sexologia clinica nuria jorbaterapia de parejas de la clinica de nuria jorbaBlog de psicologia emocional de nuria jorba

Menopausia y deseo sexual

Menopausia y deseo sexual, Centro Nuria Jorba en Barcelona¿Qué pasa en la menopausia que se pierde el deseo sexual?

Si bien es verdad que no a todas las mujeres les pasa, a muchas otras sí y muchas veces no saben el motivo. Empezaré resumiendo muy brevemente que es la menopausia, ¿por qué nos cambia el humor, nos puede aumentar el acné o nos baja el deseo sexual entre otras cosas?

La menopausia es el cese total de la menstruación durante 12 meses consecutivos, sin que haya una causa patológica que la haya producido. Actualmente aparece entre los 44 y los 53 años de edad. La función ovárica va disminuyendo de una manera progresiva por lo que baja la producción de estrógenos y progestágenos que son los causantes de los síntomas que aparecen en este periodo y que son muy variables de una mujer a otra. Los más frecuentes son los sofocos y la sudoración), el aumento del colesterol, la aparición de hipertensión arterial, la tendencia a un estado de ánimo deprimido, el insomnio o la osteoporosis (pérdida de masa ósea con mayor riesgo de fracturas) la atrofia de la región genital y urinaria (causante de la sequedad vaginal, el picor, el dolor en el coito, el sangrado postcoital, la incontinencia urinaria y las infecciones urinarias de repetición). Todo ello provoca la pérdida del deseo sexual, resulta más difícil conseguir la excitación y el orgasmo, hay menos lubricación y por tanto el deseo va desapareciendo.

Visto esto, asusta superar los 40, no? Pues la verdad es que no debería ya que no todas las mujeres sufren todos los síntomas, hay quien pasa por la menopausia y ni se entera, hay quien sólo tiene sofocos y hay quien lo sufre todo! Pero para la mayoría de cosas podemos poner remedio, ya sea con tratamiento médico, por lo que se recomienda consultar siempre al ginecólogo o con tratamiento psicológico.

¿Qué remedios no médicos podemos poner en práctica para mejorar nuestra calidad de vida a nivel sexual?

El primero y más importante es el de cuidar la zona genital, por lo que es indispensable seguir los controles rutinarios con el ginecólogo. Como ya he comentado, en este periodo el clítoris pierde vascularización, lo que provoca una disminución en la calidad del orgasmo y por otro lado, la vagina deja de ser elástica y de producir su propia lubricación, lo que provoca sequedad y que el coito sea doloroso. ¿Soluciones? Realizar gimnasia pélvica ayuda a mantener el tono vaginal y mejora la intensidad del orgasmo. Los ejercicios de Kegel y la fisioterapia pélvica mejoran la pérdida de flexibilidad y la atrofia de los tejidos vaginales. Los primeros son muy fáciles de realizar ya que consiste simplemente en realizar contracciones de la musculatura pélvica, como si quisieras cortar la orina. Para saber si lo realizas de forma correcta haz la prueba cuando vayas a hacer pipí, intenta cortarlo, ése mismo movimiento es el que has de realizar para mejorar tu musculatura pélvica. Pero ojo, no lo hagas cada vez que vayas al baño, sólo como prueba para saber si lo realizas bien, si lo haces cada vez podrías provocarte infecciones de orina! Éste es un ejercicio que puedes realizar en cualquier momento y sin que nadie se entere, mientras conduces, miras la tele o esperas en el dentista! Solo tienes que hace unas 12- 15 repeticiones, 2-3 veces a lo largo del día. Fácil, ¿no? Para ejercicios más específicos debes consultar a un equipo de fisioterapia especializada en suelo pélvico. También se pueden utilizar los conos vaginales o las bolas chinas, que han demostrado gran efectividad para fortalecer dichos músculos. Por supuesto, invertir más tiempo en los preliminares y utilizar lubricantes o cremas con estrógenos tópicos para que la zona vaginal esté más lubricada es ingrediente seguro para un coito satisfactorio!

Buscar tiempo para dedicar a la pareja. El día a día en el trabajo, los hijos, la casa… hacen que cuando llega la noche no se tengan ganas más que de dormir y que la cama sea sólo para eso. Cambia tus hábitos! Busca un espacio para estar con tu pareja diferente de la cama, donde podáis hablar a solas. La comunicación es imprescindible para el buen funcionamiento de la relación de pareja y para mejorar la calidad sexual. Con todos los cambios que se producen es normal que las preferencias sexuales cambien, por lo que es importante hablarlo y comentarle que cosas te gustan más o que otras te gustaban pero ahora ya no te apetecen tanto.  Si nunca habéis hablado demasiado del tema ahora es un buen momento para hacerlo! Una cena a dos, un buen vino.. y ha habar! Buscar un espacio para vosotros que no tiene por qué ser en el dormitorio, hay muchos sitios en casa y fuera de ella. Puede animaros leer lecturas eróticas, ver una película subida de tono... Ten fantasías aunque no las llevéis a la práctica, pensar en el sexo hará que tengas más ganas de practicarlo.

Anímate a probar cosas nuevas. Ponte sexy! Compra algo de lencería, siéntete guapa y créetelo, aunque tu cuerpo no sea el de antes, si te sientes sexy se lo transmitirás a tu pareja y ésta te verá así. Ir a un sex shop y comprar algún juguete para probar, informaros de los múltiples accesorios que hay y comprar el que más os guste. Recuerda, nunca es tarde para aprender y el coito no lo es todo, hay otras maneras de llegar al orgasmo.

Y por último, pero no menos importante, cambia a hábitos de vida más saludables. Duerme más, come más sano, siempre productos frescos y no precocinados, haz ejercicio físico adecuado a tus capacidades, yoga, caminar, nadar, bailar…todo ello te hará sentir mejor y tener un estado de ánimo más positivo. 

 

Verónica Bonet. Sexóloga clínica y médico de familia

 

 

/
JoomSpirit