo.

  

Núria Jorba. Directora del centro, Sexóloga Clínica especialista en Coaching Sexual.

 

Los juguetes sexuales

Los juguetes sexuales, Centro Nuria Jorba en Barcelona

Los juguetes sexuales ya no son tabú, pero seguimos sin saber mucha cosa de ellos. Conocemos los más populares, pero existe una amplia gama.

El propósito de los juguetes sexuales es darle un pequeño empujón extra a nuestra vida sexual, sea en soledad o en pareja. Ayudan a activar y explotar sensaciones que no podríamos conseguir utilizando únicamente el cuerpo. Tenemos que dejar de creer los mitos de que los juguetes sexuales reemplazan a la pareja o que son para relaciones aburridas y monótonas o para parejas insatisfechas.

No podemos nombrarlos todos, pero intentaremos hacer un repaso general diferenciándolos en dos grupos, de uso externo y de uso interno.

De uso externo

Aceites de masaje

Lubricantes

Plumas

Antifaces

Esposas y otros juguetes sadomasoquistas

Body paints

Vibradores de clítoris

Juegos de mesa

Disfraces y lencería

Ropa comestible (ej. Tanga)


De uso interno

Vibradores y dildos

Bolas chinas

Anillos vibradores

Fundas de dedo y de pene

Anillos para prolongar la erección

Conos

Masturbadores de hombre

Comentar también que tenemos que eliminar la idea de que las tiendas donde se venden este tipo de productos son cerradas, con vidrios tintados y llenas de vibradores y películas X. Hoy en día los sex shop son espacios abiertos donde se exponen los artículos con naturalidad, Sensualove sería uno de ellos.

  

 Núria Jorba. Directora del centro, Sexóloga Clínica especialista en Coaching Sexual.


La literatura erótica

lectura la luz de una vela, Centro Nuria Jorba en Barcelona

Cuando hoy en día hablamos de literatura erótica, automáticamente se nos viene a la cabeza la Trilogía de “Cincuenta Sombras de Grey”. La autora E. L. James ha vendido más de 30 millones de ejemplares (ha superado a Harry Potter), consiguiendo volver a poner de moda la novela erótica y haciendo que socialmente sea más aceptada.

¿Qué nos aporta este tipo de literatura? Nos permite darle un pequeño espacio al sexo en nuestro día a día, evitando dejarlo siempre para el final, después de todas las obligaciones, dándole más importancia en nuestra vida. También nos puede dar ideas para estimular la novedad de nuestra relación. Y nos ayuda a trabajar la imaginación y, por tanto, a fomentar nuestras fantasías sexuales y a aumentar nuestro deseo sexual. Esto es muy bueno porque se ha comprobado que cuando mejor es la capacidad de fantasía de una persona, mejor son sus sensaciones eróticas y sus orgasmos.

Todos sabemos que la literatura erótica es más consumida por las mujeres, el motivo es que es mucho más útil para ellas; en cambio, los hombres prefieren la estimulación visual, por eso son los principales consumidores de pornografía.

Tenemos que dejar claro que las fantasías que despertamos a través de este tipo de literatura no significan que se deban llevar a la práctica, sino que simplemente nos permiten hacer todo lo que nos gusta sin ningún tipo de límite, ya que todo queda dentro de nuestra imaginación y en nuestra intimidad. Esto lo comentamos porque en el Reino Unido ya se ha dado el primer caso de divorcio por el libro erótico “Cincuenta Sombras”. La abogada de la mujer argumentó que el marido se negaba a atender las nuevas demandas sexuales de su mujer.

Por tanto, si alguien quiere iniciarse o seguir profundizando en el mundo de la literatura erótica puede hacerlo con libros como:

  • Treinta noches con Olivia
  • Diario de una sumisa
  • Clásicos como Historia de O y Lolita
  • Los jueves en el parque (libro erótico dirigido al público de la tercera edad)

 

Núria Jorba. Directora del centro, Sexóloga Clínica especialista en Coaching Sexual.

/
JoomSpirit