sexologia clinica nuria jorbaterapia de parejas de la clinica de nuria jorbaBlog de psicologia emocional de nuria jorba

Addyi: la nueva viagra femenina


Addyi viagra femenina Centro Núria Jorba en Barcelona

Hoy en día ya se ha hablado mucho del medicamento Addyi (la conocida viagra femenina) pero pienso que es bueno englobar toda la información expuesta hasta día de hoy y dar un punto de vista como profesionales.

Primero de todo pienso que es muy erróneo nombrar –la viagra femenina ya que no tiene nada que ver con la viagra y además añade un punto machista al tema. Su función es combatir la falta de deseo sexual femenino, aumentando los niveles de dopamina y norepinefrina y disminuir los niveles de serotonina (como hacen muchos antidepresivos a través del componente flibanserina).

Anteriormente, antes de la recenté aprobación ya se intentó dar el visto bueno en dos ocasiones pero los motivos anteriores que decantaron por el no fueron los efectos secundarios y los bajos efectos positivos que se obtenían respeto la muestra de control.

Los principales efectos secundarios que se encuentran son los mareos, las nauseas, el sueño, baja presión arterial, sequedad de la boca y hasta pérdida de la consciencia.

También hay otros “peros”, que interacciona con el alcohol y con otros fármacos como la píldora anticonceptiva así como no tiene efecto en mujeres post-menopáusicas, eso reduce mucho el campo de acción. Además, se tiene que tomar diariamente como un complemento vitamínico (no sirve para momentos puntuales) y los efectos no son inmediatos, es decir, que antes de notar algún cambio tenemos que estar en un período tomando la medicación. Recordar que se necesita prescripción médica para poder obtener el medicamento.

Los resultados de las muestras estudiadas antes de sacarlas al mercado para analizar su eficacia concluyeron que las mujeres que se habían tomado la medicación aumentaban una relación al mes siendo esta base de 2-3 relaciones mensuales. Si lo comparaban con el grupo de placebo estas habían aumentado un 0,3 – 0,5.

Para acabar, y no menos importante, tenemos que tener en cuenta el factor psicológico, gran parte de la falta de deseo sexual tiene que ver con los temas psicológicos como malestar con la pareja, estrés laboral, dificultad de gestionar las obligaciones del día a día, personalidades controladoras y perfeccionistas, rutina y monotonía sexual, etc. Por lo tanto, en la mayoría de ocasiones con una terapia psicológica puede ser más que suficiente. 

 

Núria Jorba. Directora del centro, Sexóloga Clínica especialista en Coaching Sexual 

 

 

 

/
JoomSpirit