sexologia clinica nuria jorbaterapia de parejas de la clinica de nuria jorbaBlog de psicologia emocional de nuria jorba

“Squirting" o eyaculación femenina

placer
El “squirting” o eyaculación femenina es uno de los grandes tabúes del sexo actual, igual que lo era hace unos años la práctica del sexo anal. Es un territorio relativamente moderno de estudio pero, al mismo tiempo, se ha puesto muy de moda y por consiguiente es uno de los grandes fetiches.

 

¿A que nos referimos exactamente cuando hablamos de “squirting”?

Se trata de la expulsión de una cantidad variable de fluido producido por las glándulas de Skene (o glándulas uretrales) de algunas mujeres durante el orgasmo.

El líquido es transparente, no tiene olor y no es orina. Sí que es cierto que puede contener cierta cantidad de esta última porque se expulsa a través de la uretra.

 

Poco más del 50% de las mujeres sabe identificarla, investigarla y conseguirla. Se dice que lo consiguen las mujeres a partir de los 30 años porque viven el sexo con mayor naturalidad, comodidad y aceptación, que conocen su cuerpo y su sexualidad. En el fondo es lógico porque la eyaculación femenina es potenciar un nuevo descubrimiento y para eso hay que tener aceptados y gestionados el resto de los aspectos que componen la sexualidad.

 

Se comenta que hay diferentes técnicas que facilitan vivir y conseguir esta experiencia, por ejemplo en “youtube” podemos encontrar practicas reales donde se muestra en vivo. Y también existen diferentes talleres y charlas sobre este tema.

 

Si tuviésemos que dar un pequeño consejo para poder conseguir el “squirting”, lo primero que tenemos que hacer es estimular el conocido punto G que lo podemos localizar a unos 3-5 centímetros de la entrada vaginal de la pared anterior. Así estimulamos las raíces del clítoris que pueden llegar a tener una largada de 8 centímetros pero también estimulamos la denominada próstata femenina o glándulas de Skene.

 

El mundo de la pornografía también está colaborando mucho en que esta práctica se haga visible pero, al mismo tiempo, se está mitificando y parece que un hombre sea el “rey” si consigue hacer que una mujer eyacule. Tenemos que tener en cuenta, como siempre intento recordar, que la pornografía es ciencia ficción y todo lo exagera e idealiza ya que si esperamos que pase lo mismo, lo único que nos generaremos será frustración e inseguridad.

 

Pienso que es muy interesante descubrir nuevos rincones de la sexualidad, querer ir más allá y disfrutar desde diferentes perspectivas, el problema es cuando se vuelve una obsesión y se empieza a generar presión sexual. Eyacular no significa que la mujer disfrute más y tampoco que los orgasmos sean mejores ni tampoco que el hombre sea el mejor amante, simplemente es un aspecto más del sexo que podemos tener y nos puede gustar o no. 

 

 

Núria Jorba. Directora del centro, Sexóloga Clínica especialista en Coaching Sexual

 

 

/
JoomSpirit